Detuvieron en Ezeiza a un represor acusado por la desaparición de un estudiante universitario en Bariloche

El represor Rodolfo Adolfo Giménez fue detenido hoy en el aeropuerto internacional de Ezeiza por personal de Interpol tras ser deportado desde Estados Unidos, luego de ser acusado por la desaparición de un estudiante universitario en San Carlos de Bariloche en 1977.


 
El represor Rodolfo Adolfo Giménez fue detenido hoy en el aeropuerto internacional de Ezeiza por personal de Interpol tras ser deportado desde Estados Unidos, luego de ser acusado por la desaparición de un estudiante universitario en San Carlos de Bariloche en 1977.
 
Fuentes policiales informaron a Noticias Argentinas que el represor tuvo que irse de ese país por irregularidades migratorias y fue apresado porque pesaba sobre él una orden de captura internacional del juzgado federal número 2 de Neuquén por delitos de lesa humanidad, en el marco de una causa por la desaparición del estudiante de la Universidad de Buenos Aires (UBA) Juan Marcos Herman.
 
El joven tenía 22 años cuando fue detenido-desparecido en la ciudad de San Carlos de Bariloche el 16 de julio de 1977, cuando se encontraba en la casa de sus padres.
 
Según revelaron las fuentes consultadas por NA, Interpol trabajaba en el caso desde hacía un año con las autoridades policiales de Miami, cuyo personal lo apresó el viernes y lo deportó bajo custodia hacia la Argentina.
 
El rastro de Herman, nacido en El Bolsón y criado en Bariloche, termina en el centro clandestino de detención El Club Atlético, ubicado en un predio en el barrio porteño de San Telmo.
 
Organismos de derechos humanos coinciden en que el joven participaba en actividades estudiantiles y políticas dentro de la Juventud Universitaria Peronista, en el marco de su carrera de Derecho, pero que al comenzar la dictadura abandonó la militancia.
 
En la causa que investigó los delitos cometidos en los Centros Clandestinos de Detención El Atlético, El Banco y El Olimpo, fueron condenados Alfredo "Cacho" Feito, perteneciente al Ejército Argentino, y Pedro Santiago "Calculín" Godoy, responsables directos de privación ilegítima de la libertad y aplicación de tormentos a 181 víctimas.
 
Herman alternaba su vida viajando entre Buenos Aires y Bariloche, hasta que finalmente resultó secuestrado cuando recién volvía a instalarse en el sur argentino: un grupo de militares armados ingresaron a la vivienda y, tras subirlo a un automóvil, le aseguraron a los padres que se lo llevaban para hacerle preguntas, nada más.
 
Juan estuvo encerrado tres días en una dependencia del Ejército y después fue trasladado en avión a Buenos Aires para terminar en el "Club Atlético", donde los investigadores remarcaron que fue torturado, simplemente por ser judío, ni siquiera le hacían preguntas.
 
Hoy, el Aula Magna de la sede de la Universidad del Comahue en Bariloche lleva su nombre.
 
FUENTE: Noticias Argentinas