Destruimos 25 mil armas de fuego

El procedimiento de destrucción, el único método que garantiza que las mismas no puedan ser utilizadas en un futuro, comprende dos etapas: una de trituración, y otra de fundición, donde se convierten los metales en hierro fundido mediante la utilización de un horno de alta temperatura.


El procedimiento de destrucción, el único método que garantiza que las mismas no puedan ser utilizadas en un futuro, comprende dos etapas: una de trituración, y otra de fundición, donde se convierten los metales en hierro fundido mediante la utilización de un horno de alta temperatura.

Estas armas destruidas en la ciudad de Campana provenían de depósitos judiciales de las provincias de Buenos Aires y Mendoza, y de las ciudades de Santa Fe y Rosario.

De esta forma con la destrucción de las 25 mil armas, incautadas y decomisadas en procesos judiciales, evitamos que pasen al mercado ilegal, y le dimos respuesta rápida a la Justicia.

El procedimiento fue supervisado por el ministro de Justicia, Germán Garavano, la titular de la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMAC), Natalia Gambaro, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich; el secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco; el fiscal regional del Ministerio Publico de la Acusación de Rosario, Jorge Baclini y autoridades de las distintas fuerzas.