Acto de 25 de Mayo y puertas abiertas del Departamento Central de Policía


 

La secretaria de Seguridad Operativa, Cristina Caamaño, presidió esta mañana el acto del 25 de mayo en el Departamento Central de Policía, el primero realizado puertas abiertas a la sociedad. La conmemoración de la Semana de Mayo en el edificio histórico de la Policía Federal Argentina tuvo como eje una muestra centrada en las figuras de tres personalidades policiales cuyos nombres fueron adoptados recientemente para los institutos de formación policial en una apuesta del Ministerio de Seguridad por refundar la institución.

La "Escuela de Suboficiales y Agentes" que se llamaba "Comisario General Alberto Villar" pasó a denominarse "Don Enrique O'Gorman"; la "Escuela Superior de Policía" que llevaba el nombre del "General Cesario Cardozo" se llama ahora "Comisario General Enrique Fentanes" y la "Escuela de Cadetes" que llevaba el nombre de "Ramón L. Falcón" pasó a denominarse "Comisario General Juan Angel Pirker".

 

"Esos tres hombres, como tantos otros, honraron la institución en tres momentos fundantes de nuestro país y nosotros tenemos el desafío de trabajar juntos para refundar el prestigio de la policía y, por tanto, a la policía misma", señaló en su discurso Cristina Caamaño.

El acto se llevó a cabo en el Patio de Las Palmeras del edificio de Moreno 1550 al que asistieron autoridades policiales y vecinos. Caamaño estuvo acompañada por el jefe de gabinete del Ministerio de Seguridad, Raúl Garré, el subsecretario de Gestión y Bienestar del Personal de las Fuerzas Policiales y de Seguridad, Gustavo Palmieri y el subjefe de la Policía federal Argentina, Comisario General, Alejandro Di Nizo.

"Estas jornadas de puertas abiertas dan cuenta del camino que iniciamos hace unos meses con la creación del Ministerio de Seguridad, una clara respuesta política para la construcción de un modelo democrático de seguridad en el que la policía tiene un rol relevante", expresó Caamaño.

Finalmente la secretaria de Seguridad Operativa destacó la gestión del gobierno nacional iniciada por el ex presidente Néstor Kirchner y continuada por la presidenta Cristina Fernández para "revertir el proceso de deterioro de las fuerzas, modernizar y fortalecer el sistema de seguridad".

En los hechos ello implicó un incremento de la dotación de efectivos de las fuerzas federales. La Prefectura Naval que en 2002 contaba con 14 mil agentes pasó a tener 17 mil efectivos. La Policía Federal sumó 3800 agentes a sus filas. La Gendarmería Nacional agregó 10 mil hombres y mujeres entre 2003 y 2010 permitiendo en este momento el despliegue de 6 mil de sus efectivos en el conurbano bonaerense en el marco del Operativo Centinela.

"La Policía debe ser sostén de un estado democrático para ello entonces es preciso contar con una conducción política clara y firme, que ordene esos desafíos y termine con el autogobierno, porque la autonomía de las fuerzas policiales favorecen las redes de ilegalidad y de impunidad que perjudican a toda la sociedad", concluyó Caamaño.