Gabriel Lerner: “Queremos fortalecer el sistema de protección de derechos de la niñez”

El secretario nacional de Niñez, Adolescencia y Familia dialogó sobre los principales ejes de su gestión. Entre las prioridades destacó el acompañamiento del Plan Argentina Contra el Hambre y el impulso a la economía del cuidado.


1- ¿Cuáles son los ejes principales de su gestión en la Secretaría?

-La tarea central es fortalecer el sistema de protección de derechos de niños, niñas y adolescentes. Es una labor de impulso, acompañamiento y articulación con otras áreas del gobierno nacional, con los estados provinciales y municipales y con organizaciones sociales para que chicos y chicas accedan integralmente a sus derechos: vivir en familia, ser escuchados y respetados por el mundo adulto, concurrir a la escuela, acceder a la salud integral y a una alimentación adecuada. Además no ser víctimas de discriminación, abuso, maltrato ni cualquier otra forma de violencia.

Desde esta perspectiva de sistema desarrollamos, por un lado, un trabajo enfocado en la primera infancia: participamos activamente de Argentina Contra el Hambre y la entrega de las tarjetas; extendemos y mejoramos los espacios de cuidado y educación infantil; e impulsamos en territorio el acompañamiento a familias y comunidades en sus prácticas de crianza de niñas y niños.

Por otro lado, nos proponemos darle volumen a acciones de inclusión integral de las adolescencias profundizando en aspecto hasta ahora poco trabajado. Hoy, las políticas los interpelan a adolescentes y jóvenes desde las violencias, los consumos, el fracaso escolar o el embarazo no deseado. Nuestro objetivo es mejorar la atención en esos planos, pero en el marco de una estrategia que incluya aspectos culturales de participación social y política de los y las jóvenes, desde un enfoque integral que eluda la estigmatización y los reconozca como sujetos plenos de derechos.

La Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (Senaf) también tiene a su cargo el diseño e implementación de políticas para adultos mayores. Nuestras prioridades allí son extender la formación de cuidadores domiciliarios, mejorar las condiciones de las y los adultos alojados en hogares y residencias y contribuir a modificar la percepción social de la vejez, reconociéndola como una etapa que puede vivirse activamente y ejerciendo derechos en sociedad.

2- ¿Cuál es la impronta que quiere darle?

-Entendemos que el buen trato, el diálogo y la participación son inseparables en la construcción de una Argentina unida. Tanto de la Senaf con niños, niñas, adolescentes, familias y adultos mayores y con otros actores sociales e institucionales con los que articulamos, como hacia adentro, entre funcionarios y trabajadores y trabajadoras.

Estamos diseñando planes y programas con activa participación interministerial, de gobiernos provinciales y municipales y de organizaciones y entidades diversas de nuestra sociedad, para implementar conjuntamente y para habilitar también espacios de escucha de niños, niñas, adolescentes y adultos mayores. Y en este diseño, tendrán gran protagonismo los consejos federales de niñez y adolescencia y de adultos mayores.

La dimensión territorial también es muy importante para nuestra gestión. Entendemos que todas las políticas deben ser pensadas y ejecutadas con y desde los territorios, donde sus destinatarios enfrentan cotidianamente el desafío de lograr que sus derechos sean reconocidos y accesibles para su ejercicio, con acciones que contemplen la dimensión individual, familiar y comunitaria.

3- ¿En qué están trabajando concretamente en estos primeros días?

-Después de evaluar el estado de situación en la Senaf, estamos diseñando el camino que necesitamos andar en esta nueva etapa, en simultáneo con avanzar en la implementación de las primeras acciones. La Secretaría estaba trabajando al 20% de sus posibilidades, se subejecutaba el presupuesto, se descreía de las capacidades de sus trabajadores, se tercerizaban las acciones y se desatendían las necesidades de las poblaciones más vulnerables.

Nuestras prioridades de acción inmediatas se relacionan con dos líneas fundamentales del ministerio: el Plan Argentina contra el Hambre y el impulso a la economía del cuidado. Para esas y otras acciones estamos reorganizando los equipos a nivel central y, fundamentalmente, en los territorios.

Tendrán gran protagonismo los consejos federales de niñez y adolescencia y de adultos mayores.

Gabriel Lerner