Frederic presidió la inauguración del Consejo de Seguridad Interior en Tucumán

La ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, presidió la inauguración del Consejo de Seguridad Interior con sede en la provincia de Tucumán. Con la presencia del gobernador local, Juan Manzur, de la ministra de Justicia y Derechos Humanos, Marcela Losardo, el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié, del presidente de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación, Sergio Massa, junto con gobernadores, ministros, representantes de las provincias y de las fuerzas federales y de seguridad provinciales. La reunión convocada por el Presidente de la Nación, Alberto Fernández, se llevó adelante con el objetivo de formular y consolidar los lineamientos básicos y definir las políticas públicas en materia de seguridad.


En su discurso, la ministra Frederic, presentó los lineamientos generales de la nueva política de seguridad federal. “El presidente de la Nación, Alberto Fernández, nos ha instruido a promover la seguridad desde una política federal de estado. Para ello nos propusimos fortalecer este CSI, responsable institucional de la relación entre la Nación y las provincias, encabezado por el ministro de Seguridad”. Luego destacó que el consejo debe recoger las preocupaciones de los interesados en las temáticas de la seguridad, por lo cual “incluye a organizaciones y expertos de la sociedad civil”.

Frederic reiteró la importancia de la articulación entre políticas federales y locales como condición necesaria para promover el derecho a la seguridad y la obligación del Estado como garante del mismo. Agregó que “Nuestra política criminal no puede seguir atada a diagnósticos abstractos ni a recetas foráneas. Así como debemos reconocer las particularidades de nuestra diversidad también debemos comprender que las experiencias internacionales tienen que ser tomadas en su justa consideración”. Para ello la titular de la cartera enfatizó la necesidad de “articular saberes y recursos federales provinciales y locales concentrados cada vez más en la prevención social y comunitaria, asumiendo la importancia de un fuerte esquema de inteligencia criminal de abordaje del delito complejo, de promoción de la seguridad como un derecho que se debe garantizar en todo el territorio nacional (…) Argentina es un país complejo, es un país diverso, es un país heterogéneo y desigual. Articular políticas nacionales y locales es precisamente reivindicar la igualdad en la diversidad”, indicó.

Tras ello, la ministra dedicó una gran parte de su discurso a la necesidad de brindar protección, capacitación y reconocimiento al trabajo de las y los miembros de las fuerzas de seguridad, así como destacó el compromiso de quienes hoy dirigen las cuatro fuerzas de seguridad federales. Según Frederic, esas garantías impactan favorablemente en el vínculo entre el Estado y la ciudadanía, así como devuelven prestigio a las fuerzas. “Necesitamos desmantelar la legitimación que en el pasado reciente ha llevado a las fuerzas de seguridad a hacer un uso abusivo y desproporcionado de sus acciones contra falsos enemigos internos, forzando muchas veces la interpretación de las nomas hasta el punto de rayar la ilegalidad. Estamos convencidos de que el prestigio de las fuerzas de seguridad se construye y se sustenta en buenas prácticas, en el ejercicio profesional de sus funciones, tal como definen las leyes y exige la democracia”, remarcó. En ese marco es que la cartera Nacional dispuso la derogación de protocolos que vulneraban los derechos no solo del personal de las fuerzas sino que, además, incurrían en contradicciones con el Código Penal. “Hemos iniciado programas orientados al cuidado de la salud y el bienestar del personal de las fuerzas y sus familias con perspectiva de género. Hemos derogado protocolos negativos perjudiciales para la carrera y el bienestar del personal policial. Nunca la violación de la ley puede adquirir estatus institucional”. La ministra definió: “Nos oponemos tajantemente a dañar al personal de las fuerzas en función de las arbitrariedades e intereses de quien ejerza la voz de mando. (…) Estamos también modificando los protocolos de detención a las y los miembros del colectivo LGBTIQ”.

Frederic reiteró la importancia de promover un trabajo serio para limitar delitos complejos y remarcó la necesidad de evitar la espectacularización de la problemática de la inseguridad: “Tal vez la sobreactuación haya sido el signo más elocuente de la debilidad de la persecución criminal encarada hasta ahora por el Estado hacia el consumo de drogas ilegalizadas. Hoy sabemos que su forma de persecución no ha reducido el problema, por el contrario, lo ha agravado”. En ese marco, la ministra anunció que se constituirá un grupo de trabajo interministerial sobre consumos de sustancias y cuidados con la participación de la sociedad civil y legisladores para delinear políticas públicas “destinadas a sensibilizar a la población y a mejorar el plexo normativo respecto del alcohol, de los psicofármacos, del cannabis y de las drogas duras”.

Respecto de las fronteras, la ministra afirmó: “Creemos importante optimizar el control de los puntos fronterizos pero (…) nuestro proyecto es revertir la demonización y criminalización” que se ha reinstalado en el discurso público. “En una era en la que crecen muros, los distanciamientos, las separaciones, nosotros estamos seguros de que las fronteras son espacio de circulación, intercambio, amistad y solidaridad”.

La apertura de la ceremonia estuvo a cargo del gobernador de Tucumán, Juan Manzur, quien expresó: “Celebro el encuentro de esta reunión, porque plasma y transforma en hechos lo que decía el presidente de la Nación, Alberto Fernández, sobre cómo iba a gobernar a nuestro país: un presidente y 24 gobernadores”. Los gobernadores de La Rioja, Ricardo Quintela, de Santiago del Estero, Gerardo Zamora, y de Formosa, Gildo Insfrán, acompañaron a su par tucumano y agradecieron el carácter federal del encuentro.

El evento contó con la participación de varios representantes de la provincia de Tucumán; las diputadas nacionales, Paula Penacca, Alma Sapag, y María Rosa Muñoz; los diputados nacionales: Rodolfo Tailhade, Pablo Yedlin, Cristian Ritondo, Ramiro Gutiérrez, Eduardo Bucca, Luis Petri, José Manuel Cano, Antonio Carambia, Domingo Amaya, Claudio Ferrigno, y Agustín Forchieri; ministros, secretarios, subsecretarios y legisladores nacionales, provinciales y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, además de los jefes de las fuerzas de seguridad federales y de las policías provinciales.

En el cierre del acto de apertura, Sergio Massa, afirmó “Podemos tener miradas distintas sobre cómo resolver un tema, pero todos tenemos la responsabilidad de llegar a un lugar común que es devolverle la seguridad, la tranquilidad, la paz a aquellos que hoy no la tienen o sienten que la perdieron”.