Frederic participó de la apertura de la Conferencia Nacional sobre Políticas de Drogas

La ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, participó de la apertura de la 18º Conferencia Nacional sobre Políticas de Drogas, organizada por “Intercambios Asociación Civil” para discutir sobre la materia y sus vínculos con el feminismo, las juventudes y la educación.


Junto con Frederic participó el miembro de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), Francisco Thoumi, y el Fundador y Coordinador de Relaciones Institucionales e Incidencia Política de Intercambios AC, Pablo Cymerman.

La ministra y los mencionados profundizaron sobre las políticas del Gobierno Nacional en materia de droga y la visión que comparten los organismos multilaterales, haciendo especial hincapié en la situación durante el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio y la futura etapa post pandemia.

En ese sentido, Sabina Frederic expresó: “llegamos al Ministerio de Seguridad con muchos datos preocupantes sobre lo que ha sido la política de control de consumo de drogas y de los mercados ilícitos de las sustancias”. Luego, profundizó: “éstos se desprenden de la encuesta de 2017 del SEDRONAR que muestra un incremento en el consumo de alcohol, psicofármacos legales, marihuana y cocaína y que ha habido una baja en la edad de inicio de esos consumos”.

“Nuestra hipótesis al asumir, respaldada por los datos de la gestión anterior en el Ministerio, era que las Fuerzas Federales se habían encargado de perseguir a los consumidores y al narcomenudeo. Vimos que había habido un dispendio de recursos invertidos en el último eslabón de la cadena y no en los estratos más altos, que son los que provocan la verdadera violencia. Ese análisis fue muy importante para orientar el esfuerzo de las Fuerzas en la persecución de todo lo que son las redes y organizaciones de gran escala”, continuó la ministra de Seguridad de la Nación.

Sabina Frederic continuó desarrollando las políticas aplicadas en el Ministerio: “Nos ocupamos de orientar el trabajo hacia las grandes organizaciones. También buscamos establecer vínculos con los organismos del Estado, sobre todo con el SEDRONAR, para que, en los casos donde las Fuerzas desarrollen tareas de seguridad ciudadana e involucren a personas con consumo problemático, haya un abordaje desde una perspectiva más sanitaria y no punitiva. El Ministerio de Seguridad se ocupa de tener y proponer herramientas diferentes para problemas distintos. Para quienes tienen consumos problemáticos, para traficantes y demás”.

Para concluir con su presentación, la titular de la Cartera aseguró: “es muy importante dar debates, como fue el de la despenalización del aborto. Es clave abrir la discusión con asociaciones civiles, que son de gran importancia ya que nos acercan éstos debates. Hoy el gran desafío es retomar el problema. La ley 23.737, que estamos obligados a implementar apuntando ahora a las grandes organizaciones. Esa Ley quedó vieja y necesita ser evaluada y revisada para mejorar la respuesta del Estado”.

Por su parte, Francisco Thoumi comenzó: “en el fondo no se define cuál es el problema de las drogas y se da por sobreentendido que se soluciona prohibiendo todos los consumos diferentes. Durante los últimos 8 años se ha avanzado. Hoy en día, la JIFE y los órganos de drogas de la ONU exigen que las políticas de drogas respeten todas las convenciones de derechos humanos, sin importar a quién esté dirigida (cultivador, consumidores, traficantes y demás)”.

El miembro de la Junta Internacional agregó: “durante estos últimos años, la JIFE también se opuso abiertamente a la pena de muerte por crímenes de drogas e insiste que las penas sean proporcionales a los crímenes realizados. Además, imparte que el consumo sea tratado como un asunto de salud pública y la adicción como una enfermedad. Las políticas de drogas deben tener un enfoque de género, porque una madre que recurre a la venta de marihuana para mantener a sus dos hijos no puede ser juzgada de la misma manera”.

Thoumi concluyó: “hay que aprender a convivir en un mundo de drogas buscando minimizar los costos sociales del uso de las sustancias. Es un problema complejo, que requiere una atención especial en cada sociedad para poder generar políticas que sean eficientes. La solución requiere un proceso de co-creación con la participación de todos los grupos sociales involucrados, no una impuesta desde el centro del poder hacia abajo”.

Para finalizar, el fundador y coordinador de Relaciones Institucionales e Incidencia Política de Intercambios AC, Pablo Cymerman, explicó: “si bien hemos visto cambios en los discursos, a partir de deliberaciones que hay en los ámbitos internacionales, también sabemos que muchos de los cambios no se están traduciendo en políticas, sino que se quedan en el plano discursivo. Necesitamos de la valentía de países para tomar iniciativas. Todavía nos queda mucho por hacer”.