Frederic inauguró las Jornadas sobre Delitos Complejos y Política de Seguridad en la Pospandemia

La ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, abrió hoy el primer encuentro de las “Jornadas sobre Delitos Complejos y Política de Seguridad en la Pospandemia”, co-organizadas entre la Subsecretaría de Formación y Carrera de dicha cartera, a cargo de Karina Mouzo, y los Institutos de Formación de las cuatro Fuerzas Federales de Seguridad.


En la mesa de apertura expusieron Marcelo Bergman, director del Centro de Estudios Latinoamericano sobre Inseguridad y Violencia (CELIV) de la Universidad Nacional de Tres de Febrero; Gabriel Kessler, investigador principal del Conicet y profesor titular en la Universidad Nacional de La Plata, de la Universidad de San Martín, y Máximo Sozzo, director de la Maestría en Criminología de la Universidad Nacional del Litoral y del programa Delito y Sociedad.

“En este momento que estamos atravesando necesitamos que las y los científicos sociales nos den una mirada crítica, reflexiva, y un diagnóstico sobre cómo analizan y ven la dinámica del delito organizado y su conexión con las realidades regionales y globales. Asimismo, es fundamental analizar cómo la pandemia ha afectado y afecta esa dinámica delictiva y su implicación en los mercados ilícitos en el país. Es necesario ponderar cualitativamente el delito, su complejidad, sus nuevas dinámicas dentro de este escenario”, expresó Frederic en su presentación.

“En estos encuentros abordaremos las temáticas vinculadas a la trata de personas; delitos ambientales; narcotráfico y consumos problemáticos; las nuevas tecnologías y, junto con ellas, nuevas prácticas delictivas”, anunció Mouzo quien añadió: “Queremos y debemos generar espacios para la discusión y la reflexión; espacios que nos permitan repensar y mejorar las estrategias de abordaje ante estas cuestiones”.

Tras sus exposiciones, los especialistas convocados para la mesa de hoy respondieron consultas de los y las participantes de la Jornada, entre quienes se encontraban las autoridades de las fuerzas de seguridad, la comunidad educativa de los Institutos de formación, policías y funcionarios de los diferentes distritos del país, científicas y científicos interesados en estas temáticas.

“Tenemos que aunar los esfuerzos del campo académico para analizar los desafíos que nos presentará la situación social en la pospandemia”, indicó Gabriel Kessler, quien luego detalló: “El impacto del cibercrimen, los delitos económicos, y el robo de autos, entre otros delitos, demandan inversión en recursos humanos del Estado, así como demandan contar con fuerzas de seguridad altamente capacitadas para brindar respuestas efectivas y prevención de esos delitos”, agregó.

Por su parte, Marcelo Bergman –en línea con una de las preocupaciones manifestadas por Frederic- sostuvo la importancia de evitar la consolidación de los mercados ilícitos y de bandas delictivas con alta capacidad de letalidad: “El problema merece un abordaje desde múltiples agencias que incluyan el fortalecimiento de redes de contención comunitarias”, agregó.

En ese sentido, Máximo Sozzo afirmó que hay que recomponer el debate entre el mundo académico y el de las políticas públicas. Según el especialista, para esa vinculación es necesario que “participen los actores políticos, académicos, y judiciales. Este escenario es una oportunidad para repensar las prácticas policiales, optimizar las políticas de prevención y encarar una agenda de investigación”, concluyó.

En el cierre de la mesa se generó un espacio para contestar algunas de las preguntas realizadas por las y los participantes y se enfatizó la importancia de seguir propiciando espacios de debate y construcción conjunta.