Firma de Convenio con el Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos

El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, firmó un convenio para la formación sindical con el Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos, representado por su secretario general, Marcelo Daniel Perettal. El curso está destinado a 100 participantes durante 6 meses en varias sedes a lo largo del país.


El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, firmó en esta cartera un convenio para la formación sindical con el Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos (SAFYB), representado por su secretario general, Marcelo Daniel Peretta. El curso está destinado a 100 líderes farmacéuticos y bioquímicos durante 6 meses en varias sedes a lo largo del país. El convenio se realiza en el marco del Programa de Apoyo a la Formación Sindical, y el curso que se dictará se denomina “Relaciones laborales, individuales y colectivas, en al ámbito farmacéutico y bioquímico”.

En el acto estuvieron presentes representantes del gremio a nivel nacional y el coordinador de Formación Sindical, Ricardo Gringras, quien explicó que la capacitación tiene por objeto la formación de bases, cuadros y dirigentes a través de la provisión de conocimientos y metodologías propias del mundo laboral de la actividad farmacéutica y bioquímica.

El curso consta de 8 módulos: (i) Conflictos, (ii) Discurso y comunicación, (iii) Liderazgo, (iv) Legislación, (v) Negociación, (vi) Accidentes de Trabajo, (vii) Trabajo y enfermedad, y (viii) Ética, que serán desarrollados por docentes con reconocida experiencia y funcionarios de los ministerios de Trabajo y Salud de la Nación.

El ministro Tomada destacó “la valentía de haber creado una asociación profesional con el nombre de sindicato, por el peso y las implicancias que dicha palabra tiene en nuestro país”.

Resaltó el moderno papel de los sindicatos de profesión, “la necesidad que la dirigencia se capacite para cumplir eficazmente su papel” y que “los farmacéuticos y bioquímicos en relación de dependencia eran muy bienvenidos en este Ministerio”.

A su turno, el presidente de los farmacéuticos y bioquímicos, Marcelo Peretta, destacó el papel de estos universitarios en la sociedad, que pasaron de profesionales liberales a trabajadores en relación de dependencia. “En 1910 solo 8% de los farmacéuticos estaba en relación de dependencia, hoy el 85%” dijo Peretta, quien se quejó por las necesidades insatisfechas de estos profesionales, que “no perciben un haber justo, no les pagan tareas extras ni les contratan reemplazos”. Finalizó agradeciendo el apoyo de la autoridad laboral para corregir los problemas.

La inscripción de este curso oficial comienza en noviembre de 2009 hasta completar las 100 vacantes y las actividades, que serán presenciales y a distancia, serán entre marzo y agosto de 2010. Los interesados pueden comunicarse al 011- 4862-4090.

En el año 2004, Farmacéuticos y Bioquímicos de todo el país, disconformes con la realidad profesional y gremial que vivían, se reunieron en Buenos Aires con el fin de iniciar un proceso de cambio en la defensa de la profesión y el profesional en relación de dependencia. Por Resolución MTEYSS 4/06, el 6 de enero de 2006 se creó el Sindicato Argentino de Farmacéuticos (SAF), que luego, por Resolución MTEYSS 867/08 se denominó Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos (SAFYB).

Esta joven entidad, representa en el territorio de la República Argentina, los intereses de todos los trabajadores con título de Farmacéutico, Químico y Bioquímico, que se desempeñan bajo relación de dependencia, en cualquier farmacia, droguería, hospital, laboratorio de análisis, industria farmacéutica, cosmética o alimenticia, central de esterilización, universidad, área de gobierno o asociación profesional.

Todos los directores técnicos, gerentes, profesionales de planta, reemplazantes, educadores, auditores, inspectores o funcionarios, pueden afiliarse a esta entidad y recibir entre otros, los siguientes beneficios: haberes acordes con su función profesional, relación de dependencia, capacitación laboral y respaldo legal contra mala praxis.