Estudiantes de la Ciudad de Buenos Aires descubren el Patrimonio de la mano de profesionales de la Comisión Nacional de Monumentos


Entrevista a la Lic. Cristina González Bordón, Coordinadora del Programa “Patrimonio y Educación”, enmarcado en las actividades vinculadas al Ciclo Orientado del Nivel Secundario de Escuelas Incorporadas a la Nueva Escuela Secundaria (NES). Mediante el Programa, la Comisión Nacional de Monumentos articuló tareas de cooperación institucional y asistencia técnica con diversos organismos del quehacer educativo y cultural. En este caso, el Convenio fue suscrito por la Sra. Directora de las Escuelas Normales y Artísticas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Lic. Marcela Pelanda, y de la Sra. Presidenta de la Comisión Nacional de Monumentos, Lugares y Bienes Históricos, D. Teresa Anchorena. La acción, implicó la primera intervención de la Comisión en un trabajo conjunto con establecimientos educativos porteños. Durante los encuentros, los estudiantes acudieron a la sede del Organismo, donde los profesionales especialistas brindaron amenas charlas didácticas antes de iniciar el recorrido por los sitios emblemáticos seleccionados de acuerdo a un cronograma preestablecido. En total, se realizaron seis encuentros con alumnos y profesores de cinco establecimientos de la Ciudad, en grupos de quince personas, con una edad promedio de diecisiete años. El primer encuentro consistió en una reunión con grupos de las cinco instituciones en la Sala de Representantes de la Manzana de las Luces. En la misma, el Arq. Carlos Moreno, histórico Vocal de la Comisión, brindó una disertación acerca de la Ciudad de Buenos Aires y la innovación tecnológica.





CNM: -¿En que consiste el Programa “Patrimonio y Educación”?
CGB: -El Programa estableció encuentros con estudiantes y profesores de cinco establecimientos educativos de la Ciudad de Buenos Aires, en grupos de jóvenes de hasta 45. El primer encuentro fue una reunión con los cinco grupos de alumnos en la Sala de Representantes de la Manzana de las Luces. Los alumnos escucharon con atención e interés la exposición del Arq Moreno quien dio una conferencia sobre la historia y evolución urbanística y de tecnologías constructivas en la ciudad de Buenos Aires. Los restantes encuentros se centraron en el recorrido de los sitios donde estaban inscriptas las escuelas, con la guía de los especialistas de la Comisión Nacional de Monumentos. Esta etapa concluyó, y cada grupo de estudiantes de los colegios participantes, coordinado por sus profesores, está elaborando un trabajo práctico de cierre, donde demostrarán los conocimientos adquiridos sobre el Patrimonio y su valoración.

CNM: -¿Qué conocimientos adquieren los jóvenes en una experiencia de este tipo?
CGB: -Más que nada, a distinguir distintos tipos de Patrimonio existentes. También sobre la variedad arquitectónica que presenta cada barrio, y sobre ciertos hitos históricos en particular, que seleccionamos previamente desde la Comisión para su difusión y valorización. Muchos temas y sitios ya eran conocidos por los jóvenes, por integrar su currícula. Pero por supuesto que no es lo mismo conocerlos “teóricamente”, a través de asignaturas como Historia, Geografía o Historia del Arte, que recorrer y conocerlos in situ, con la guía de especialistas dispuestos a reseñar los detalles puntuales de los espacios patrimoniales visitados.

CNM: -¿Qué criterios se tuvieron en cuenta para elegir barrios, escuelas y monumentos?
CGB: -Al tratarse de una experiencia piloto, desarrollada en conjunto entre la Comisión Nacional de Monumentos y el Área de Educación de Escuelas Normales y Artísticas del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, se convocó a los establecimientos que mostraron un interés particular en participar, la propuesta fue totalmente abierta. Así fue que se incorporaron cinco Escuelas Normales al Proyecto. Es de remarcar que la actividad fue pensada como experiencia de tipo pre-laboral para los alumnos, como una forma de familiarizarse con cuestiones vinculadas al Patrimonio Histórico Urbanístico, Artístico y Arquitectónico. Una oferta ideal para quienes optarán por alguna carrera universitaria relacionada con nuestra materia.





CNM: -¿A qué carreras te referís?
CGB: -Arquitectura, Historia, Museología, Conservación de Bienes, Turismo, incluso Comunicación. Los chicos que participaron se inscribieron en el Programa voluntariamente, o bien aconsejados por un profesor, pero con total libertad de elección.

CNM: -A vos te tocó participar en el Programa también como Guía de Sitio: ¿qué temas seleccionaste para difundir entre los jóvenes?
CGB: -Uno de los recorridos en que participé abarcó la Plaza Lavalle, por ejemplo. Me interesó rescatar que este espacio histórico, que vinculamos con el Palacio de Justicia, fue escenario de muy diferentes situaciones: desde la Revolución del Parque, hasta la Estación del Primer Ferrocarril de la Ciudad, donde hoy se emplaza el Teatro Colón. Traté de buscar elementos que para los chicos no son tan conocidos, y de relatar desde ahí una Plaza Lavalle “que no se ve”, porque no quedan registros de la Estación ni de los hechos allí acaecidos. También reseñamos la Fuente construida en memoria de los bailarines Norma Fontenla y José Neglia, muertos trágicamente en 1971, una historia que los alumnos no conocían por simple cuestión de edad.

CNM: -¿Qué reacciones observaste en los alumnos a lo largo del recorrido?
CGB: -Esa pregunta es muy interesante, ya que el universo de estudiantes participantes fue muy heterogéneo: chicos del Normal N° 1, del Normal N° 3, del Normal N° 9, del Normal N° 10 y del “Lengüitas”. Seria poco honesto decir que todos estaban muy entusiasmados, pero la mayoría mostró una excelente predisposición. Escucharon, consultaron e intercambiaron ideas e incluso debatieron sobre algunos temas con nuestros guías. Entre las actividades que los chicos generaron a partir de la experiencia, cabe mencionar una cuenta de Instagram abierta por los alumnos del Normal N° 10, dedicada al Patrimonio del barrio de Belgrano. Los alumnos del Normal N° 1, por su parte, realizarán en lo sucesivo visitas guiadas en diversos idiomas para sus compañeros de años inferiores. Otros establecimientos mostrarán en la Feria de Ciencias los circuitos culturales de su escuela a sus compañeros de otros años. Hay una gran creatividad en sus propuestas.

CNM: -¿Cuál fue el aporte de los profesores?
CGB: -En general trabajaron muy bien, con introducciones a lo que se iba a tratar durante los recorridos. A futuro, tal vez debamos realizar más reuniones para pasar material teórico antes de concretar la actividad. Todos sabemos que los chicos entre dieciséis y dieciocho años, nuestro público objetivo, están permanentemente conectados a las nuevas tecnologías. Es nuestra función como formadores, hacerles descubrir rincones y esquinas que hoy son muy diferentes a cómo eran hace cien o más años, utilizando esas nuevas plataformas. La evolución edilicia de los barrios es tan impresionante como la de las nuevas formas de transmisión de conocimiento.

CNM: -Si fueses una alumna de alguna escuela participante en este Programa: ¿qué te gustaría agregar y qué suprimir?
CGB: -Si tuviese diecisiete años otra vez, y tuviese la oportunidad de estar frente a profesionales de esta envergadura, me gustaría que tuvieran en cuenta la posibilidad de ingresar a los lugares abordados. Si bien en algunos sitios lo hicimos, como en el Museo Sarmiento o el Museo Larreta, otros quedaron nos quedaron pendientes para una próxima recorrida. Si fuese alumna nuevamente, me encantaría dedicarle la mañana completa a la visita. Nuestros recorridos fueron de dos horas de duración como máximo. Y al haberlos desarrollado todos a pie, pudimos comprobar que los chicos se cansaban mucho. Si a futuro podemos ingresar a los sitios, la experiencia será mucho más rica.





CNM: -¿Cómo se gestó este Programa?
CGB: -Quienes formamos parte del Programa constituimos un grupo muy dedicado, que quiero mencionar: la Arq. Laura Weber, la Lic. María Teresa Margaretic, el Arq. Alejandro Gregoric, la Arq. Andrea Morello, la Arq. Micaela Hernández, el Arq. Eduardo De Bianchetti, el Museólogo Pablo Chiesa,y Matias Profeta. Desde el Área de Prensa, la Lic. Patricia Ortiz también nos apoyó en la difusión y promoción de las acciones. En realidad, la idea se gestó por iniciativa de la Sra. Presidenta de la Comisión, D. Teresa Anchorena, que quería trabajar el tema del Patrimonio en relación con la Educación, lo cual coincidió con un Proyecto de las Escuelas Normales y Artísticas de la Ciudad, consistente en vincular a los chicos de 5to año con actividades y profesiones que eventualmente puedan elegir en el futuro. En este caso particular, eligieron a la Comisión. La primera charla informó, a modo de presentación, sobre las incumbencias propias del Organismo y sobre los lugares y la evolución urbana y la historia de los sitios a recorrer. En los encuentros siguientes, salimos a conocer Buenos Aires bajo una perspectiva patrimonial poco difundida y fuera de la currícula estudiantil vigente. ¿Por qué no pensar a futuro en una asignatura secundaria como “Conservación y Valoración del Patrimonio Cultural, Artístico y Arquitectónico”? Nos parece por demás innovadora para la formación integral de los jóvenes.

CNM: -¿Qué es el Patrimonio?
CGB: -Es todo aquello que heredamos de las generaciones anteriores, eso que tiene un valor singular y especial para nuestra sociedad. Existe un tipo de Patrimonio de gran valor histórico arquitectónico, y otro cuyo valor es simbólico, por la relevancia que tiene para la ciudadanía. Patrimonio puede ser desde un edificio hasta un árbol, un sepulcro o un espacio donde sucedió un hecho histórico. A veces se confunde Patrimonio con Arquitectura, lo que es muy hermoso para la mirada o la valoración estilística, con lo icónico para la comunidad. Mucho de nuestro Patrimonio, acaso no tan atractivo para los ojos, es sí notablemente significativo desde lo histórico. Por ejemplo, ¿es ésta una esquina más? No. Debajo de sus baldosas o veredas, aún reside una historia maravillosa que merece ser rescatada y conocida. Nosotros heredamos el Patrimonio, pero tenemos la obligación de transmitir su valor a las generaciones venideras.

CNM: -¿No sería interesante publicar en la Web oficial de la Comisión los trabajos de los alumnos, para que otras instituciones se sumen en el futuro?
CGB -¡Sí! Sería muy lindo que los trabajos elaborados por los chicos se publiquen en la página. Una forma de transmitirles que la actividad se pensó por y para ellos, y también que ya forman parte de esa red invisible que valora y protege nuestro Patrimonio. Los jóvenes tienen cosas para decir, nuevos recorridos y sitios para historiar. Quizá una esquina de tantas de Buenos Aires, por ejemplo Santa Fe y Coronel Díaz, donde vivió Charly García, como lo es hoy la casa de Carlos Gardel convertida en museo, representa una parte importante de la historia de la música popular argentina, y aún no integra ningún listado patrimonial o recorrido cultural. Incorporar nuevos mojones históricos al acervo ya reconocido, permite ampliar nuestro Patrimonio, que se acrecienta con cada generación.

CNM: -¿Qué título le pondrías a esta nota?
CGB: -Podría ser “Los jóvenes salen a descubrir la historia de la Ciudad”. O también, “Estudiantes porteños conocen recorridos culturales guiados por expertos”.

CNM: Muchas gracias Cristina por compartir tus impresiones sobre esta nueva actividad de la Comisión de Monumentos en favor de la valoración patrimonial.
CGB: Gracias a la Comisión, a los profesores y las autoridades de las escuelas que se sumaron con gran entusiasmo y a los jóvenes estudiantes... ¡ellos fueron los protagonistas!