Estudian un biomaterial irradiado que permite regenerar huesos

Un polímero biodegradable permitirá reemplazar con exactitud parte de un hueso dañado con diferentes piezas generadas en impresoras 3D. Su irradiación con técnicas nucleares asegura una recuperación completa y rápida.


Especialistas de la Gerencia de Aplicaciones y Tecnología de las Radiaciones de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) trabajan en el desarrollo de un biomaterial que servirá para reemplazar partes de hueso dañados por fracturas o como consecuencia de un tumor maligno.

Concretamente se trata de un polímero (plástico) biodegradable, el cual se utiliza para imprimir en una impresora 3D una pieza exactamente igual al hueso dañado que se quiere reemplazar. Sobre esa pieza se hacen crecer en el laboratorio células del propio paciente que luego recibirá el trasplante.

Pero para que el proceso sea exitoso la pieza de material biodegradable debe ser irradiada. Esto asegura cumplir con dos objetivos estratégicos del proyecto: por un lado, ayudar a regular la tasa de degradación, logrando que se degrade el polímero dentro del cuerpo y que las células óseas crezcan. Y, por otro, modificar la superficie del polímero para que las células se unan y no se pierdan cuando son implantadas en el paciente.

Una vez implantado el material se va degradando naturalmente hasta desaparecer por completo del cuerpo del paciente; mientras que las células agregadas en el laboratorio van creciendo y regenerando el hueso nuevo sobre esa estructura implantada.

De esta manera se logra que la regeneración ósea –que naturalmente es un proceso muy largo y doloroso– sea más breve. Además, por sus características, estas piezas resultan especialmente adecuadas para implantar en personas jóvenes, ya que el hueso regenerado tiene una larga durabilidad.

Actualmente los especialistas de la CNEA están realizando una serie de pruebas con distintos biomateriales para establecer cuál es el más adecuado para la regeneración ósea y diversos ensayos de citotoxicidad y biocompatibilidad requeridos por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT). También se están llevando a cabo pruebas con distintas dosis de radiación para evaluar cómo reaccionan los materiales utilizados.

Una vez concluido el desarrollo del biomaterial, el objetivo de los científicos de la CNEA es poder hacer la transferencia tecnológica para que se pueda producir a escala industrial.

Más información: https://www.facebook.com/CNEA.Arg/videos/vl.527613250940652/2253458371384329/?type=1

https://www.youtube.com/watch?v=P1QRkBsJHjo