Estimados/as colaboradores y colaboradoras

Comunicado


Establecer este primer contacto con ustedes es para mí prioritario desde que asumí la conducción de esta institución.

Hemos atravesado tiempos difíciles, de profundización de desigualdades y desidia. Por eso, lo primero que quiero transmitirles es un profundo agradecimiento por haber mantenido con esfuerzo y vigor esta empresa del Estado argentino, distinguida en el país y en Latinoamérica por la calidad de trabajo y liderazgo en su dominio.

Hoy nos toca vivir una situación excepcional y delicada, no solo porque debemos recuperar una economía diezmada, sino que también nos encontramos resistiendo la celeridad de una pandemia cuyas consecuencias todavía no podemos mensurar.

Sin embargo, estoy convencido de que el rol indelegable de un Estado presente y comprometido es lo que marcará la diferencia en la confrontación de esta crisis por ser la herramienta vital que fortalece el bienestar social y el rumbo democrático.

Los convoco, entonces, con humildad a enfrentar este desafío y recobrar el orgullo de ser trabajadores de esta Casa. El Directorio que presido y mis colaboradores más directos sabemos que sin ustedes no podemos enfrentar ningún desafío. Más aún en estos tiempos que exigen un esfuerzo colectivo preponderante, donde es indiscutible el valor de la solidaridad, el trabajo en conjunto y la unidad que se requiere para progresar.

Es mi mayor satisfacción poder aportar, en esta oportunidad, mi experiencia en la función pública para llevar adelante el trabajo de robustecer la imagen, el prestigio y la reputación de nuestra Casa de la Moneda.

Confío que trabajando en conjunto lograremos cumplir con los objetivos que nos propondramos para que esta Casa desarrolle su labor con la excelencia que la caracteriza.

Muchas gracias.