Escuela de Huachichocana con agua libre de arsénico

El establecimiento se encuentra a 3.300 metros sobre el nivel del mar en la pequeña localidad del departamento de Tumbaya, en la provincia de Jujuy, y cuenta con una historia centenaria


Huachichocana es un pequeño poblado de la Quebrada de Huamahuaca en la margen derecha del curso del río Purmamarca, situado a unos 3.300 metros sobre el nivel del mar. Allí, la Escuela primaria N°93 cuenta con unos pocos alumnos, de diferentes grados que, suelen hacer un largo camino para llegar hasta sus aulas cada día.

Una vez que se realizaron los análisis toxicológicos y bacteriológicos acordes a las normas de calidad provincial y nacional, se instaló en la institución el primer sistema de remoción de arsénico en agua.

“En esta escuela los alumnos desayunan y almuerzan. Esta es una institución centenaria y es de lo más importante que tiene nuestra comunidad. Es lo que le da vida a nuestro pueblo. Y sin agua potable es imposible que los alumnos sigan viniendo”, explicó Lorenzo Colombres, director y maestro de la escuela.

A su vez, expresó que “antes de los filtros se registraron algunas enfermedades en esta región que pueden deberse al agua mala que estábamos tomando. Por eso este es un gran aporte para mejorar la calidad de vida y la expectativa de vida de los pobladores. Sirve a su vez para sujetar a los jóvenes a que sigan viviendo acá y que no migren a otras partes donde las condiciones son mejores para construir un futuro”.

En esa zona rural el arsénico se encuentra en forma natural en suelos y rocas, contaminando el agua que circula en ríos, vertientes y aguas subterráneas. La mayor amenaza es la exposición prolongada al arsénico a través del consumo de agua y alimentos contaminados. Las consecuencias pueden ser cáncer, lesiones cutáneas, problemas de desarrollo, enfermedades cardiovasculares, neurotoxicidad y diabetes.

El intendente de Purmamarca, Oscar Tolaba, expresó que la implementación del proyecto “es muy importante ya que la gente beneficiada es bastante. Hay muchos residentes que ahora que saben que el agua es segura, posiblemente vuelvan a Purmamarca y Huachichocana. En ese sentido, va a volverse a sembrar y habrá más chicos en la escuela”.

“Hay un chico en la escuela por ejemplo que tiene Piel de Cristal. Es una enfermedad muy delicada y una de las principales en la puna y que afecta mucho a los chicos. Que puedan hidratarse y consumir agua potable es fundamental”, expresó Tolaba.
El proyecto es financiado por el Consejo Federal de Ciencia y Tecnología (COFECyT), con la articulación de la Secretaría de Ciencia y Tecnología de la provincia, la Comisión Municipal de Purmamarca y la empresa de Agua Potable.

La tecnología que ahora usa la escuela para eliminar el arsénico es utilizada en distintas partes del mundo y procesa el agua a través de un dispositivo que no genera ningún tipo de contaminación. A su vez, el proyecto contempla continuas capacitaciones y charlas informativas del manejo y control del dispositivo a docentes, personal municipal y comunidades aborígenes.

La ministra de Educación de la provincia, Isolda Calsina señaló que “hemos venido a poner en marcha un proyecto que anhelábamos, junto al COFECyT, para poder erradicar el arsénico del agua”. A su vez, remarcó la importancia de la tecnología no contaminante que se está usando también en otras partes del mundo “que llega a la escuela y a cada rincón para resolver necesidades y traer soluciones a problemas”.

Durante la instalación del dispositivo se hicieron presentes la ministra de Educación de la provincia, Isolda Calsina; la secretaria de Ciencia y Tecnología, Miriam Serrano; el presidente de Agua Potable de Jujuy, Víctor Galarza y la coordinadora de Relaciones Institucionales del COFECyT, Romina Ochoa.