Equipos territoriales apoyan el desarrollo productivo de la agricultura familiar

Alrededor de 100 agentes del Senasa asesoran en el cumplimiento de la normativa para fortalecer el sector que abastece al mercado interno argentino.


Buenos Aires – Alrededor de cien agentes integran los equipos territoriales de Agricultura Familiar del Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Agroalimentaria (Senasa) que trabajan en el fortalecimiento del sector y la producción de alimentos inocuos para abastecer a gran parte del consumo de muchas personas que habitan nuestro extenso país.

Estos más de cien agentes integran el Programa Nacional que implementa la Coordinación de Agricultura Familiar del Senasa y están dedicados - directa o indirectamente - al acompañamiento técnico de este tipo de producción, velan por la sanidad, inocuidad y calidad de los alimentos que van desde la unidad de producción hasta la mesa de las personas que los consumen en la Argentina.

Listado de referentes regionales, equipos territoriales y de las direcciones nacionales de Agricultura Familiar.

Además, siguiendo los lineamientos estratégicos emanados de la presidencia del organismo, promueve que los productores estén registrados e ingresen a los programas sanitarios vigentes. Cada Dirección Nacional y cada Centro Regional del organismo, cuenta con una persona referente de Agricultura Familiar y con un equipo territorial conformado por personal que cumple funciones en las áreas de su competencia: protección vegetal, sanidad animal e inocuidad y calidad de los alimentos.

“Este año, frente a la situación alimentaria y económica que atraviesa nuestro país, y a pesar de la adversidad que nos planteó la pandemia para el trabajo de nuestros agentes; las autoridades del Senasa definieron claramente la necesidad de fortalecer la tarea del organismo con los agricultores familiares. Por ello, los equipos regionales se han conformado por primera vez en algunas regiones, y otros han crecido significativamente. El compromiso del personal en el acompañamiento y respuesta a las problemáticas que se nos plantean, es cada vez mayor”, afirmo Lucia González Espinoza, coordinadora de Agricultura Familiar de Senasa.

Agregó que “estos equipos de trabajo del Senasa articulan y coordinan acciones sanitarias con otras instituciones del Estado nacional, como el INTA y la Secretaria de Agricultura Familiar, Campesina e Indígena; con provincias, municipios, y organizaciones del sector; esa es nuestra estrategia clave para poder avanzar en los temas concretos que se presentan en el territorio”.

Para Verónica Frigidi, referente de Agricultura Familiar del Centro Regional La Pampa San Luis del Senasa, "el gran desafío es visibilizar el sector en un doble sentido, el rol del Senasa a través de la registración y formalización, teniendo en cuenta la variedad de las producciones, y por otro lado, mostrar la función del organismo hacia el sector. Para ello, el Senasa ha logrado y conformado un equipo territorial multidisciplinario. La idea es apoyarnos en la distribución geográfica de las oficinas y tener presencia en los territorios con nuestros profesionales vinculados a la sanidad animal, protección vegetal y la inocuidad de los alimentos".

Asimismo destacó la importancia para la zona de la organización en entidades propias de las personas que se dedican a la agricultura familiar cuya producción, mayoritariamente, la comercian en mercados de cercanía.

En tanto, Guillermo Cotter, del equipo territorial del Centro Regional Buenos Aires Norte del Senasa y jefe de la oficina de Magdalena y Verónica, explicó su trabajo con los agricultores familiares: "Desde hace ya diez años que acompañamos al sector productor de tamberos-maseros de esta zona. En un principio trabajamos sobre la formalización a través de la inscripción en el Renspa como Tambo Familiar para que represente su condición real de producción en nuestras bases de datos".

Más adelante y a partir del trabajo con el INTA y la Facultad de Ciencias Veterinarias de La Plata, Provincia de Buenos Aires y municipios, Cotter refirió que "acompañamos en el saneamiento de tuberculosis y brucelosis. Estos procesos sirvieron para que productores mejoren la calidad de lo producido e ingresen al sistema formal de comercialización. Actualmente estamos trabajando sobre la producción de leche fluida con la incorporación de tecnologías acordes a la escala familiar desarrolladas por el INTA.

Ahora los productores podrán ensachetar y pasteurizar la leche que producen para la venta a bajo costo en mercados de proximidad. Nuestro rol allí es dar apoyo en los controles higiénico sanitarios y de inocuidad y promover la vinculación con las autoridades sanitarias provinciales y municipales con las que debemos coordinar las habilitaciones correspondientes”.

Las características de la Agricultura Familiar, tal como lo indica la Ley 27.118 de Reparación Histórica, requiere del diseño de políticas públicas diferenciadas; incluidas las sanitarias y de inocuidad de los alimentos.

De esta forma, con sus referentes regionales y con quienes integran sus equipos territoriales, el Senasa trabaja junto con organismos nacionales y provinciales de competencia en temas sanitarios y de fomento al sector de la agricultura familiar.