Presidencia de la Nación

Entrega de espadas a suboficiales y jura de lealtad a la Bandera de marineros

La ceremonia se llevó a cabo en el Edificio Libertad, conmemorándose también el natalicio del Almirante Guillermo Brown y el Día del Reservista Naval.


Buenos Aires – Al cumplirse 245 años de su nacimiento, esta mañana se realizó una ceremonia en la Plaza de Armas de la sede del Estado Mayor General de la Armada, para recordar al Almirante Guillermo Brown. Durante la misma se entregaron espadas a suboficiales ascendidos al grado inmediato superior y se realizó la jura de lealtad a la Bandera por parte de marineros recientemente incorporados.

Presidido por el Subjefe del Estado Mayor General de la Armada, Vicealmirante Eduardo Antonio Traina, el acto contó con la presencia de autoridades navales con asiento en el Edificio Libertad, reservistas navales, familiares del Almirante Brown e invitados especiales.

Para iniciar el acto, y tras el ingreso de la Bandera de Guerra, se entonaron las estrofas del Himno Nacional Argentino interpretado por la Banda de Música del Estado Mayor General de la Armada. A continuación, el Capitán de Fragata Luis Alberto Díaz pronunció palabras alusivas.

En su discurso realizó una reseña histórica sobre la vida de Guillermo Brown, destacando su protagonismo en los momentos decisivos de nuestra Historia: “Irlandés de nacimiento, argentino y patriota con sentida vocación. Brown fue poseedor de los atributos rectores de un auténtico jefe, dando respuesta segura e inmediata a los desafíos que tuvo ante sí, enfrentando con natural valor a fuerzas navales que, en algunas situaciones, lo superaban en número y armamento”.

El Capitán Díaz también resaltó las acciones del General Manuel Belgrano durante las luchas por la independencia nacional; y reconoció a los hombres y mujeres que integran la Reserva Naval asumiendo con responsabilidad su servicio por la Patria.

Ya dirigiéndose a los suboficiales ascendidos, señaló: “No deben olvidar que la tarea principal como suboficiales es la de conducir a hombres y mujeres a su cargo. Es por ello que hoy recibirán las espadas que tienen frente a ustedes, símbolo del mando ejercido. Estas espadas representan una obligación para la institución y para ustedes mismos”.
Con respecto a los marineros que más tarde juraron la Bandera, el Capitán Díaz apuntó: “Este acto constituye un compromiso en el que convergen símbolos y valores relacionados con Dios, la lealtad, la fidelidad y el cumplimiento del deber”.

“Que el ejemplo de coraje, abnegación y sacrificio de quienes nos precedieron y la visión de la Bandera que Belgrano y Brown nos legaron, sigan vivos en cada uno de nosotros”, concluyó.

Siguiendo con el acto, Capellán Mayor de la Armada, presbítero Francisco Rostom Maderna, brindó una invocación religiosa y bendijo las espadas que minutos después fueron entregadas por autoridades navales a suboficiales ascendidos.

A continuación, la Bandera de Guerra se desplazó para posicionarse frente a los marineros recientemente incorporados y el Comandante del Cuartel General del Estado Mayor General de la Armada, Capitán de Navío Facundo Alberto Berterreix, les tomó el correspondiente juramento de fidelidad.

Para finalizar con la ceremonia se entonaron las Marchas del Reservista, de Malvinas y de la Armada.

Scroll hacia arriba