Energía cooperativa para un desarrollo sustentable.

Una cooperativa citrícola de Misiones generará energía utilizando los restos de su producción.


La Cooperativa Citrícola Agroindustrial de Misiones Limitada (CCAM) está llevando adelante un proyecto de inversión tecnológica con el objetivo de aprovechar los residuos orgánicos de su actividad para la generación de energía eléctrica. Para este fin, los productores utilizarán la biomasa (restos de pulpa, cascaras, etc.) para generar biogás, el cual servirá como combustible para una usina eléctrica.

La CCAM fue fundada en 2017 por productores con más de 20 años de experiencia en el sector citrícola y su actividad abarca la cadena completa de producción, desde la generación de sus propios plantines en los viveros de la cooperativa, su cultivo y cosecha, hasta el procesado en la planta industrial, donde elaboran jugos concentrados, aceites esenciales y pellets.

El proyecto prevé una inversión inicial de más de un millón de dólares y es fruto de dos años de trabajo junto a especialista del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), el Instituto de Biotecnología de la Universidad Nacional de Misiones (UNAM) y varias empresas de la región. Además, gracias a un convenio firmado por el INTI, la cooperativa contó con el asesoramiento del centro de capacitación técnica DEULA-Nienburg, de Alemania.

En el marco de este proyecto, se planea instalar un biodigestor anaeróbico y un sistema de tratamiento de efluentes lo cual, además de mejorar la degradación de la biomasa, reduce notablemente la emisión de gases de efecto invernadero ya que el gas metano, capturado para ser utilizado como biogás, tiene un gran impacto en el medioambiente.
A partir de los estudios realizados por la UNAM y el INTI, la planta podrá generar hasta 1 MW de energía, pudiendo suplir la mayor parte de las necesidades energéticas de la cooperativa y, en un futuro, brindar el excedente de energía a otras industrias de la zona.

“Estamos ante un proyecto que tiene varios aspectos a resaltar, en primer lugar, convertir los vertidos industriales del complejo industrial de la Cooperativa en energía y reducir significativamente el impacto al medio ambiente" expresó el presidente de la CCAM, Carlos Satur, agregando que “tenemos un aspecto que aún no lo contabilizamos y es que todo ese residuo procesado por esas bacterias se convertirán en abono orgánico que entregaremos a los productores, allí habrá casi un 30 por ciento más de recupero”.