Encuentro de Diálogo y Cooperación Argentina-Brasil sobre Protección Social

El ministro Tomada participó del acto de apertura de este encuentro organizado por el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC) y la Embajada de Brasil en la Argentina. En los paneles participaron especialistas en la materia de la Generación Política Sur (GPS), la Universidad Nacional de San Martín, entidades que también organizaron el encuentro. “Estamos convencidos de que el Estado tiene un rol decisivo en la tarea de corregir la desigualdad, lo que implica un aumento sostenido y eficiente del gasto social y el progreso hacia una institucionalidad social más sólida”. Destacó como un logro de esta gestión el acceso a la protección social que incluyó a más de 11 millones de beneficiarios que hasta 2003 permanecían fuera del sistema.


El Ministro de Trabajo, Carlos Tomada, participó hoy del acto de apertura del Encuentro de diálogo y cooperación Argentina-Brasil sobre protección social, organizado por el CIPPEC (Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento) y la Embajada de Brasil en Argentina.

En los paneles participaron, además, especialistas en la materia de la GPS (Generación Política Sur) y de la Universidad Nacional de San Martín, entidades que también organizaron el encuentro.

En la oportunidad, el Ministro Tomada destacó como un logro de esta gestión, el acceso a la protección social que incluyó a más de 11 millones de beneficiarios, que hasta el 24 de mayo de 2003 permanecían fuera del sistema.

Recordó que si bien en la Argentina de comienzos del siglo XX se produjo una masiva incorporación de la clase obrera a través del pleno ejercicio de las instituciones del trabajo a los sistemas contributivos de la seguridad social, “en los últimos 25 años del siglo XX se desarrolló un patrón de crecimiento que priorizó el ajuste de las cuentas macroeconómicas en simultaneidad con la contracción del Estado”. En este contexto, señaló que, como contrapartida que, “a partir de 2003, el patrón de crecimiento permitió fortalecer el rol de las políticas públicas, particularmente orientadas al empleo productivo y de calidad”.

Por eso, remarcó que es importante superar el intento de volver a políticas que ya fracasaron: “Estamos convencidos -dijo- de que con una nueva ecuación Estado-mercado-sociedad alcanzaremos un desarrollo con trabajo, cohesión social y sostenibilidad ambiental para enfrentar la crisis”.

Tomada explicó que el fuerte incremento del número de beneficiarios del sistema de protección social se logró a través de dos estrategias.

Promover la generación de empleo decente, es decir registrado, como base del sistema de seguridad social, que implica la percepción de salarios negociados colectivamente y brinda acceso a beneficios relevantes tanto para el trabajador como para sus familias, entre los cuales se destacan: asignaciones familiares por hijo, aguinaldo, vacaciones, acceso a la jubilación, cobertura de salud, protección por accidentes de trabajo y seguro frente a situaciones de desempleo.

Incluir a los trabajadores informales y desocupados que no tenían acceso al sistema contributivo de protección social a raíz de la precarización que sufrió durante décadas el mercado de trabajo de nuestro país.

Por otra parte, también recordó que a partir mayo de 2003 se incrementó progresivamente el salario mínimo, destacando que “desde el punto de vista de la distribución de la renta entre el trabajo y el capital se advierte que los asalariados incrementaron progresivamente su participación en el producto”.

El Ministro resaltó que “el gasto público social es el más alto de los últimos treinta años”. Y en esta línea subrayó que desde el gobierno nacional “estamos convencidos de que el Estado tiene un rol decisivo en corregir la desigualdad, lo que implica un aumento sostenido y eficiente del gasto social y el progreso hacia una institucionalidad social más sólida”.

Finalmente, al concluir su alocución, enfatizó que “los logros alcanzados demuestran que el camino elegido y sostenido, incluso en el período de mayor impacto de la crisis financiera mundial, conducen a la conformación de una sociedad cada día más equitativa”.