En todo el país, estudiantes de grado y terciarios cursan y rinden sus exámenes gracias a los Punto Digitales

En el marco de la emergencia sanitaria por el COVID-19 y con el propósito de garantizar la continuidad pedagógica en el nivel superior, los Puntos Digitales colaboran con el desarrollo de las cursadas y de los exámenes terciarios y universitarios.


En distintos lugares del país, los Puntos Digitales garantizan la continuidad pedagógica de la población. En los niveles terciario y universitario, donde las cursadas continúan siendo virtuales, los equipos de trabajo —cumpliendo con todos los protocolos establecidos por las autoridades sanitarias— ponen a disposición de estudiantes y docentes la conectividad y la Sala de Capacitación del Punto Digital con el propósito de garantizar la continuidad pedagógica en el nivel superior, que incluye clases y exámenes virtuales. En esta nota compartimos las experiencias de los Puntos Digitales de Esquel (Chubut), Termas de Río Hondo (Santiago del Estero), Monteros II (Tucumán) y Villa Paranacito (Entre Ríos).

Esquel: rápida adaptación a la nueva normalidad

Al igual que una extensa cantidad de integrantes del Programa en todo el país, el Punto Digital de Esquel (Chubut) que coordina Claudio Echauri lleva muchos años de articulación y trabajo mancomunado con las instituciones educativas de la ciudad y sus zonas aledañas. Este trabajo se profundizó a raíz de las nuevas necesidades de cuidado y distanciamiento provocadas por la pandemia.

Así las cosas, Claudio contó que al igual que en todo el país “tuvimos que adaptarnos a trabajar, estudiar, realizar trámites y un sinnúmero de actividades, con el uso casi exclusivo de Internet”. A partir de las nuevas necesidades, “nos pusimos en contacto con los directivos de todos los niveles educativos; primario, secundario, terciario y universitario para ofrecerles nuestra ayuda”. Los resultados fueron inmediatos y con gran convocatoria, trabajando bajo distintas modalidades según las necesidades particulares de cada Institución.

En el caso de los y las estudiantes de escuelas secundarias, “trabajamos como puente o nexo entre las escuelas y aquellos alumnos que no tienen acceso a Internet. Una de las tareas que llevamos a cabo fue poner a disposición de los alumnos buena parte del material de estudio, que las instituciones educativas suben a un almacenamiento web o ‘nube’”. Además, “para el nivel terciario y universitario disponemos de las computadoras con acceso a Internet para que puedan rendir sus exámenes online o cursar sus clases virtuales. Lo mismo sucede con el nivel secundario, en donde se acercan para poder acceder a las distintas plataformas de estudio que utilizan, ya sea Juana Manso, Classroom, etcétera”.

A más de un año de comenzada la pandemia y con la posibilidad de realizar un primer balance en el marco de la “nueva normalidad” a la que nos tenemos que adaptar, Claudio valoró que “como siempre, debemos adaptarnos para poder brindar soluciones a todas las personas que necesiten ayuda para acceder a las nuevas tecnologías. Siempre con la premisa de ofrecer actividades de acceso libre, gratuito y seguras para disminuir la brecha digital que afecta a gran parte de nuestra población”.

Termas de Río Hondo: docentes finalizaron sus estudios en el Punto

En Termas de Río Hondo, provincia de Santiago del Estero, Walter Navarro —coordinador del Punto Digital de la localidad— organizó una serie de articulaciones con instituciones de educación superior, con el propósito de poner a disposición de los y las estudiantes los recursos digitales del Punto. “Desde el año pasado venimos garantizando la continuidad pedagógica en educación superior” contó Walter y puntualizó que “entre las numerosas actividades que realizamos, las más solicitadas son el acceso a las computadoras para bajar materiales, como así también para estudiar y redactar trabajos prácticos, exámenes parciales y monografías”.

El trabajo comenzó con el Instituto de Formación Docente Continua de Termas de Río Hondo. Gracias al espacio cedido por el Punto, “muchos docentes pudieron finalizar sus estudios aquí ya que por el tema de la pandemia el profesorado había cerrado sus puertas y necesitaba que sus alumnos tengan una virtualidad que les permita continuar con sus actividades normales”. Navarro valoró que “la experiencia fue muy satisfactoria: pudimos colaborar de forma muy cercana con toda la comunidad educativa, conocimos mejor a las instituciones que trabajan en la zona y ellas conocieron todo el potencial que tiene el Programa Punto Digital”.

La experiencia fue tan positiva que resultó el puntapié inicial para que la Municipalidad de Termas de Río Hondo firmara un convenio de cooperación con la Universidad Nacional de Santiago del Estero, que permite coordinar acciones entre los talleres de artes y oficios relacionados con las nuevas tecnologías de la información y comunicación de la universidad y el Punto Digital. El objetivo es “ampliar el rol del Punto como un facilitador de conexión y acceso a equipamiento para aquellos alumnos que por diversos motivos no tienen acceso a estos”.

Monteros II: articulación con la Universidad Nacional de Tucumán

En Monteros, Tucumán, María Cristina Quinteros, docente de nivel primario, es la coordinadora del Punto Digital Monteros II. Allí, el Punto Digital tiene desde hace tiempo “un apoyo escolar para chicos de primer grado hasta segundo año del secundario”. A partir de la nueva situación sanitaria, "el mismo equipo de docentes y ayudantes comenzaron a asistir también en la preparación de sus estudios a alumnos de universidades y profesorados, especialmente en aquellas áreas relacionadas con las nuevas tecnologías, pero también idiomas y biología”.

Al igual que en Termas de Río Hondo, estas iniciativas derivaron en la firma de un convenio de articulación entre la Municipalidad de Monteros y, en este caso, la Universidad Nacional de Tucumán. En concreto, “la articulación está orientada a los alumnos que están cursando la carrera de Economía” ya que en Monteros vive un alto porcentaje del total de inscriptos a la carrera. “Los alumnos de la Facultad de Economía que viven en Monteros pueden acercarse a los Puntos Digitales para acceder a las clases virtuales y rendir sus exámenes”, dijo María Cristina.

Para cumplir con este objetivo, “el Punto Digital se tuvo que preparar y sumar equipamiento, como cámaras web y auriculares, que fue suministrado por el municipio. De esa manera preparamos la Sala de Capacitación, que es una sala amplia y con ventilación, para que los chicos y las chicas puedan rendir”.

A partir de ahora, “el Punto Digital está preparado de siete de la mañana a seis de la tarde, con todos los protocolos correspondientes, para que todas las personas que necesitan continuar con sus estudios y exámenes de forma virtual, puedan acceder a un buen sitio, con conectividad y cuidados, que incluye ventilación, alcohol en gel, tapabocas y termómetro. Estamos colaborando para que los alumnos de educación superior puedan continuar con las clases de forma virtual y con los cuidados correspondientes”.

Villa Paranacito: turismo y salida laboral

En Villa Paranacito, Entre Ríos, Gisele Benavento, coordinadora del Punto Digital de la ciudad, prepara a diario el espacio que coordina para que las y los estudiantes del profesorado en Turismo puedan tener sus clases virtuales. “Los docentes consideraron oportuno aprovechar este espacio para el desarrollo de materias específicas”, comentó Gisele y valoró que “se trata de una articulación muy productiva”. Luego, explicó que si bien “el Punto Digital está abierto para toda la comunidad, consideramos muy valioso que seamos un espacio de oportunidades para la educación superior, ya que básicamente estamos abriendo la posibilidad de que puedan tener contacto directo con todo lo tecnológico cuando están a punto de insertarse en el mundo laboral”.