En San Juan los juzgados no se tomaron vacaciones

La mayoría de los tribunales sanjuaninos no descansa durante el receso invernal. No atienden al público, pero adelantan trabajo. Lo decidió la Corte de Justicia provincial.


La Corte de Justicia de San Juan reglamentó este mes, a través de su Acuerdo General N° 92, la feria de invierno, de verano y las licencias por vacaciones. Los jueces diferenciaron las vacaciones de enero, que “tiene por finalidad el descanso”, y el receso en la feria de invierno que “tiene por finalidad programar y ejecutar el trabajo interno de los organismos a fin de avanzar en la gestión y en la resolución de las causas”. Por esos motivos, los magistrados advirtieron que “deberá contarse con la asistencia de magistrados, funcionarios y empleados”.

Durante la semana pasada, la primera de las vacaciones de invierno, la Dirección de Control de Gestión y Calidad Judicial de la Corte sanjuanina realizó una auditoría que reveló que el 99% de las unidades judiciales trabajó.

“En el transcurso de la feria judicial de invierno los jueces deberán realizar un plan de trabajo para dar cumplimiento a lo establecido en la ley orgánica de tribunales, que establece que la feria de julio es para que los juzgados se pongan al día”, dijo Abel Soria Vega, presidente de la Corte de Justicia.

Otro juez del máximo tribunal, Guillermo De Sanctis, aseguró que “la feria de julio es para que las unidades jurisdiccionales y no jurisdiccionales, es decir una serie de organismos que tiene el Poder Judicial, adelanten trabajo”. Y remarcó: “La feria de enero será para las vacaciones, y julio para adelantar trabajo”.

Un tema en debate

La redefinición de horarios y continuidad en la labor judicial es uno de los temas de la agenda de Justicia 2020.

En la mayoría de las jurisdicciones, durante 30 días en enero y 15 días en julio se dispone la feria judicial. Durante esos días se reduce la prestación del servicio a ciertas cuestiones consideradas como urgentes. En esos casos se debe ‘habilitar’ la feria

Desde el Programa Justicia 2020 –que depende del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos- sostienen la premisa de que la justicia debería tener continuidad real en sus prestaciones a lo largo de todo el año. Y que, de ese modo, deberían eliminarse las ferias judiciales, que no existen prácticamente en ningún otro país, y redefinirse los horarios de trabajo y de atención al público.

“Son dos los temas que se presentan aquí respecto de la prestación del servicio de justicia: el horario y la continuidad. En la mayoría de las jurisdicciones la jornada judicial es de seis horas, y en una franja que llega hasta el mediodía. Debe plantearse si ésta es la jornada conveniente para los usuarios del servicio de justicia”, explican desde Justicia 2020.

Y aclaran que es un “desafío estudiar modificaciones a este régimen que no perjudiquen derechos de los trabajadores y que beneficien a los usuarios”.

¿Cómo evitar que todos los empleados y funcionarios se tomen las vacaciones simultáneamente y queden “vacíos” los tribunales? “Como en cualquier organización, tal cosa no podría suceder nunca. Sencillamente porque quien se encarga de otorgar las licencias debe velar porque ello no ocurra. Nunca más de un tercio del personal de un mismo organismo debería estar simultáneamente de licencia”, señalan desde Justicia 2020.