Presidencia de la Nación

En el Consejo Federal de Salud se consensuó modificar las recomendaciones de las condiciones de aislamiento

En el encuentro federal se estableció una recomendación global que cada jurisdicción adaptará en función de su situación epidemiológica y del avance del plan de vacunación.


A un año del inicio de la campaña de vacunación más grande de la historia del país, la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, presidió el último Consejo Federal de Salud (COFESA) de 2021, en el que junto a sus pares definió una nueva recomendación de las condiciones de aislamiento para casos confirmados de COVID-19 y los contactos estrechos, en función de si están vacunados o no.

Tras una reunión con el Comité de Expertos que se realizó ayer y el encuentro de hoy de COFESA, la recomendación establece que las personas con COVID-19 confirmado y con esquema inicial de vacunación completo (con menos de cinco meses de haber completado el esquema inicial o aplicada la dosis de refuerzo) deberán realizar un aislamiento por siete días desde la fecha de inicio de síntomas, más tres días de cuidados (bloqueo de APP Cuidar, no concurrir a eventos masivos o sociales, usar barbijo de forma casi permanente, extremar cuidados ante el contacto con personas de riesgo).

Quienes sean un caso confirmado no vacunado o con esquema incompleto deberán hacer 10 días de aislamiento desde la fecha de inicio de síntomas.

En cuanto los contactos estrechos sin síntomas de COVID-19 con esquema inicial de vacunación completo (con menos de cinco meses de haber completado el esquema inicial o aplicada la dosis de refuerzo) deberán realizar un aislamiento por cinco días desde el último contacto con el caso confirmado, más cinco días de cuidados (no concurrir a eventos masivos o sociales, usar de manera adecuada el barbijo, extremar cuidados ante el contacto con personas de riesgo). Además, se podrá indicar la realización de test diagnóstico al quinto día en personal de salud y otros trabajadores en contacto con poblaciones de riesgo.

Mientras que los contactos estrechos asintomáticos sin vacunación o con esquema incompleto deberán realizar 10 días de aislamiento desde el último contacto con el caso confirmado o aislamiento por 7 días desde el último contacto con el caso confirmado más la realización de test diagnóstico, a lo que se le suma tres días de cuidados (no concurrir a eventos masivos, o sociales uso adecuado de barbijo, extremar cuidados ante el contacto con personas de riesgo).

Se recuerda que los síntomas de COVID-19 son fiebre de 37,5°C o más, tos, dolor de garganta, dificultad respiratoria, dolor muscular, cefalea, diarrea y/o vómitos, congestión nasal, pérdida brusca de gusto u olfato.

La ministra nacional aclaró que esta recomendación “es un paraguas global que las jurisdicciones irán adaptando ya que el avance del plan de vacunación y situación epidemióloga es distinta en cada una”.

Durante el encuentro de COFESA, Vizzotti puso en valor “las medidas oportunas que retrasaron el ingreso de la variante Delta y permitieron avanzar con la vacunación. Se evitó una ola, mientras que en otras partes del mundo están en una cuarta, Argentina está en la tercera”.

A un año de la campaña de vacunación, Argentina recibió más de 101 millones de dosis y ya se han aplicado 75.644.660. Esto implica que el 83% de la población tiene iniciado su esquema, y el 70% lo completó, mientras que el 93,6 por ciento de los mayores de 18 años inició el esquema y 83,4 por ciento lo completó.

“En adolescentes de entre 12 y 17 años - agregó - estamos superando el 81% con una dosis y el 61% con dos dosis. En los niños y las niñas de entre 3 y 11 años, que empezaron semanas más tarde, el 63% cuenta con una dosis, y casi el 40% con dos”.

En cuanto a la situación epidemiológica actual indicó que era esperable la aparición de una nueva variante y el aumento de casos. “Hace pocas semanas cambió la dinámica de transmisión, no solo en Argentina sino en el mundo”, detalló.

Luego, la ministra explicó que al momento se observa que la variante Ómicron tiene una transmisibilidad muchísimo más alta y una letalidad menor. “Al momento no tenemos una traducción del aumento del número de casos en un aumento de internaciones en terapia intensiva y de la mortalidad. Desde ese punto de vista, las vacunas están salvando vidas y mostrando el rol que tienen independientemente de que tengamos un incremento importante del número de casos”.

Vizzotti también aclaró que la confirmación de casos de COVID-19 por clínica y por nexo epidemiológico es una estrategia que se utiliza en distintas situaciones epidemiológicas y cuando la alta circulación de un microorganismo es casi exclusiva. De acuerdo a la situación epidemiológica de cada jurisdicción, las mismas pueden evaluar utilizarla o no.

Scroll hacia arriba