En busca de una igualdad de géneros en todos los ámbitos representativos del ser humano, incluyendo la innovación

Durante muchos años las mujeres hemos luchado para reivindicar nuestra participación y liderazgo en espacios de los que fuimos excluidas. Ni la condición sexual ni la identidad de género son motivos de exclusión social o profesional. En el Día Internacional de la Mujer el INPI comienza un ciclo homenaje a las mujeres que hicieron, hacen y harán historial con su propiedad industrial.


Hoy en día la palabra “mujer” toma protagonismo en cada uno de los artículos que leemos gracias a la lucha por la igualdad de géneros que se sigue profundizando, en defensa de los derechos, contra la injusticia y a favor de la reivindicación de espacio en terrenos donde los hombres siempre fueron protagonistas y a las mujeres nos han negado el acceso. Son ejemplos de ello las mayorías de hombres participando y liderando tanto en el plano científico, político, sindical y académico, como en la agricultura, la ganadería, el arte y la tecnología, entre otros. Los resultados dignos de mencionar son muchos, pero el progreso es lento en un mundo que avanza en otros sentidos, incluso vertiginosamente, y donde cada vez tiene una connotación más retrógrada la distinción de sexo en la participación en cualquiera de estos planos y mucho más la distinción de géneros en el ámbito social o profesional.

En lo que se refiere a innovación y propiedad industrial (PI), a lo largo de la historia hemos contado con mujeres científicas, inventoras y emprendedoras que lograron dar solución a un problema técnico o funcional. También, a mejorar las cualidades de los productos industriales, poniendo el acento en la forma, la función y el uso del consumidor o la identificación en el inconsciente colectivo, con el valor informativo y las cualidades del producto o servicio, generando confianza y remitiendo a situaciones vividas o a seres queridos.

Este año, en el mes de la mujer, les rendiremos homenaje a ellas. A las mujeres que hicieron, hacen y harán historia con su propiedad industrial.

Como señala la Organización de las Naciones Unidas, “el 2020 representa una oportunidad excepcional para movilizar la acción mundial con miras a lograr la igualdad de género y la realización de los derechos humanos de todas las mujeres y niñas”. La intervención de las mujeres en las creaciones representa un número en aumento en las innovaciones, acortando brechas. Aún falta mucho, siguen apareciendo obstáculos de estructuras viejas, pero las voces se hacen escuchar y la protesta para abrir caminos en el ámbito de la PI repercute positivamente.

La participación del Estado, el sector privado, los medios de comunicación y la concientización en el entorno educativo y social serán las claves de una lucha incesante por empoderar a la mujer para lograr equilibrio y hacer de este mundo, un espacio más equitativo para todas, todos y todes.