“En Argentina la pobreza tiene cara de joven y de mujer”

Lo dijo el ministro Daniel Arroyo durante una reunión que mantuvo ayer con su par de la cartera de Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta. Ambos acordaron trabajar en políticas con perspectiva de género.


El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, se reunió ayer con su par de Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta en el marco de la presentación del Programa Argentina contra el Hambre. Durante el encuentro, ambos dialogaron sobre la necesidad de llevar adelante un monitoreo de la situación de las mujeres en particular para que el diseño de las distintas políticas públicas atienda sus necesidades y demandas.

“El problema del hambre perjudica especialmente a las mujeres, no sólo porque son ellas las más afectadas por los índices de pobreza sino también porque en general son las encargadas de los cuidados de las niñas, niños y adolescentes. Son ellas además las que tienen los trabajos más precarizados y peor remunerados y el 75% del trabajo no remunerado en el país también lo hacen las mujeres”, señaló Gómez Alcorta.

La ministra también destacó la decisión del gobierno de implementar la Tarjeta de Alimentos de manera automática ya que generalmente además de todas las tareas que recaen en las mujeres, son ellas las que tienen que gestionar los planes.

Arroyo señaló: “En Argentina la pobreza tiene cara de joven y de mujer. Son quienes están en la situación más crítica”. De acuerdo a los datos del INDEC, el desempleo subió al 10,6% en el segundo trimestre de 2019; y la franja más afectada es la de mujeres de 14 a 29 años, entre las que el nivel de desocupación llega al 23,4%.

En relación al cupo laboral trans, Gómez Alcorta dialogó con Arroyo sobre la necesidad de garantizarlo entre los trabajadores del Estado. La ministra recordó que según las últimas investigaciones del año 2017 sólo el 12% de las personas travestis y trans accedieron a un empleo formal. “Es nuestra obligación trabajar para garantizar los derechos de poblaciones que históricamente fueron estigmatizadas, violentadas y perseguidas por su identidad o expresión de género”, expresó.