El valor testimonial de la fotografía de Enrique Shore

El 30 de julio tuvo lugar el primer encuentro del ciclo: "Encuentros, fotografías, estéticas y políticas" organizado Fototeca ARGRA - Archivo Nacional de la Memoria- Secretaría de Derechos Humanos de la Nación.


A partir de la colección de libros de pequeño formato desarrollados por ARGra y su Fototeca, se dio inicio a una serie de presentaciones quincenales tendientes a abrir líneas de discusión y diálogo ligadas a la fotografía y su relación con los procesos de Memoria, Verdad y Justicia. Este primer encuentro giró en torno al libro Informe Conadep, de Enrique Shore.

Las fotografías tomadas por Enrique Shore formaron parte del trabajo de documentación que, en 1984, realizó la Comisión Nacional por la Desaparición de Personas (CONADEP), durante las inspecciones oculares en los Centros Clandestinos de Detención, junto a las y los testigos sobrevivientes.

Durante el encuentro Shore compartió su experiencia como fotógrafo durante las visitas de la CONADEP, pero también sobre la importancia de esas fotografías que acompañaron los testimonios de sobrevivientes, víctimas del terrorismo de Estado, previo al Juicio a las Juntas; el modo de trabajo en aquellos lugares que aún eran ocupados por las Fuerzas y el tratamiento que recibieron sus fotografías luego de su entrega. También se revisó el lugar clave del Archivo Nacional de la Memoria (ANM) y el enorme trabajo comprometido que los y las trabajadores/as del área de Fondos Audiovisuales realizan allí desde el inicio.

Además de Shore y bajo la moderación de Daniel Vides, Presidente de ARGra, Fotoperiodista y miembro de Fototeca ARGra-ANM, participaron: la Subsecretaria de Promoción de los Derechos Humanos, Natalia Barreiro; la antropóloga y Presidenta del ANM, Mariana Tello Weiss; y el fotoperiodista Julio Menajovsky, primer director de ARGra Escuela quien también formó parte del ANM hasta 2016.

En la introducción, Vides recordó el compromiso de la organización que preside y nuclea a los fotoreporteros desde 1942. Desde allí, la Fototeca se propuso organizar, conservar y poner a consulta pública los archivos producidos por los socios, resignificando la práctica cotidiana de reporteros gráficos en el ejercicio permanente que implica la construcción de presente y memoria.

Comenzó ofreciéndose, entonces, una pequeña muestra de esta colección de las fotografías de Shore que hoy forman parte del Fondo conservado en el ANM que permitían revivir aquellos años, a quienes los vivieron, pero también ilustrar a quienes no.

Tomó primero la palabra la Dra. Barreiro, en representación de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación (SDH), quien acercó un mensaje de agradecimiento del propio secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla Corti, para luego puntualizar: "Quiero destacar que el trabajo que se hace desde la fotografía es y ha sido fundamental, como el que ha hecho Enrique Shore en tiempos en que se iniciaba el proceso de recuperación de la democracia. Había un principio de ruptura de la impunidad que todavía hoy estamos transitando, conscientes de que hoy se siguen llevando adelante los juicios contra represores genocidas que han hecho tanto daño a nuestro país. Juicios que, lamentablemente, están demorando más de lo que pretendemos". Remarcó entonces cómo la fotografía de Shore aportó claridad sobre lo ocurrido en los Centros Clandestinos de Detención Tortura y Exterminio (CCDTyE), siendo también una gran herramienta que ha permitido traducir ese horror para que fuera visto en los juicios. La Subsecretaria agregó: "Quisiera también adelantar que junto a Mariana Tello Weiss y Andrea Copani, profundizaremos la búsqueda en identificar nuevas formas de desarrollo de los derechos dentro de nuestra política pública de Memoria, Verdad y Justicia y que se pueden canalizar, por ejemplo, a través de la fotografía".

Enrique Shore se reconoció movilizado por la propuesta y por la cantidad de asistentes virtuales luego de 36 años de aquél trabajo: "En ese momento era muy difícil identificar la dimensión histórica que iba a tener el trabajo extraordinario de la CONADEP; sobre todo porque recién se estaba haciendo, y donde la fotografía tuvo un papel relevante en la constatación de testimonios". El gesto sensible, que atravesó aquel registro, estuvo presente a lo largo del encuentro. "En el Nunca Más se publicaron solo algunas, pero eran cientos de fotos en los legajos que fueron a los juicios. Y yo tuve el honor y la responsabilidad de haber sido convocado para eso". Valoró entonces la valentía de quienes ingresaron a dar su testimonio para hacer conocer al mundo todo lo que habían pasado. Sobre las condiciones en que, en algunas ocasiones, realizaban las visitas, testimonios y registros Shore recuerda: "Estábamos muertos de miedo. Era un lugar de terror. Fuimos literalmente acosados por una cantidad enorme de marinos a los que no les hacía ninguna gracia dejar entrar a esta 'manga de civiles'. Los marinos se nos vinieron encima. Al lado mío tenía tres marinos que tomaban nota y fotografiaban cada cosa que yo había fotografiado. También pasó eso en La Perla, pero en ESMA fue tremendo ¿Y dónde está ese material? Porque no tiraban nada ¿eh? Me parecería muy interesante contar con el testimonio de aquellos que estaban ahí y que tal vez no fueron torturadores; pero ninguno de ellos habló, salvo (Adolfo) Scilingo y algún otro".

Enrique apreció el trabajo de rescate preservación que hace el ANM y en particular el que hizo Julio Menajovsky. "Cuando terminó la CONADEP una de las grandes incógnitas era qué ocurriría con ese material. Sobre todo, porque era un material susceptible a los vaivenes políticos. Y de hecho, durante varios años, nadie supo donde estaba. Una parte la recuperó Memoria Abierta. Pero fue Menajovsky uno de los que se hizo cargo de la primera catalogación sistemática de este material, en el ANM”.

Julio Menajovski enfatizó la circulación que tuvo este trabajo de Shore tanto en los organismos de DDHH como en los sitios de memoria, ámbitos universitarios y trabajos académicos. Y recordó que, desde 1983 hasta que se derogaron las leyes de impunidad, "el Estado fue zigzagueante respecto del cuidado de este tipo de material". Contó cómo fue el trabajo a partir del encuentro con la caja que resguardaba los más de 2000 negativos de 35mm separados en tiras de a 4, producidos por Shore y que hoy forma parte del acervo documental del ANM.

El ANM trabaja en la búsqueda, preservación, custodia y difusión de archivos referidos a los Derechos Humanos; tanto de aquellos que remiten a hechos en los que fueron o son violados como los que dan cuenta de las luchas políticas y sociales por la creación de nuevos derechos y/o restitución de aquellos arrebatados por el Estado. La Presidenta del ANM, Mariana Tello Weiss, centró su aporte sobre la vida social que tuvieron esas fotos y recordó: "Tenemos que tener en cuenta que la represión ilegal fue clandestina; y en ese sentido, el valor que tiene la aparición de esas fotos es muy potente. El reconocimiento ocular es un procedimiento de rutina en los procesos judiciales, pero en estos casos tomaba otra dimensión. Esas situaciones inimaginables se volvían imaginables con estos documentos". Tello Weiss consideró el trabajo comprometido, sensible de Shore en la tarea de registro y acompañamiento a los testigos que testimoniaban allí “Porque lo que se nota en esas fotos es un cuidado por el detalle. Está el ojo puesto en lo que señala el ojo de los testigos".

Con más de 460 inscriptos a este primer encuentro, durante la transmisión el público fue acercando preguntas desde todo el país, así como valorando la participación de Shore y su compromiso. Tello Weiss reflexionó, entonces, sobre la pluralidad de voces, de miradas y de sensaciones que hay en torno a estas imágenes; destacando el trabajo de Menajovsky de rescate, orden, cuidado y catalogación. "Ese cuidado tampoco es ajeno a los procesos de Memoria", enfatizó Tello Weiss. Y adelantó que lanzaron desde el Archivo una iniciativa de restitución de documentación: "Si alguno de los que nos está viendo es un testigo, queremos que sepa que las fotos están disponibles para entregárselas y que sería un honor para nosotros que pudieran tener también acceso a esa documentación porque son documentos que pertenecen a toda la sociedad".

Vides agradeció a las y los participantes y en particular el testimonio de Shore "quien nos ayuda a repensar y revalorar el trabajo diario y la dimensión que puede tomar lo cotidiano, aunque no lo registremos". Agradeció el lugar que el ANM-SDH está dando a ARGra y puso también en contexto que ese libro se hizo en un momento del país donde se cuestionaba el número de los 30mil desparecidos, donde había posibilidades de una conmutación de pena 2x1 para los genocidas.

Esta serie de encuentros se suma a las propuestas desarrolladas por el área audiovisual del ANM, coordinada por Natalia Magrin, que busca tender un puente entre su acervo y la sociedad a través del ciclo de Cine Virtual y la constelación de imágenes y sonoridades llamadas: Fragmentos. El próximo encuentro del Ciclo sobre fotografía será el 13 de agosto a las 18 horas.