El tren Sarmiento: los pasajeros se ahorran casi una hora de tiempo de viaje a la semana por mejoras


Tras mejoras en el sistema eléctrico y obras para repotenciarlo, el tiempo de viaje entre las cabeceras de Once y Moreno se redujo 5 minutos, por lo que los 330.000 pasajeros diarios de la línea se ahorran casi una hora de viaje a la semana; las obras permitieron aumentar la cantidad de servicios diarios, renovando instalaciones de hasta 90 años de antigüedad y nuevas subestaciones eléctricas; en mayo creció un 10% la cantidad de pasajeros

Los 330.000 pasajeros diarios del tren Sarmiento ya se ahorran casi una hora a la semana en tiempo de viaje tras las mejoras puestas en marcha en el servicio, que permitieron bajar el tiempo de viaje entre cabeceras de 70 a 65 minutos.

"Con estas obras estamos saldando una deuda histórica, sumando tecnología que no se renovaba desde hace más de 90 años. Hacen a un transporte público de calidad e impactan en la calidad de vida de las personas"-Guillermo Dietrich, Ministro de Transporte de la Nación.

Las obras incluyeron la renovación integral del sistema eléctrico, que no se modernizaba desde 1925, año en que fue instalado por los ingleses (el antiguo "Ferrocarril del Oeste"). Se recambiaron 170 kilómetros de cables principales subterráneos que tenían hasta 90 años de antigüedad, la puesta en marcha de un nuevo centro de control energía en Castelar, una nueva cámara de media tensión en Ramos Mejía, 3 nuevas subestaciones en Liniers, Ituzaingó y San Antonio de Padua y la modernización de 11 tableros de media tensión.

El Ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, junto con el intendente de Morón, Ramiro Tagliaferro, el Presidente de Trenes Argentinos Infraestructura, Guillermo Fiad; Marcelo Orfila, presidente de Trenes Argentinos Operaciones, y familiares de víctimas de la tragedia de Once, recorrieron hoy el centro de control eléctrico de Castelar.

“Hemos encarando las obras que había que hacer para mejorar el servicio en esta línea. Si bien son trabajos subterráneos y el pasajero no los ve, son las que verdaderamente permiten transformar el servicio y que cada día más pasajeros elijan al tren para moverse, porque es un medio de transporte seguro, rápido y confiable” señaló Guillermo Fiad, Presidente de Trenes Argentinos Infraestructura.

Con una inversión de 2500 millones de pesos, Trenes Argentinos Infraestructura, organismo dependiente del Ministerio de Transporte de la Nación, finalizó obras de repotenciación eléctrica por $ 2.500 millones de pesos en la Línea Sarmiento.

A ello se suman servicios diarios y trenes rápidos, que tardan 12 minutos menos en realizar el tramo completo. Se sumaron 24 servicios más en días hábiles.

Hasta diciembre de 2017, el tren Sarmiento contaba con 251 servicios por día hábil y el servicio eléctrico entre Once y Moreno tardaba 70 minutos en unir ambas cabeceras. Hoy, el Sarmiento realiza 275 servicios por día hábil y une ambas cabeceras en 65 minutos, con frecuencias de 8 minutos en hora pico, que redunda en una mejor experiencia de viaje para los pasajeros.

“Es una alegría estar inaugurando con el Ministro y María Luján Rey este nuevo Centro de Control de Energía Eléctrica que moderniza después de décadas el sistema del Sarmiento. Estamos orgullosos de la gestión del Ministro y este equipo. Esta inversión en tecnología e infraestructura permite un monitoreo más eficaz, ahorrar tiempos de viaje y seguridad; el tren Sarmiento de hoy es muy distinto al que yo me tomaba cuando era pibe, cuando viajábamos colgados, esa es la Argentina que dejamos atrás; esto es posible por estas obras que no se ven pero son fundamentales porque las disfrutan miles de vecinos”.-Ramiro Tagliaferro, Intendente de Morón.

10% más de pasajeros
Las mejoras en el tiempo de viaje y la frecuencia, producto de la finalización de las obras de repotenciación, se tradujeron en un incremento en la cantidad de pasajeros. La línea Sarmiento transportó 8.348.596 pasajeros durante el mes de mayo, un 10% más que en el mismo periodo del año anterior y un 11% más respecto al mes de abril.

Las obras, en detalle
Las obras incluyeron el recambio de 170 kilómetros de cables principales que tenían hasta 90 años de antigüedad y dificultaban de manera severa una correcta transmisión eléctrica para poner los trenes en movimiento. Los viejos cables embebidos en aceite y recubiertos en tela generaban cortes de tensión y fallas diarias que provocaban suspensiones o demoras en los servicios programados.

También finalizó la construcción y puesta en servicio de una nueva cámara de media tensión en Ramos Mejía que, conectada con la empresa de distribución eléctrica, hoy alimenta de energía a toda la línea, con tecnología de última generación. Desde allí, distribuye energía a las distintas subestaciones ubicadas a lo largo de la traza. Es la subestación distribuidora de energía de toda la línea Sarmiento, a la cual llega la energía desde Edenor, para luego ser distribuida a las diferentes subestaciones rectificadoras.

Se construyeron 3 nuevas subestaciones rectificadoras en Liniers, Ituzaingó y San Antonio de Padua. Las subestaciones permiten distribuir de manera uniforme la energía en el sistema dándole más potencia. Por lo tanto, mientras mayor cantidad de subestaciones contenga la línea, mayor será la potencia y consecuentemente, se pueden sumar trenes corriendo de manera simultánea, mejorar las frecuencias y la velocidad de circulación.

Asimismo, se puso en funcionamiento un nuevo sistema de telesupervisión del sistema eléctrico de toda la línea que funciona en Castelar. Es un sistema de comunicaciones que sirve para comandar y controlar el funcionamiento de las subestaciones eléctricas y sus equipamientos internos. La nueva tecnología permite hoy detectar fallas y solucionarlas de manera más rápida y segura.

Por último, ya finalizó la modernización de 11 tableros de tableros de media tensión y este año finalizará la renovación de 6 bancos de tracción en subestaciones existentes en toda la línea. Se trata de dispositivos esenciales que se encuentran dentro de las subestaciones para que la transmisión de energía sea continua, uniforme y confiable, hacia el tercer riel, desde donde los trenes toman la tensión.

Estas obras forman parte del plan integral de obras ferroviarias que puso en marcha el Ministerio de Transporte de la Nación para transformar la manera de viajar en tren en toda la zona Metropolitana, que incluye la construcción de nuevos viaductos, frenado automático en todas las líneas, electrificación de ramales diesel, vías y sistemas de señalamiento renovados y pasos bajo nivel, entre otras mejoras.