El sector textil, indumentaria y calzado anunció inversiones por U$S 350 MM

El ministro Kulfas se reunió, en el marco del Acuerdo Económico y Social, con representantes de los trabajadores y de empresarios de esta cadena de valor. Se acordó un nuevo encuentro para la semana próxima en el que se discutirán los ejes de la agenda de desarrollo.


El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, se reunió, en el marco del Acuerdo Económico y Social, con representantes de los trabajadores y de empresarios de la cadena de valor textil, indumentaria y calzado, quienes ratificaron proyectos de inversión por U$S 350 millones. Se acordó un nuevo encuentro para la semana próxima en el que se discutirán los ejes de la agenda de desarrollo.

“Es el momento para empezar a trabajar con propuestas de largo plazo para pensar el desarrollo de esta década. Este Acuerdo Económico y Social nos debe permitir construir, a partir del diálogo, los consensos necesarios, con el eje en la producción y el trabajo”, resaltó Kulfas y respecto del sector textil en particular aseguró: "Estoy convencido que esta cadena tiene la capacidad de demostrar cuál es el objetivo: más producción y más trabajo".

El ministro convocó también a otros sectores a sumarse al acuerdo: “Generemos un acuerdo amplio, ambicioso, que nos permita proyectar más inversiones, más puestos de trabajo, más producción, el camino es este”.

Kulfas estuvo acompañado por los secretarios de Industria, Economía del Conocimiento y Gestión Comercial Externa, Ariel Schale; de Trabajo, Marcelo Bellotti; y de Política Económica, Haroldo Montagu.

Durante el encuentro, los empresarios ratificaron las inversiones previstas para el período 2020-2021 por un total de 350 millones de dólares (U$S 100 millones en 2020 y 250 millones para el 2021). Esta inversión supera ampliamente las realizadas en los últimos años – 64 millones en 2019, 130 millones en 2018, 150 millones en 2017 – incluso la realizada en 2011 de 200 millones, lo que representa la más alta para el sector en los últimos 10 años.

Durante el encuentro se trabajó en la importancia de acceder a financiamiento para generar un mayor estímulo de la demanda y la generación de alternativas virtuales para la comercialización de los productos finales de la cadena de valor.

“Estas cadenas tienen instrumentos para exportar más e insertarnos en el mundo, y también para generar dólares de manera genuina, necesarios a la hora de pensar en estimular las exportaciones”, analizó el secretario de Industria, Ariel Schale y destacó: “No hay en la industria nacional actividad que tenga la capacidad de multiplicación del valor productivo como es esta cadena textil, indumentaria y calzado”.

En este sentido, el secretario Bellotti sostuvo: “Existe una riqueza de iniciativa que tienen nuestros trabajadores y empresarios para generar desarrollo y estamos seguros de poder transitar este momento y ver en el corto tiempo una recuperación sostenida de la economía con empleo formal registrado. La cadena textil, indumentaria y calzado genera mucho empleo y consumo, y nuestra preocupación desde el Ministerio de Trabajo es generar no solo empleo sino ingresos de calidad”.

Dentro de la agenda de la reunión también se analizó cómo potenciar el papel del Estado como demandante de los bienes producidos por la cadena, y se conversó sobre la inserción internacional del sector en un entorno mundial caracterizado por la creciente certificación de calidad de los productos.

A su turno, el secretario Montague expresó: “Desde el Ministerio de Economía planteamos 5 ejes centrales: estabilidad, soberanía, inclusión, dinamismo y federalismo. Este sector aporta muchísimo a estos ejes que planteamos, y en el marco de este diálogo que tenemos entre gobierno y sectores, lo considera fundamental. Creemos en el diálogo sincero entre todos los sectores, y estas reuniones son una muestra de esta tarea colectiva”.

Al encuentro concurrieron José Minaberrigaray, del Sindicato de Empleados Textiles de la Industria y Afines (SETIA); Luis Bellido, del Sindicato Obrero de la Industria del Vestido y Afines (SOIVA); Hugo Benítez, de la Asociación Obrera Textil (AOT); Walter Albornoz, de Sindicato del Calzado; y Patricio Lewich, del Sindicato de Cortadores; Javier Chornik, de FITA; Luciano Galfione de la Fundación Protejer; Claudio Drescher de la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (CIAI)y Fernando De Vito de la Cámara del Calzado.

Estas mesas de trabajo están orientadas a brindar soluciones en el corto plazo, y generar políticas de mediano y largo plazo para el desarrollo sostenido de estos sectores de alto componente de valor agregado local en su cadena de valor y se desarrollen plataformas de exportación hacia el mundo.

Claudio Drescher, de CIAI, consideró “muy interesante” la reunión ya que “la industria nacional debe estar unida sabiendo los objetivos que tenemos adelante. Este sector tiene un potencial enorme, debemos tomar las riendas y ponerlo en marcha”.

A su turno, Hugo Benítez, de la AOT, destacó: “Estamos agradecidos por la invitación, trabajamos defendiendo el sector y la industria nacional. El capital y el trabajo van de la mano para sostener la industria y el empleo. Los últimos 4 años no fueron una hecatombe gracias a que esta industria estaba tecnificada y pudo soportar los embates y mantenerse. Hoy lo indispensable es sostener la fuente de trabajo para salir adelante”.

También De Vito agradeció la iniciativa y apuntó que “estamos acá para buscar nuevas herramientas para poder salir de la crisis. Somos un sector de mano de obra intensiva y necesitamos competitividad para poder exportar, hay mucha oferta de calzado en todo el mundo y tenemos que pelear contra eso para exportar y tener un mercado interno fuerte”.

Desde FITA, Chornik celebró el encuentro: “El sector fue muy golpeado y en los últimos 4 años perdimos muchos colegas con empresas de renombre. Necesitamos más producción nacional, y apuntar a aumentar la capacidad instalada, con más inversión”.

Las mesas sectoriales continuarán el mañana con la industria alimenticia, y durante todo el mes de noviembre con 12 mesas, entre las que estarán las de metalmecánica, industria naval y equipamiento médico.