El Renatep ya agrupa a más de 460 mil trabajadoras y trabajadores de la economía popular

Desde julio, el ministerio puso en marcha estre registro para conocer de manera detallada la situación laboral de ese sector y promover el acceso a instrumentos que les permitan potenciar su trabajo y garantizar sus derechos.


Más de 460 mil personas se inscribieron en el Registro Nacional de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular (ReNaTEP), que el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación puso en marcha en julio para conocer de manera detallada la situación laboral de ese sector, promover el acceso a instrumentos que les permitan potenciar su trabajo y garantizar sus derechos.

Según se precisó en un informe de la Secretaría de Economía Social, hasta el 19 de agosto hubo 461.810 preinscripciones. De ese total, el 42% por ciento fueron mujeres, el 53% manifestó una forma asociativa en la organización del trabajo y los servicios personales predominan en las ramas de actividad registradas.

“Para nosotros, el camino de salida es el trabajo y el desarrollo local. Y eso se construye con dispositivos como este, que no sólo sirven para reconocer a los trabajadores y trabajadoras de la economía popular, sino para acercarles herramientas crediticias e inclusión financiera y para que puedan participar de redes de comercialización y acceder a capacitación”, detalló el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo.

El ReNaTEP está destinado a personas mayores de 18 años que realicen actividades en el marco de la economía popular como vendedores ambulantes, feriantes o artesanas; cartoneras y recicladores; pequeñas agricultoras y agricultores; trabajadoras sociocomunitarias y de la construcción; quienes trabajen en infraestructura social y mejoramiento ambiental y pequeños productores y productoras manufactureras, entre otros rubros.

Para el director nacional de Economía Social y Desarrollo Local, Pablo Chena, las casi 500 mil personas preinscriptas muestran “la potencialidad productiva del sector y el deseo de quienes lo integran de comenzar a regularizar y formalizar su situación laboral. Si bien los números son preliminares se puede advertir una mayoría del 53% que realizan su actividad en unidades productivas asociativas, y en ese sentido se destacan el trabajo en comedores y merenderos, las ferias, la agricultura familiar, la producción de alimentos, el sector textil y los servicios de reciclado y mantenimiento ambiental”.