El reactor escuela que forma profesionales desde hace 35 años

Emplazado en el Centro Atómico Bariloche, el RA-6 se utiliza fundamentalmente con fines académicos y sirve de apoyo a la capacitación de estudiantes latinoamericanos que no cuentan con instalaciones de este tipo en sus países.


Como parte de su amplia experiencia en el desarrollo de reactores de investigación, en 1982 la Comisión Nacional de Energía Atómica inauguró el reactor RA-6 en el Centro Atómico Bariloche (CAB), que fue íntegramente diseñado y construido en Argentina.

Originalmente fue pensado como una herramienta de enseñanza y entrenamiento para apoyar la capacitación de los estudiantes de la carrera de Ingeniería Nuclear del Instituto Balseiro, pero con el paso de los años se fueron sumando nuevas carreras, además de otros usos científicos, facilidades y aplicaciones. También se abrió la posibilidad de su uso para investigadores y estudiantes de otros países.

En la actualidad el RA-6 es utilizado principalmente para investigación y desarrollo en física de reactores e ingeniería nuclear. Asimismo, se usa para realizar análisis por activación neutrónica, radiografía de neutrones, ensayos de instrumentación y control e irradiación de materiales, entre otros usos. También se estudia la Terapia por Captura Neutrónica en Boro (BNCT), una terapia en fase experimental contra el cáncer que podría ser efectiva para tratar agresivos tumores de cabeza y cuello y melanoma metastásico.

Los estudiantes que realizan sus prácticas en el RA-6 adquieren conocimiento sobre las características del diseño y operación de los reactores de investigación, así como de los diversos usos científicos y aplicaciones que en estas instalaciones pueden llevarse a cabo, como las técnicas neutrónicas.

Sin bien hasta hace algunos años las capacitaciones eran presenciales, en 2016 el RA-6 se sumó a una iniciativa del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) denominada Internet Reactor Laboratory. Consiste en un sistema y una plataforma web de enseñanza y entrenamiento para la adquisición de datos, que permite a los estudiantes de países en cuyas universidades no cuentan con reactores de este tipo, tener acceso remoto al conjunto de parámetros operacionales digitalizados de esta instalación de la CNEA.

De esa forma, los estudiantes de universidades de América Latina pueden asistir a clases de física de reactores y participar en experiencias y experimentos virtuales. Actualmente, el RA-6 es el único reactor experimental que ofrece esta herramienta on line en la región.

Trabajo en equipo

Operar un reactor de investigación significa poder llevarlo a todos sus estados operacionales en forma segura, siempre atendiendo las solicitudes de la comunidad de usuarios que, en el caso del RA-6, está compuesta por investigadores de la CNEA, expertos de universidades de todo el país y empresas tecnológicas. Para ello, es fundamental la coordinación de tres grupos de trabajo:

Operaciones: Se encarga de conducir al reactor a los distintos estados de potencia en forma segura, monitoreando el funcionamiento de todos los sistemas.

Radioprotección: Su tarea es custodiar las dosis de radiación que puede haber en una instalación.

Mantenimiento: Hace un soporte permanente para que los sistemas del reactor se mantengan en perfecto estado.

Más Información: https://youtu.be/gTjubeaTci4