El RA-3 asegura la provisión de radioisótopos médicos

El reactor funciona desde hace cinco décadas en el Centro Atómico Ezeiza y es el principal productor de estos elementos químicos que se utilizan en el 80% de los estudios de medicina nuclear.


La Comisión Nacional de Energía Atómica tiene operativos cinco reactores de investigación distribuidos en distintos puntos del país. El principal es el RA-3, que funciona desde hace 50 años en el Centro Atómico Ezeiza, en la provincia de Buenos Aires. No solo es el más importante por su potencia -10MW- sino también porque es el mayor productor de radioisótopos de Latinoamérica.

Para cubrir la demanda de estos elementos, el reactor funciona en forma continua cuatro días a la semana. El Molibdeno 99 es el radioisótopo que se produce en mayor proporción dentro del RA-3. Este elemento decae en Tecnecio 99m, que se utiliza en el 80% de los estudios de medicina nuclear en todo el mundo. Sirve para la formación de imágenes de diversos órganos que se requiera estudiar, como corazón, cerebro, pulmones, hígado, bazo, riñón, vesícula biliar y médula ósea.

Con la producción actual de Molibdeno 99 se logran cubrir las necesidades locales y el resto se exporta a otros países, como Brasil. Asimismo, dentro del RA-3 se producen otros radioisótopos que pueden usarse en aplicaciones médicas, industriales y agrícolas.

Otros usos

Si bien la producción de radioisótopos es la principal actividad de esta instalación, poseer un reactor tan versátil como el RA-3 ha permitido realizar diversos desarrollos y contribuir con el avance de la ciencia.

A lo largo de estos 50 años de operación, en el RA-3 se han realizado actividades como la calificación de combustibles nucleares, el estudio de materiales, la irradiación de muestras para análisis por activación neutrónica y ensayos de la técnica de BNCT. Además, recientemente se han incorporado irradiadores para estudios de termocronología de rocas usados en la industria petrolera.

Por otro lado, en este reactor se lleva adelante el entrenamiento de personal calificado para operar otras instalaciones nucleares, así como la capacitación de alumnos que estudian en los institutos de la CNEA.

Potencia en aumento

El 20 de diciembre de 1967 fue formalmente inaugurado el RA-3 dentro del Centro Atómico Ezeiza. Con la puesta en marcha de este reactor de tanque abierto –que fue íntegramente diseñado y construido por la CNEA con una fuerte participación de la industria nacional– proliferaron un puñado de grupos de investigación dedicados a la biología, medicina nuclear, investigaciones radiobiológicas, radioisótopos, bioterio, laboratorios de genética y rayos X.

En sus inicios poseía un núcleo de uranio altamente enriquecido, refrigerado y moderado por agua liviana. El reactor fue sometido a modificaciones en diversas oportunidades, pero la más importante se realizó en 1989, cuando se realizó la reconversión de su núcleo a uranio de bajo enriquecimiento.

Asimismo, se le fueron incorporando innovaciones tecnológicas y se lo repotenció, pasando de una potencia inicial de 0,5MW a 5 MW. En 2003 se duplicó la potencia (10 MW), lo cual permitió aumentar al doble la producción de radioisótopos, hasta cubrir toda la demanda nacional de Molibdeno-99 y también exportarlo.

Más información: https://youtu.be/_sKU1tLXT7Y