El presidente del INV brindó una charla junto al IES Valle de Uco

Durante el encuentro, Martín Hinojosa, dio un panorama sobre la industria del vino argentino, la situación de la comercialización y producción, y destacó los objetivos de su gestión.


En el marco del 35 ANIVERSARIO DEL IES VALLE DE UCO, el Presidente del INV, CPN Martín Hinojosa participó de la primera de las disertaciones online del ente educativo. En este caso es que expuso sobre las "Perspectivas de la vitivinicultura argentina".
Durante la exposición, brindó un panorama de la industria del vino de argentina y destacó los objetivos de su gestión, los cuales se instauraron junto al equipo del INV y el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación –de la mano de Luis Basterra-.

En este sentido, es que primero contó como está la industria del vino, indicando que hoy Argentina cuenta con 1.000 bodegas, 17.000 productores y se elaboran 10 millones de hl de vino. De todas las botellas que se elaboran, 4 de cada 3 botellas se venden en el mercado interno, lo que indica lo importante y fuerte que es nuestro consumo en el país, algo que no sucede a nivel mundial.
Sin embargo, “tenemos que tener en cuenta, que durante el último tiempo hemos perdido momentos de consumo, y las exportaciones también han caído. Por lo tanto, es que nos impusimos diversos objetivos desde el INV desde que comencé para ayudar y revertir esta tendencia”.

Así fue que en un comienzo definimos cuatro objetivos. Por un lado, “el rol protagónico del INV en las decisiones vitivinícolas de argentina, necesitábamos estar de nuevo en el centro de las discusiones nacionales e internacionales, para trabajar en los planes estratégicos del sector., el INV no podía estar ajeno”.

Por ello, explicó el presidente que durante estos años de gestión el objetivo es posicionar al INV en un rol protagónico dentro de la vitivinicultura, siendo un jugador importante a la hora de la toma de decisiones, a la hora de fijar las políticas vitivinícolas. En este contexto, “es que hemos desarrollado la apertura del Laboratorio Estadístico del INV, el cual brindará información relevante para que toda la industria pueda nutrirse de datos para la toma consciente de decisiones y que acompañe con nuevas herramientas a las bodegas de Argentina”.
El INV conforma la COVIAR -de acuerdo con la ley de creación-. Sin embargo, “desde el año 2020, no nos limitamos únicamente a trabajar en el seno de la Corporación, sino que trabajamos en distintas mesas académicas y con entidades públicas y privadas, como es el caso de enólogos jóvenes –las nuevas caras de la vitivinicultura-, con comercializadores que necesitan del estado para incursionar en nuevos mercados, con el INTI por el vino patrón y con SENASA para fijar las exigencias del transporte de uva interprovincial”.

Asismismo, “volvimos a ocupar una silla en la OIV y WWTG. Estas entidades técnicas/científicas/estadísticas son las que definen barreras para-arancelarias, impositivas y todo lo referente a los distintos aspectos del mercado vitivinícola mundial. Por lo tanto, estar presentes y formar parte activa nos garantiza aportar conocimientos y representar a la industria argentina y sus necesidades para potenciar el crecimiento y posicionamiento del sector en el mercado internacional”.

Otro de los objetivos es la comercialización, es central e importante para mi. En este nuevo rol que pretendemos imprimirle al INV es que queremos cambiar varias cosas. Una de ellas es reformular la vitivinicultura, competir en todos los momentos donde se consumen bebidas. Pretendo que el INV contribuya a comercializar cada vez más vino.

En los últimos 20 años perdimos 10 litros, pero 5 litros en los últimos 6 años. ¿Los motivos? En el primer caso para mi es como se complejizó el estatus del vino. No hay que ser experto para tomar vino, debemos seguir simplificando el mundo del vino. Por otro lado, perdimos momentos de consumo por sobre otras bebidas. Después, perdimos en innovación, en canales de ventas, envases, y carácterísticas.

Tenemos que tomar medidas para el fomento de la comercialización. Una de ellas fue algunas resoluciones que hemos implementado en el INV como es el caso de la resolución N 10 del 2020 sobre vinos genéricos 85/15.
Asimismo, para fomentar la comercialización y el consumo lanzamos “Vino de cercanía”. El proyecto tiene tres etapas, la primera de ellas es la prueba piloto en Río Negro con 29 bodegas. La segunda es la implementación oficial del sistema a nivel país y la tercera que tiene que ver con la venta de vino suelto en patios de vinos.

Otro de los objetivos es avanzar en la práctica del vino desalcoholizado. En Argentina cada año se consumen más de 33.000 millones de litros de bebidas con o sin alcohol, desde infusiones, aguas, cervezas, vinos e incluso espirituosas. El vino sólo representa el 2,7% de ese volumen.

En la industria vitivinícola nos llegó la hora de pensar seriamente en qué negocio estamos y recuperar momentos de consumo perdidos, litros que durante años nos han quitado otras bebidas, nuestro mercado objetivo es más grande de lo que creemos y deberíamos pensar que debemos saciar “la sed”.

Hoy por todo el mundo vemos cervezas 0 % y la marca líder en Argentina ha relanzado este año su cerveza 0% y ya se las puede ver en todos los puntos de ventas, compitiendo con aguas y otros productos “naturales” pudiendo venderse incluso en estaciones de servicio donde está prohibido vender alcohol.
En las bebidas sin alcohol, hay más posibilidades de producción, elaboración y consumo. Este tipo de bebidas son una tendencia en aumento para consumir una bebida sana, noble y con beneficios cardiovasculares y antioxidantes.

Por otro lado, y teniendo en cuenta los objetivos planteados, es el de escuchar a todos los sectores, turismo, productores, entes educativos, etc. Queremos escuchar, facilitar el diálogo y trabajar en conjunto, el sector privado con el púbico. Por ello, es lo que hoy estoy haciendo en esta charla, o los diversos encuentros que he ido generando en distintos ámbitos.

De hecho, de esos encuentros han salido diversos temas y pedidos concretos del sector, como fue el caso de bajar las retenciones al sector exportador y lo pudimos hacer. Esto nos permite ser más competitivo y seguir trabajando justamente para aumentar la comercialización vitivinícola.
Finalizó su charla remarcando: ¡Tenemos que festejar grandes cosechas!