El Personal de la Fuerza Aérea Argentina desplegado por el mundo: Testimonio en primera persona

En este artículo presentamos la historia del mayor Juan Gómez, miembro del Grupo de Operaciones Especiales de la Fuerza Aérea Argentina, quien hace un repaso por su carrera y nos cuenta su experiencia en Misiones de Paz bajo el mandato de Naciones Unidas


El mayor Juan Gómez es un líder nato con una peculiar trayectoria dentro de la Fuerza Aérea Argentina. El carácter afable y positivo de su personalidad, su actitud humilde y emprendedora ante la vida y el trabajo, sus conocimientos, amplia experiencia y pericia profesional le han ganado la estimación y respeto en igual medida por parte de sus superiores y subalternos.

Los primeros porque confían plenamente en su capacidad al momento de asesorarlos y suficiencia para cumplir con las tareas que le son encomendadas, los segundos porque confían plenamente en su capacidad para conducirlos y seguridad al momento de guiarlos en el cumplimiento del deber cuando están bajo sus órdenes.

Inició su carrera en la Fuerza Aérea Argentina en el año 1994, como aspirante a la Escuela de Suboficiales de la Fuerza Aérea (ESFA), lugar de donde egresó en el año 1996 con la jerarquía de cabo en la especialidad Seguridad y Defensa. En el año 1997 realizó el Curso de Operaciones Especiales, y en el año 1998 se le presentó la oportunidad de incorporarse a la Escuela de Aviación Militar (EAM), de donde egresó en el año 2001 con la jerarquía de alférez.

En sus primeros años como oficial de la Fuerza Aérea se desempeñó como Instructor Militar y luego Jefe de Compañía de la ESFA, para luego pasar a integrar el Grupo de Operaciones Especiales de la VII Brigada Aérea de Moreno, y de Jefe de División en el Cuartel General de la Fuerza Aérea, funciones y responsabilidades que fue alternando con comisiones del servicio, principalmente Misiones de Paz bajo el mandato de Naciones Unidas.

Entre el 26 de abril y 17 de mayo de 2009 participó junto al primer teniente Juan Duartez en el operativo de búsqueda Esperanza III, actividad que consistió en una búsqueda por tierra, en la selva de Talamanca, al sur de Costa Rica. Esta iniciativa forma parte de las tareas de búsqueda por mar y por tierra, realizadas anualmente por la Fuerza Aérea Argentina con el objetivo de hallar el TC48, avión de la Institución que el 3 de noviembre de 1965 se perdió en la zona con 68 militares argentinos.


Operativo Esperanza III, selva de Talamanca – Costa Rica

Durante el proceso de búsqueda la expedición liderada por el entonces primer teniente Gómez detectó los restos de una civilización precolombina hasta el momento desconocida. Unos meses después se realizó la operación Esperanza IV, teniendo como objetivo primario seguir posibles pistas sobre la ubicación del avión y con el objetivo secundario de confirmar el hallazgo arqueológico.

En esta oportunidad participaron el entonces capitán Mariano Mohaupt y el primer teniente Gómez, junto a un arqueólogo y un antropólogo de Costa Rica, confirmando el hallazgo de un asentamiento con decenas de objetos de cerámica y piedra, de uso ceremonial y también cotidiano, que databa de alrededor de 1500 años de antigüedad.


Operativo Esperanza IV, selva de Talamanca – Costa Rica

A fines del año 2009 participó además en su primera Misión de Paz con las Naciones Unidas, la UNFICYP (United Nations Force in Cyprus), desempeñándose como Paracaidista de Rescate en la Unidad Aérea, que se encuentra integrada por helicópteros de la Fuerza Aérea Argentina, y que forma parte junto al contingente de militares argentinos del Área de Responsabilidad de Argentina en el denominado Sector 1, que cubre una distancia de aproximadamente 90 kilómetros desde la ciudad Kokkina en la costa Oeste de Chipre hasta la ciudad de Mammari, al Oeste de Nicosia.


UNFICYP (United Nations Force in Cyprus) – Chipre

El contingente argentino tiene como tarea el patrullaje a lo largo de la zona de amortiguación entre las comunidades grecochipriota y turcochipriota ante la ausencia de una solución política al problema de Chipre, proporcionar apoyo logístico para las operaciones de la UNFICYP y brindar asistencia de emergencia tales como evacuaciones médicas según sea necesario.

En el año 2011 participó también de la UNFICYP (United Nations Force in Cyprus), pero en despliegue individual y durante un año como parte de un contingente integrado por militares de distintos países, cumpliendo la función Observador Militar y Oficial de Enlace.

En el año 2015 participó de la MINURSO (Mission des Nations Unies pour l'Organisation d'un Référendum au Sahara Occidental) en el Sahara Occidental, establecida en 1991 por las Naciones Unidas con el objetivo de mantener el alto el fuego y propiciar un referéndum entre el pueblo saharaui para decidir el futuro estatus del territorio a través del derecho de autodeterminación, y se desempeñó como Oficial de Enlace en la ciudad de Tinduf (Argelia).


MINURSO (Mission des Nations Unies pour l'Organisation d'un Référendum au Sahara Occidental) – Sahara Occidental

Finalmente, en 2019 se desempeñó como Oficial de Estado Mayor con el cargo de jefe de Personal en la MINUSCA (Mission multidimensionnelle intégrée des Nations unies pour la stabilisation en Centrafrique), una misión de mantenimiento de paz de las Naciones Unidas introducida a partir del año 2014 en un contexto de crisis social en la República Centroafricana, como continuación de la tarea desarrollada por la MISCA (Mission internationale de soutien à la Centrafrique sous conduite africaine), teniendo ambas como principal objetivo la protección de civiles.

Si bien cada misión tiene sus particularidades, entre los requisitos necesarios para participar en una misión de Naciones Unidas, el mayor Gómez destaca el buen manejo del idioma inglés, debido a que es el idioma universal de las tropas que participan en las misiones de Naciones Unidas, por lo cual es una de las materias de examen; se deben superar los exámenes médicos; estar en buena condición física; y tener conocimientos generales de comunicaciones, primeros auxilios, navegación terrestre, y conducción de vehículos (específicamente los del tipo 4x4), debido a que muchas de estas misiones se desempeñan en territorios donde es imposible moverse si no es en vehículos de doble tracción.


MINUSCA (Mission multidimensionnelle intégrée des Nations unies pour la stabilisation en Centrafrique) - República Centroafricana

Con respecto a las tareas desarrolladas a lo largo de su carrera y en misiones en el exterior, el mayor Gómez explica que la función de Pararrescate es una de las tareas fundamentales que están asignadas al Grupo de Operaciones Especiales de la Fuerza Aérea, debido a que constituye el primer auxilio que tiene el piloto eyectado en situación de paz o de combate, sobre todo en el rescate de las tripulaciones eyectadas detrás de las líneas enemigas.

Por otra parte, cuando se pierde una aeronave civil, los paracaidistas de rescate que integran la tripulación de los sistemas aéreos que colaboran en la tarea de búsqueda y salvamento. La función principal que cumplen en esta instancia es la saltar en paracaídas, en caso de hallarse la aeronave extraviada y recibir la autorización correspondiente, para brindar los primeros auxilios a las posibles víctimas que hayan sobrevivido al siniestro.

En cuanto a la función de Observador Militar, el mayor manifiesta que mucha gente no sabe en qué consiste esta actividad, o no entiende porque alguien despliega en una zona de conflicto sin armamento. En tal sentido, aclara que la tarea principal es “ser los ojos y los oídos de las Naciones Unidas en el terreno”, porque a partir de las observaciones se escriben reportes que se envían al Cuartel General de Misión, en el Área de Misión, y al Cuartel General de Naciones Unidas (New York). A partir de estos reportes se organizan las diferentes a tareas que se van a desempeñar en cada misión, o se modifican los mandatos y se tiene actualizado al máximo nivel, fundamentalmente al Consejo de Seguridad y al Secretario General de Naciones Unidas sobre la situación en el terreno.

La actividad de observación tiene que ver principalmente con la supervisión y control de los tratados firmados, el mantenimiento del statu quo, verificar que no haya movimientos de tropas entre las fronteras establecidas. Luego de los genocidios cometidos en Bosnia (1992-1995) en la Península de los Balcanes (hoy Bosnia y Herzegovina), y en la República de Ruanda en África Central, dentro de los mandatos de Naciones Unidas se incluye como tarea fundamental del Observador Militar la protección de civiles, debiendo asegurarse en todo momento que no se produzcan ataques a la población civil o se cometan violaciones a los derechos humanos. En caso de constatar irregularidades o hechos de violencia hacia la población civil, el Observador Militar deberá reportarlo inmediatamente a las Naciones Unidas para que estas intervengan y pongan fin a estos actos.