El Papa Francisco recibió a Gustavo Vera en Santa Marta

El Director del Comité, que se encuentra en el Vaticano invitado por la Academia Pontificia para participar de un coloquio y en la elaboración del documento final, mantuvo un encuentro con el Santo Padre en el que dialogaron sobre las principales políticas para combatir la trata y restituir derechos a las víctimas.


Durante su estadía en el Vaticano, invitado por la Academia Pontificia de Ciencias para disertar en el coloquio sobre “Caritas, amistad social y fin de la pobreza”, el Director del Comité Ejecutivo de Lucha contra la Trata y Explotación de Personas y para la Protección y Asistencia a las Victimas, Gustavo Vera, mantuvo un encuentro con el Papa Francisco en su residencia de Santa Marta en la que conversaron sobre trata y tráfico de personas y la necesidad de seguir luchando contra esta grave violación contra la dignidad humana y a hacer todos los esfuerzos por la restitución de derechos a las víctimas.

El Papa Francisco y Gustavo Vera forjaron una amistad en la lucha por una causa común contra la esclavitud que comenzó en Buenos Aires. Se conocen hace más de 13 años, cuando el entonces Arzobispo Jorge Bergoglio y el titular de la Alameda articulaban acciones contra la trata, entre las que se destacan las misas a favor de las víctimas de trata que todos los años y aún hasta hoy se realizan en la Plaza Constitución.

Desde el 2013 que el padre Jorge Bergoglio fue consagrado como Papa Francisco, Vera en su calidad de legislador y presidente de la comisión especial de trata de la legislatura porteña, participó activamente en numerosos coloquios en la Academia Pontificia de Ciencias Sociales en temas vinculados a la trata y el tráfico de personas junto a jueces, gobernadores, alcaldes, religiosos, académicos y especialistas de la sociedad civil, en varios de los cuales intervino directamente el Papa Francisco. En todas esas oportunidades, siempre hubo un tiempo para encontrarse y saludarse con su amigo.

En esta oportunidad, Vera le entregó al Papa Francisco una copia del Plan Bienal 2020-2022 contra la trata y explotación de personas que fue elaborado por el Comité Ejecutivo que preside, en asociación con 44 organismos de los tres poderes del Estado. Ese plan incluye 100 acciones para mejorar sustancialmente la prevención y persecución del delito y la restitución de derechos para las víctimas. Hizo particular énfasis en las acciones para generar trabajo digno para las victimas rescatas del delito de trata como el “Programa Nacional de Reparación de Derechos y Fortalecimiento de las Competencias Laborales para los afectados por los delitos de trata de personas”, los cupos de reinserción laboral que ya votaron algunos municipios o las leyes de inserción laboral que ya fueron votadas o están en tratamiento en legislaturas provinciales. También en la importancia de avanzar en el Estatuto Especial de la Vivienda, en el Fondo de reparación a las víctimas con el producto de los bienes decomisados y en el programa de acompañamiento terapéutico.

El Papa se alegró de los esfuerzos de Vera y el Comité para que el Estado adopte políticas públicas que garanticen trabajo, vivienda y reparación para las víctimas de trata y recordó que en su última encíclica “Fratelli Tutti” sostuvo que “las mayores angustias de un político no deberían ser una caída en las encuestas, sino por no resolver efectivamente el fenómeno de la exclusión social y económica con sus tristes consecuencias de trata en los seres humanos, comercio de órganos y tejidos humanos, explotación sexual de niños y niñas, trabajo esclavo, incluyendo la prostitución” y que “debemos cuidar que nuestras instituciones sean realmente efectivas en la lucha contra todos esos flagelos porque la trata de personas es una vergüenza para la humanidad que la política internacional no debería seguir tolerando, más allá de los discursos y las buenas intenciones”

Por último, Gustavo Vera le mostró al Papa Francisco los calcos que fueron pegados en puestos de peajes, camiones, establecimientos públicos y lugares de intenso tránsito en todo el país, difundiendo la línea 145, anónima y gratuita, mediante la cual los vecinos y vecinas pueden alertar sobre cualquier situación de explotación sexual o laboral y le comentó que durante la pandemia fueron rescatadas más de 1900 víctimas de trata sexual y laboral en la Argentina.