El Museo Sitio de Memoria ESMA realizó la jornada “Patrimonio Mundial y Sitios de Memoria” con la participación de Pascall Taruvinga del Robben Island Museum


En el marco de la candidatura del Museo Sitio de Memoria ESMA a la Lista de Patrimonio Mundial de UNESCO, el jueves 12 de septiembre se llevó a cabo la jornada pública Patrimonio Mundial y Sitios de Memoria, realizada con la colaboración de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM).

La actividad se desarrolló en el teatro del Centro Cultural Haroldo Conti y buscó generar un espacio de reflexión acerca de la relación entre patrimonio cultural y derechos humanos a través de la Conferencia Magistral de Pascall Taruvinga, responsable de Patrimonio de Robben Island Museum de Sudáfrica. El evento contó con la presencia de la embajadora de Sudáfrica, Phumelele Gwala, el embajador de Noruega, Lars Vaagen, representantes de organismos de Derechos Humanos, legisladores, funcionarios públicos, integrantes del cuerpo diplomático y autoridades de las instituciones participantes.

Durante la jornada se realizaron dos conversatorios: 1.Patrimonio del Nunca Más, entre Taruvinga, Claudio Ferrari, Decano de la Facultad de Arquitectura de la UNSAM; y Pedro Delheye presidente de ICOMOS Argentina, moderados por Alejandra Naftal Directora del Museo Sitio de Memoria ESMA; y 2. El compromiso del Estado. Hoy el Parlamento del que participaron Victoria Montenegro y Hernán Reyes, legisladores de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, junto a Daniel Filmus y Daniel Lipovetzky, diputados nacionales.

El evento comenzó con las palabras de la embajadora de Sudáfrica, Phumelele Gwala, quien felicitó a todos los actores encargados de que el proyecto de la candidatura del Museo Sitio de Memoria ESMA, sea posible. “Hoy Sudáfrica y Robben Island son un ejemplo del valor de la humanidad ante la tragedia y el racismo. No debemos repetir las tragedias del pasado, por eso todos debemos decir ´Nunca Más´”. Al finalizar le entregó un libro a Alejandra Naftal, como aporte al Museo: “Yo sugerí que en ambos museos haya una pequeña biblioteca con las historias de Robben Island y de la ESMA. Hay que enseñar la historia reciente, por eso yo traje este pequeño libro para hacer mi aporte y que esto se inicie”.

Luego Alejandra Naftal detalló el trabajo realizado desde el Museo Sitio de Memoria ESMA para la postulación a la candidatura de Patrimonio Mundial de UNESCO: “El éxito de esta candidatura es que es una postulación hecha por el Estado Argentino y trasciende los gobiernos”. Además habló acerca de la muestra “Sur- Sur, Memorias en Presente” organizada de manera conjunta entre Robben Island Museum y el Museo Sitio de Memoria ESMA, exhibida entre marzo y septiembre de este año en Ciudad del Cabo, y adelantó que será inaugurada en Argentina, en marzo de 2020.

El responsable de Patrimonio del Museo Robben Island de Sudáfrica, Pascall Taruvinga, inició la actividad con una exposición acerca del funcionamiento de Robben Island y la responsabilidad que implica que una institución sea reconocida como Patrimonio de UNESCO. “Convertirse en Patrimonio Mundial no es un fin en sí mismo, es sólo el comienzo, ya que implica muchas responsabilidades, entre las que se pueden mencionar el trabajar con la comunidad, la reutilización de los recursos, el control del turismo para evitar el deterioro de los espacios, la medición del impacto por el cambio climático y el autoabastecimiento. El mayor problema que tenemos es el de saber cómo medir nuestro aporte al desarrollo socio-económico de nuestros países”.

Daniel Tarnopolski, integrante del Directorio de Organismos de Derechos Humanos del Ente Público Espacio para la Memoria también dijo unas palabras en referencia a las similitudes y diferencias entre el caso argentino y el apartheid sudafricano: “A diferencia de Sudáfrica, no podemos llegar a una reconciliación fundamentalmente porque los perpetradores en Argentina siguen vanagloriándose y reivindicando sus delitos. Espero que podamos seguir trabajando con Robben Island porque hay un afecto que hemos logrado establecer, un entendimiento y es un verdadero placer poder trabajar juntos”.

En el conversatorio Patrimonio del Nunca Más el arquitecto Claudio Ferrari expuso acerca de su experiencia en el proyecto, a su cargo, del Centro Cultural Kirchner, un edificio emblemático que fue construido para el centenario de la Revolución de Mayo, y al mismo tiempo reinaugurado para el bicentenario. “No soy un teórico, pienso a partir del hacer. Es necesario observar en profundidad los hechos alrededor de las cosas. Quién los produce, quién los provoca, quién los propone, quién los lleva adelante”.

Por su parte Pedro Delheye habló acerca de las distintas formas de abordaje del patrimonio y de cómo éste se va modificando. “Hay alguien que impone el valor del patrimonio. El patrimonio no deja de ser una explicación. Es una construcción social y es un área de conflicto porque muchas veces interpela posiciones distintas”, argumentó.

Asimismo Pascall Taruvinga explicó que el patrimonio siempre tiene que ser inclusivo, y agregó: “El patrimonio en primer lugar es local, es la gente la que lo define por eso es hora de que empecemos a localizar los conceptos de patrimonio en la diversidad cultural”.

Para el cierre de esta primera parte, Vera Jarach de Madres de Plaza de Mayo línea fundadora, dijo: “Cuando nosotros queremos formar parte de algo tan maravilloso como el Patrimonio de la UNESCO, creo que tenemos todo el derecho. Tenemos que buscar las mejores estrategias de acuerdo a nuestras normas e intentarlo con justicia y con todo el derecho que tenemos. Tenemos que unir esfuerzos. Es un sueño que sería oportuno que se convierta en realidad”.

En el segundo conversatorio El compromiso del Estado. Hoy el parlamento, la legisladora de la Ciudad de Buenos Aires, Victoria Montenegro explicó que: “Fue la resistencia de los organismos de DDHH y después la decisión política de poder avanzar en los juicios por delitos de lesa humanidad lo que hoy nos puso en esta posibilidad de que el mundo sepa que en la Argentina existió el terrorismo de Estado, que existió el odio y la violencia pero que también existió el amor, la organización, la lucha de estas mujeres con pañuelos que no dejaron un solo día de luchar y que hicieron posible que muchos de nosotros, ya 130 nietos y nietas, vivamos en la verdad” y siguió: “Tenemos desde la Legislatura y desde nuestro bloque infinidad de proyectos que venimos trabajando para preservar, pensar juntos y poner en valor cada una de las actividades que se llevan adelante en este espacio. Para todos estos proyectos es necesaria la decisión política del Estado que tiene que ver con la garantía de poder asignar los recursos necesarios para que efectivamente se pueda llevar adelante esa política. Creo que en esa línea vamos a coincidir o vamos a trabajar - no siempre coincidimos porque somos diputados de diferentes espacios-, pero entendemos que hay algo que no se toca y es la memoria, la conciencia que construimos como sociedad que por supuesto nos llena de orgullo”.

Hernán Reyes, por su parte, dijo: “Junto con Victoria fuimos los impulsores del proyecto de declaración que promueve, felicita y acompaña la postulación del Museo como Patrimonio Mundial de la memoria” y agregó: “Nosotros, como sociedad, vivimos y pasamos contradicciones como las leyes del perdón, el indulto, la posibilidad de la amnistía, los juicios por la verdad, y las nulidad de las leyes. Con los problemas de financiamiento, de gestión y de tensiones políticas; poder lograrlo sería un gran activo para las generaciones futuras y también para la comunidad internacional. Aquí se cometieron delitos de lesa humanidad y cada uno de los lugares que hoy están reconocidos como Patrimonio del Nunca Más ayuda a la reflexión mundial”. Por último afirmó: “Nosotros en la ciudad tenemos que entender que la UNESCO va a valorar que la legislación local donde se emplaza la ESMA y el Museo requieren que los estados locales ratifiquen, apoyen y acompañen esta candidatura como política de Estado”.

Del mismo modo, Daniel Filmus reflexionó sobre la responsabilidad de los Estados en las políticas de memoria: “La pelea para que el Estado transmita a través de la educación y otros mecanismos como los monumentos y el patrimonio histórico aquello que de ninguna manera se quiere olvidar, es fundamental. Yo siento orgullo del caso argentino que es único en el mundo” y continuó: “Decía Habermas ‘El principal deber de un Estado es asegurar que Auschwitz no se repita’. Uno creía que después de las acciones que ocurrieron en la humanidad durante la Segunda Guerra Mundial no iban a volver a suceder. Esto implica que este trabajo de la memoria tiene que ser permanente y que no tiene otro sentido que el Estado y las instituciones educativas, culturales y patrimoniales transmitan eso de generación en generación”.

Finalmente, Daniel Lipovetzky afirmó: “Este aval desde todas las fuerzas políticas al trabajo que se hace para que el Museo Sitio de Memoria ESMA sea declarado patrimonio de la humanidad, se hace para que permanentemente reiteremos que estas cosas no tienen que volver suceder. Con Daniel (Filmus) pertenecemos a fuerzas políticas distintas pero hemos trabajado mucho juntos y es una demostración de que hay ejes transversales en nuestra sociedad que permiten, independientemente del color partidario, poder avanzar en forma conjunta. Por eso, discutiremos de qué manera el Congreso de la Nación puede demostrarle a la UNESCO que no es decisión de un gobierno de turno ni de una organización, sino que es una decisión del pueblo argentino. Ahí estaremos sus representantes para que esto sea Patrimonio Mundial y nos comprometemos a trabajar en esa dirección”.