El Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad manifiesta su preocupación por la asunción de Ruiz en Santiago del Estero

Ante la próxima asunción como diputado provincial de Héctor Eduardo Ruiz, condenado por violación, y habiendo tomado conocimiento de la denuncia pública realizada por el movimiento de mujeres de Santiago del Estero, el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación (MMGyD) presentará ante la Legislatura provincial una nota expresando su preocupación.


Para conocer en detalle la situación, ayer por la tarde funcionarias de la Secretaría de Políticas contra la Violencia por Razones de Género de este ministerio se reunieron en Santiago del Estero con las organizaciones denunciantes. Algunas de sus integrantes viajaron hoy a la ciudad de Buenos Aires, donde fueron recibidas por Elizabeth Gómez Alcorta para profundizar acerca del caso.

Héctor Eduardo “Chabay” Ruiz resultó electo por la lista Frente Patriótico Laborista en las elecciones del pasado 14 de noviembre, por lo que a partir del lunes 6 de diciembre ocupará una banca en la Honorable Cámara de Diputados de la provincia. Ruiz fue condenado por distintos delitos de abuso sexual contra mujeres cometidos mientras se desempeñaba como Intendente de La Banda y en la actualidad existe una causa judicial en curso.

En el marco de su encuentro con la ministra, las organizaciones expresaron preocupación por el hostigamiento que están atravesando desde que hicieron pública la denuncia. En ese sentido, el MMGyD manifiesta su repudio y acompañamiento.

Para el MMGyD que asuma en un cargo público una persona condenada por violación durante el ejercicio de la función en el ámbito estatal, como es el caso de Ruiz, atenta contra la calidad de la democracia y de las instituciones. Además, constituye un mensaje negativo para toda la ciudadanía en términos de qué resulta tolerable y qué no y revictimiza a las mujeres violentadas por Ruiz.

Sobre el tema, la ministra Gómez Alcorta expresó “Una democracia fuerte es aquella en la que se respetan los derechos de todas las personas. Para garantizarla, debemos tener absoluta claridad acerca de los límites que establecemos y ser inflexibles con las violaciones a los derechos de las mujeres y LGBTI+”.