El Ministerio de Economía participó del webinario “Respuestas fiscales para una crisis global”

 


La subsecretaria de Tributación Internacional del Ministerio de Economía, Mariana Rivolta, participó este miércoles del webinario “Respuestas fiscales para una crisis global”, en el que se debatieron las diversas orientaciones que deberían tomar las estructuras fiscales para asegurar los Derechos Humanos.

La reunión fue convocada desde la Iniciativa de Principios y Directrices sobre Política Fiscal y Derechos Humanos, un grupo de la región que busca fortalecer el marco de los DD.HH. como paradigma para la formulación de las políticas fiscales.

Durante el encuentro virtual, representantes de diferentes sectores de la academia, sociedad civil, organismos de Derechos Humanos y del sector público, debatieron sobre la orientación que podrían o deberían tomar las estructuras fiscales de los países de la región en el contexto actual, para asegurar los Derechos Humanos.

En su exposición, Rivolta destacó que “en el marco de los enormes efectos adversos provocados por la pandemia en las economías y su correlato en la disminución de derechos, se convoca a la política fiscal a dar respuestas”. “Desde la arista de la política tributaria se enfrenta el desafío de reducir ciertas cargas tributarias para brindar alivio a los sectores más críticamente afectados procurando cuidar los ingresos que financien las políticas públicas”.

Asimismo, afirmó que “toda reforma de corto, mediano y largo plazo debe aumentar la equidad y progresividad del esquema tributario”. En este sentido, Rivolta hizo hincapié en que “resulta importante esforzarse por mantener los niveles de presión sobre los sectores cuya actividad se vio afectada de manera menos crítica o, incluso, mejorada”.

También, mencionó que en el marco de la pandemia del COVID-19, a nivel global se generaron discusiones que hasta hace un tiempo parecían lejanas, como la vinculada a los impuestos a la riqueza o grandes fortunas.

Finalmente, se mencionaron los impactos de género de las políticas fiscales impulsadas, entre los cuales los beneficios impositivos para el sector salud y para los sectores más críticamente afectados (ente ellos, gastronomía, hotelería, comercio, servicios) tienen un impacto de género positivo explicado por la sobrerepresentación de trabajadoras en las áreas.

foto de portada
Descargar