El Ministerio de Defensa conmemoró el 49no. aniversario de la base antártica Marambio y encabezó el recambio de su dotación


El Ministerio de Defensa llevó a cabo hoy el acto de conmemoración del 49no. aniversario de la base antártica Marambio, en el marco del cual funcionarios de la cartera viajaron al continente blanco para encabezar la ceremonia y el recambio de la dotación que prestó servicios allí durante el último año de manera ininterrumpida.

La ceremonia fue presidida por la secretaria de Gestión Presupuestaria y Control del Ministerio de Defensa, Graciela Susana Villata, junto con el vicegobernador de la provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, Juan Carlos Arcando.

Durante la celebración, a la que asistieron también otras autoridades nacionales e invitados especiales, el vicecomodoro Gustavo Martín Bruschini, al mando de la saliente Dotación XLIX, entregó formalmente el cargo al vicecomodoro Lucas Carol Lugones, quien comanda la Dotación L, compuesta por 41 efectivos.

Esos hombres y mujeres serán quienes estarán a cargo de llevar adelante las tareas de apoyo a la actividad científica durante la Campaña Antártica 2018-2019.

Por su parte, los generales de división Carlos Alfredo Pérez Aquino y Justo Francisco Trevirano, junto al brigadier mayor Roberto Andreasen, el general de división Aldo Daniel Sala, el contraalmirante Marcos Henson y el general de brigada Fernando Ros, encabezaron la formación realizada en el Hangar Marambio.

La base Marambio fue fundada el 29 de octubre de 1969 y tuvo una trascendencia histórica, ya que significó el afianzamiento de la presencia de nuestro país en la meseta ubicada a 200 metros sobre el nivel del océano antártico.

Desde allí se brinda apoyo a las actividades de investigación científica que realizan instituciones nacionales y extranjeras, por
lo que se trata del principal punto de sustento, a través del transporte aéreo, capacitado para prestar los servicios de evacuación sanitaria, búsqueda y rescate, traslado de personal y la carga o el lanzamiento de ésta.

La base lleva el nombre del vicecomodoro Gustavo Argentino Marambio, quien comandó con éxito la llamada Operación Enlace, al sobrevolar y abastecer por aire la base General San Martín al mando de un Avro Lincoln B-022 Cruz del Sur, impulsando así la presencia de las alas argentinas en el denominado Sexto Continente.

En agosto de 1969, un grupo integrado por 21 hombres de la institución se instaló en la Antártida y construyó un lugar apto para aterrizajes de aviones de gran porte.

Así, el 29 de octubre de aquel año, luego de mucho esfuerzo, utilizando elementos precarios y trabajando en condiciones marginales, esos efectivos inauguraron la pista de aterrizaje que dio vida a la Base Aérea Marambio.

La base está localizada a 200 metros sobre el nivel del mar, en una meseta que contiene a la pista de aterrizaje y que permite que durante todo el año operen aviones de gran porte, como el Hércules C-130.

Desde entonces, la Fuerza Aérea Argentina, por disposición del Ministerio de Defensa, mantiene un servicio aéreo único y permanente desde el territorio continental, desde donde se realiza el traslado de personal y el apoyo logístico de la base, constituida en la puerta de entrada del continente blanco.

La Fuerza Aérea Argentina opera los medios aéreos que aseguran el enlace de las bases antárticas con el continente y brinda la capacidad de asistencia necesaria ante las situaciones de emergencia que puedan presentarse, para lo cual utiliza aeronaves Hércules C-130 y DHC-6 Twin Otter y helicópteros MI-171E y Bell 212.

El Ministerio de Defensa y el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la Nación entienden en la planificación, dirección y ejecución de las actividades que allí se desarrollan, entre ellas el relevamiento glaciológico, los estudios poblacionales de fauna y la recopilación de datos meteorológicos.