El jefe de Gabinete participó de la Fiesta de la Vendimia


Necesitamos una Argentina que se piense en grande. Ponemos todo lo que tenemos para ayudar a que las cosas estén mejor y, lo más importante, es que están mejor y van a estar mejor”, subrayó el Jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, al exponer en un desayuno que organizó en esta capital la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar).

Peña dijo que ese esfuerzo parte de “un equipo de hombres y mujeres”, de la Nación y de las provincias, “que lo vivimos día a día, trabajando juntos más allá del signo político”.

“La gran pregunta no es si le va bien a este gobierno, sino si finalmente vamos a lograr un futuro mejor para nuestros hijos y nietos; si juntos vamos a superar las dificultades, las divisiones, las cosas que nos han apartado y vamos a trabajar todos con esa mística que nos caracteriza a los argentinos”, afirmó.

“Ojalá que esta Vendimia 2018 sirva para ser un grito de esperanza y entusiasmo”, remarcó el Jefe de Gabinete, quien asistió a los actos que se están desarrollando con motivo de la tradicional fiesta del vino en Mendoza.

Destacó la labor y los desafíos que encaran los productores del sector para optimizar sus productos y, en ese sentido, afirmó que la Vendimia “inspira a los argentinos sobre el entusiasmo del esfuerzo compartido que nos permita ir adelante y salir de la pobreza, la desigualdad, las injusticias”.

Peña estuvo acompañado en el desayuno realizado en el Hotel Hyatt por los gobernadores de Mendoza, Alfredo Cornejo; de Jujuy, Gerardo Morales; de Salta, Juan Urtubey, y de San Juan, Sergio Uñac; los ministros de Agroindustria, Luis Etchevehere, y de Producción, Francisco Cabrera, y el presidente de Coviar, Ángel Leotta.

El Jefe de Gabinete ratificó el compromiso del Gobierno de “seguir trabajando y mejorar las condiciones de competitividad, infraestructura, producción, comunicación, con reglas de juego, institucionalidad y transparencia”.

Indicó que “el resultado de esta cosecha es buena y una señal de aliento que no es aislada de otras variables de una economía argentina que está creciendo a paso firme”.

“Son siete trimestres de crecimiento que ayudan a que cualquier discusión sectorial se pueda dar en un contexto, no de angustia, de preocupación y de miedo, sino de una agenda propositiva”, remarcó.

En esa línea expresó la necesidad de que la industria vitivinícola esté “junto a nosotros trabajando, para ayudar también a otros sectores a abrirse y pensar en función de lo que pueden hacer en materia de exportación, de desarrollo de nuevos productos, en la calidad, en la innovación”.

“Necesitamos que este sector también ayude en la tarea de entender que no podemos pelear en góndolas de China, Europa, Estados Unidos y otros países si no somos capaces de competir nosotros también”, añadió.

Dijo que de ese modo todos los sectores con capacidad de exportación pueden comprender la importancia de mejorar los procesos productivos para revertir las “desventajas que tenemos de ser una de las economías más cerradas del planeta”.

Señaló que desde el Estado “es una de las apuestas más estructurales que estamos haciendo” como “ordenar lo macro, ir bajando la inflación, la carga tributaria”.

Destacó “como balance del año, la muy importante reforma tributaria que hace décadas esperaba la Argentina y que gradualmente va a ir consolidando una rebaja cada vez más fuerte en materia de impuestos”.

“También necesitamos promover que haya más competencia dentro de nuestro país, más transparencia en los mercados, más posibilidades de que los consumidores sean más protagonistas a partir de que vamos bajando la inflación y que el precio no es algo imposible de definir”, dijo.

Al enfatizar que “necesitamos una argentina que se piense en grande”, señaló que alcanzar esa meta implica también “pensarnos a nosotros con esa conexión en el mundo, que se plasma en más vuelos, más turismo, más inversiones”.

“No solamente pensar cómo aumentar el consumo interno, sino también cómo hacer para aprovechar esta expansión del turismo que recién está empezando”, dijo al indicar el récord que alcanzó la actividad el año pasado y durante el reciente Carnaval.

“¿Cómo disociar el turismo de la gastronomía, del vino, como parte de nuestra identidad cultural?”, dijo.

Ratificó que “a lo largo del año, van a sumarse vuelos directos de la Argentina con el mundo, no sólo desde Ezeiza, como era antes, sino desde las provincias que van a tener conexión” con otros países sin necesidad de pasar por Buenos Aires.

Además, recordó que durante 2018 el país “lidera el G20, que es un gran logro de todos los argentinos, considerando que venimos de años de mucho aislamientos”.