El Gobierno baja impuestos para las economías regionales

Se adelantó la base imponible sobre la que se calculan las alícuotas de las contribuciones patronales para actividades de las economías regionales


El Gobierno adelantó para las economías regionales el mínimo no imponible para el pago de contribuciones patronales, previsto en la reforma tributaria integral. Las actividades alcanzadas pertenecen a los sectores de cultivos, alimentos y bebidas y muebles. Con esta medida, al sector le corresponde aplicar, a partir de marzo de 2019, un mínimo no imponible (MNI) de $17.500 en vez de $7.004 vigente para este año.

La nueva normativa tiene por objetivo bajar los costos no salariales del trabajo argentino y proteger e impulsar el empleo formal. Beneficia de forma directa a 250.000 trabajadores distribuidos en 24.000 empresas presentes en todas las provincias, con excepción de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La medida genera incentivos para la formalización de aquellos trabajadores que se encuentran en la base de la escala salarial, segmento de asalariados que tienden a ser los más afectados por la informalidad laboral. A través de la disminución del costo de contratación de trabajadores, se reduce el incentivo implícito de las cargas sociales a operar por fuera de la ley mediante el empleo no registrado.

“Esta medida es una forma más de seguir trabajando en la mejorar de la competitividad, en hacer mucho más eficientes nuestras actividades productivas y continuar potenciando una mayor inserción internacional de nuestros productos y nuestras economías regionales”, sostuvo el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica.

Además, agregó: “Es imprescindible que continuemos dialogando para impulsar las pequeñas y grandes reformas que permiten a los empresarios y trabajadores mejorar sus productos, aumentar la productividad, empezar a pensar en los cambios tecnológicos y animarse al desafío de exportar”.

La Reforma Tributaria de diciembre de 2017 estableció una detracción de $12.000 sobre la base imponible de las contribuciones patronales (actualizable por IPC a partir de 2019), aplicado de forma escalonada entre los años 2018 y 2022. El anuncio adelanta esos beneficios que los productores percibirían recién en 2022, pero en su totalidad, con aplicación directa para aquellos que estén registrados en los actividades alcanzadas.

Las economías regionales alcanzadas son, entre otros, los cultivos de vid, tabaco, manzana y pera, frutas cítricas, frutas tropicales, secas, bulbos, brotes, raíces y hortalizas de fruto, yerba mate y frutas de carozo. Además incluye cultivos como maní, sésamo y jojoba. También, las productoras de vinos, azúcar, leche bovina, pescados de mar y crustáceos, muebles, conservas de frutas, huevos, hortalizas y legumbres, arroz, yerba mate y jugos naturales, entre otras. Las empresas que llevan adelante estas actividades corresponden en gran porcentaje a PyMEs y tienen un peso fundamental en la economía de la provincia o región donde se encuentran.

Antecedentes

Mediante un decreto, en 2018 se adelantó el descuento de $12.000 de la base imponible del cálculo de las alícuotas de aportes patronales para la industria textil. Se implementó para los salarios de noviembre (devengados en ese año), hasta los salarios de diciembre de este año. Esta medida benefició de forma directa a 126 mil empleos formales distribuidos en 8 mil empresas del sector presentes en todas las provincias del país.