El Estado Nacional logra la certificación de calidad en sus procesos de firma digital

La Secretaría de Innovación Pública recibió el certificado de calidad de Norma ISO 9001 de firma digital por parte del Instituto Argentino de Normalización y Certificación (IRAM), que permitirá mejorar y transparentar los procesos administrativos dentro la Administración Pública Nacional


La secretaria de Innovación Pública de la Jefatura de Gabinete de Ministros, Micaela Sánchez Malcolm, encabezó en el Salón Sur de la Casa Rosada el acto de entrega del certificado de calidad de Norma ISO 9001 de firma digital por parte de las autoridades del Instituto Argentino de Normalización y Certificación (IRAM). Esto permitirá mejorar y transparentar los procesos administrativos dentro de la Administración Pública Nacional.

De la actividad, y en representación de la Secretaría de Innovación Pública, también participaron el subsecretario de Innovación Administrativa, Luis Papagni; el director nacional de Firma Digital e Infraestructura Tecnológica, Marcelo Hermigarate; el director de Firma Digital, Ignacio Ferreiro; y la coordinadora de Firma Digital, Iris Cidale. En tanto, por parte del IRAM estuvieron presentes el director general, Nicolás Eliçabe; y el gerente de Asuntos Corporativos y Filiales, Juan Manuel Borda.

Sánchez Malcolm manifestó: “Esta certificación le suma la cuestión de soberanía a la firma digital. Asumimos la gestión con un Estado en el que “había una proyección vinculada a la firma remota mas no a la firma con certificado, una situación compleja porque teníamos gran cantidad de usuarios y usuarias que se montaban sobre una solución de firma que estaba al borde de caer porque no había equipamiento ni infraestructura”. Luego realzó que “la Secretaría busca que la firma digital tenga mayor capilaridad a la que posee hoy y que se vincule con el universo privado y el universo ciudadano”.

En tanto, Eliçabe remarcó que “es honor cuando el Instituto entrega un certificado a la administración pública porque marca una tendencia hacia donde tiene que ir la administración pública en materia de gestión de la calidad”. Y manifestó: “Estamos convencidos y queremos que la administración de todos los niveles y todos los poderes del Estado implementen el sistema de gestión de calidad porque hace mejor a toda la política pública”.

Por último, Papagni expresó que la Norma ISO 9001 “nos da el ámbito de calidad dentro del cual nosotros nos abocamos a trabajar. Desde la Secretaría de Innovación y la Subsecretaría de Innovación Administrativa entregamos calidad a la ciudadanía, en este caso, en firma digital”. Remarcó además que este año se cumplen 20 años de la Ley de Firma digital y subrayó: “Robustecer todo el proceso de firma es la marca de nuestra gestión en materia de innovación”.

Recordó luego que cuando el actual jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, era subsecretario de Modernización de la provincia de Buenos Aires en 2015, “se trabajó con el mismo equipo para certificar el proceso de firma digital. Ahora lo estamos haciendo a nivel nacional”.

De acuerdo a lo establecido por las autoridades del IRAM se determinó otorgar la certificación del sistema de gestión de la calidad a la Dirección Nacional de Firma Digital e Infraestructura Tecnológica de la Subsecretaría de Innovación Administrativa de la Secretaría de Innovación Pública de la Jefatura de Gabinete de Ministros.

La Norma ISO 9001 ofrece herramientas de gestión que permiten la definición de las políticas y los objetivos de calidad de las organizaciones, además de supervisar y medir el desempeño de sus procesos, definir las características de sus productos y fomentar la mejora continua dentro de la organización.

La implementación y utilización de la Firma Digital es un elemento clave que permite agilizar la tramitación de cualquier petición, sin la necesidad de su impresión en soporte papel, conservando su autenticidad, carácter de original y por sobre todo garantizando la autoría e integridad de los documentos firmados digitalmente. La misma permite firmar documentos electrónicos digitalmente con la idéntica validez jurídica que una firma de puño y letra y se encuentra bajo control del firmante en todo momento.