El esgrimista argentino que inventó el “ojo de halcón” para su deporte

Diego Alegre integra el seleccionado argentino y estudia programación informática. Fue el creador del “VAR de la esgrima” en el país y de otros dispositivos para optimizar la competencia de este disciplina.


La esgrima y todo el deporte argentino pueden jactarse de tener un hombre -especializado en programación informática en la Universidad Nacional de Quilmes- que piensa y trabaja para aportar tecnología de avanzada para el desarrollo de mejores entrenamientos y competencias. Este esgrimista de 28 años, integrante de la Selección y ubicado entre los mejores del ranking nacional se llama Diego Alegre; humilde y creativo, apasionado y soñador, no sólo fue el creador de un sistema de reedición por video (videoref) que permitió colaborar con los arbitrajes de su deporte, sino que en plena pandemia no deja de entrenarse para escalar otra vez entre los cinco mejores de la Argentina y volver a representar al país en competencias internacionales.

“Yo veía en torneos internacionales que el videoref permitía bajar el nivel de las polémicas y me propuse crearlo para ayudar a la esgrima argentina. Estoy orgulloso no sólo de lograrlo sino por el valor agregado de haberlo realizado hace cinco años con menos de 2.000 pesos, contra los 40.000 que en su momento costaban sólo los materiales de un dispositivo que luego había que programar. Además en este momento sigo trabajando en un aparato funcional cableado para entrenamientos y competencias de florete y espada, que estimo que pronto podremos usarlo también manera inalámbrica”, le adelantó Alegre a la web de Deportes.

El esgrimista del seleccionado que hoy está en el puesto ocho del ranking nacional aclaró que “este aparato cumple con los criterios que impone las federación internacional y lo usamos en competencias nacionales y metropolitanas". "Al igual que el aparato que hice para contabilizar los puntos en cada combate. Por otra parte continuo tratando de perfeccionar la plataforma que ya permite transmitir por streaming y que nuestra federación ya utilizó en varias oportunidades en forma conjunta con DXTV”, detalló.

Con respecto a su entrenamiento y objetivos Alegre, quien alcanzó su pico más alto de rendimiento en 2017 cuando ganó la medalla plateada por equipo en el Sudamericano de Santiago de Chile y llegó a estar segundo en el ranking argentino, explicó: “Nunca paré de entrenarme, lamentablemente como vivo en Avellaneda y viajo en transporte público todavía se me complica ir al CENARD, pero a través del zoom desde casa y a las órdenes del entrenador Lucas Salcedo y el PF Fabián Pena no resigno un solo día de entrenamiento, al que le agrego además una rutina de bicicleta de 10 a 50 kilómetros”.

Por último avisó: “Me propongo volver a estar entre los mejores cinco del país y competir para la Argentina, algo indescriptible y que me llena de emoción. Nunca olvido las posibilidades que me brindó Lucas Saucedo que me permitió volver tras mi inactividad por un tema económico y siempre le voy a estar agradecido. Ojalá pronto se termine esta pandemia y volvamos a lo que más nos gusta a los deportistas, entrenarnos con libertad y competir”.