El Dr. Ricardo Manzi cumple hoy 100 años de vida


Su vida profesional comenzó el 2 de diciembre de 1947. De la mano del Dr. Héctor Fiol, exdirector de nuestro Hospital, el Dr. Manzi se especializó en Dermatología e ingresó a trabajar aquí en 1952, desempeñándose en el Pabellón 9 con la enfermera Sor Digna.

En 1955 asumió la dirección del Hospital junto al Dr. Angel Marzetti, que estaba a cargo de la parte clínica. Su nueva función lo llevó más adelante a diplomarse en Salud Pública, aunque por las características del Hospital él siempre señaló que se sentía como “el intendente de un pueblo chico”.

Un hombre innovador dedicado a la Salud Pública

A poco de asumir como director, el Dr. Manzi tomó una de las decisiones más trascendentales de la historia de nuestro Hospital: decidió tirar abajo el alambrado que separaba la zona A (La de los “sanos”) de la B (la de los “enfermos” de Hansen). Este hecho fue mucho antes de que apareciera la poliquimioterapia y de que disminuyera el prejuicio sobre la lepra, que era lo que llevaba a la segregación. El Dr. Manzi suprimió los parlatorios que existían en nuestro Hospital, que eran pequeñas habitaciones divididas en las que los pacientes hablaban con sus familiares, uno de cada lado.

Convencido de que la rehabilitación era esencial para los enfermos de lepra, incluso desde el inicio de la enfermedad, el Dr. Manzi fundó junto con el Dr. Marzetti el Centro de Rehabilitación del Enfermo de Lepra (CREL), que es la base del Servicio de Rehabilitación con el que cuenta actualmente el Hospital.

En esta línea, el Dr. Manzi también formó parte de la Comisión Redactora de la Ley de Lepra 22964, que significó grandes avances respecto de la llamada “Ley Aberastury” de 1926.

En 1986, el Dr. Manzi se jubiló y continuó su práctica médica como dermatólogo algunos años más.

Sobre su vida personal

Con relación a sus afectos, tuvo 2 hijas de su primer matrimonio, Patricia y Cecilia, y 5 nietos (Ignacio, Lucía, Pilar, Juliana y Josefina). En su segundo matrimonio tuvo un hijo, Juan Diego, que le dio su sexto nieto, Romeo.

Nuestro profundo respeto

Además de todos los logros profesionales y de su arduo trabajo en pos de la Salud Pública, quienes lo conocen lo definen como un hombre generoso, inteligente e innovador.

Hoy es su cumpleaños Nº 100, y desde el Hospital Sommer queremos extenderle un gran abrazo por todo lo que trabajó por nuestro organismo: Porque las convicciones de un hombre que dedicó su vida para transformar las vidas de otros es y serán siempre las banderas de nuestro Hospital.

¡Felices 100 años, Dr. Manzi!