El Comando Conjunto de la Zona de Emergencia Córdoba hace un aporte de fondo a la organización de la respuesta provincial ante el coronavirus COVID-19

La experiencia militar en el manejo de crisis y en la solución de problemas operativos se destaca como el principal apoyo de la Fuerza en la provincia de Córdoba.


Las Fuerzas Armadas conformaron 14 Comandos Conjuntos de Zona de Emergencia en el país y, a requerimiento de las provincias, ponen a disposición su logística, apoyos y experiencia en la solución de problemas en situación de crisis.

En la provincia de Córdoba, el Comandante Conjunto de la Zona de Emergencia Córdoba tiene bajo su responsabilidad la provincia de guarnición y Santiago del Estero.

Forma parte también de la jefatura del Centro de Operaciones de Emergencia (COE) de la provincia, y en este doble rol es que puso a funcionar en una articulación y participación permanente a los miembros del estado mayor del Comando Conjunto con los miembros del COE. Cuenta con las unidades de la Fuerza de Despliegue Rápido que tienen su cuartel en Córdoba, con la Escuela de Tropas Aerotransportadas y de Operaciones Especiales, dependiente de la DEOP, y el Batallón de Arsenales 604.

El COE es un espacio en el que se coordina y articula la acción de los diversos sectores involucrados en la respuesta a la pandemia en la provincia. Allí se centraliza y analiza la información, se generan protocolos y acciones concretas, en forma interdisciplinaria e interinstitucional. Depende del gobernador, quien delega la conducción en el ministro de Salud, y en él participan las áreas de gobierno e instituciones que se consideran necesarias para ejecutar las acciones de mitigación adecuadas.

Con la participación militar, desde el inicio, se creó un Departamento de Operaciones en Desarrollo, que es donde mayor participación tiene la Fuerza, se evaluaron y crearon protocolos, inicialmente; y actualmente se coordinan los operativos de testeo, controles sanitarios, organización de voluntarios, actividades logísticas como transporte, distribución, y varias acciones más.

También se organizó un Departamento de Operaciones Futuras donde se trabaja en acciones que se prevén serán necesarias, consideradas principalmente por el Ministerio de Ciencia y Tecnología, entre otros.

El COE ha concretado variadas y multidisciplinarias acciones, en todas ellas el asesoramiento de los especialistas militares ha sido de gran ayuda, trabajando en forma ágil y aceitada con el resto de las organizaciones gubernamentales y civiles.

Entre las acciones del COE en las que el personal del Ejército Argentino ha tenido mayor participación pueden destacarse las distintas herramientas desarrolladas como: tableros de control, mapeos y estructuras de organización para la respuesta operativa cotidiana, buscando disponer y brindar una rápida información que permita apreciar situaciones y facilite la adopción de resoluciones.

Se completó el traslado del mobiliario del Hospital San Roque, para permitir la conversión del perfil de este hospital, para alcanzar un número de 174 camas críticas en esa institución. Actividad realizada en forma rápida y organizada por tropas militares.

Se refuerzan con conductores motoristas las Brigadas de Atención Rápida, para sus tareas de hisopados, testeos, vacunación y transportes de análisis. El equipo de trabajo está conformado por 1 conductor motorista del Ejército y 1 o 2 médicos o enfermeros que se encargan de hisopar, también se puede configurar con voluntarios para hacer diversas tareas de control epidemiológico, etc.

Se participó con personal de Sanidad y conductores en campañas de vacunación.

Se asignó personal militar a los siete COE Regionales creados en Río Cuarto, Villa María, San Francisco, Jesús María, Punilla, Villa Dolores y Alta Gracia. Estos COE tienen a los hospitales regionales de dichas localidades como referencia.

Allí las Fuerzas Armadas tienen un rol protagónico en poder amalgamar y colaborar en las actividades básicas de la conducción. Se destacó un grupo de militares a cada uno de ellos, que funcionan como nexo entre el CZE Córdoba y estos COE, y que a su vez participan activamente junto con los jefes de COE que son los directores de hospitales regionales.

Se apoyó al Banco de Sangre con conductores Motoristas para transportar al personal y medios de dicha organización, la cual montó una posta de sangre en el Club de Rugby “La Tablada”.

Se ejecutó apoyo de transporte de rollos de tela donados a la provincia para la confección de barbijos y camisolines hacia una fábrica Textil.

Se desplegaron 18 postas sanitarias en las Sierras Chicas, para el control sanitario de personas que transitan por la zona.

Se recibieron Equipos de Protección Personal (EPP), procedentes del Gobierno de la Provincia Córdoba. Los cuales fueron inventariados, clasificados y distribuidos de acuerdo a su futura provisión por localidad.

Se emplea personal militar especialista en la realización de la campaña de vacunación antigripal a domicilio en la ciudad de Córdoba, para la organización de colectas de sangre y para el traslado de muestras.

Se generaron numerosas capacitaciones, impartiendo el personal militar muchas de ellas, como las iniciales a los COE regionales relacionadas a las tareas de coordinación y trabajo de plana mayor; capacitaciones sobre medidas de bioseguridad, hisopado, manejo de óbitos, operación de comunicaciones, etc.

En el COE Regional Jesús María, junto con Bomberos Voluntarios se capacitó a personal de salud privada sobre preparación de zonas de aislamiento y sistema de evacuación con ambulancias COVID -19.

También se capacitó a los integrantes del centro de comunicaciones de la departamental Colón de la policía de Córdoba ellos estarán a cargo de realizar el triage telefónico para pacientes sospechosos de COVID 19. Asimismo se organizaron dos reuniones con voluntarios de diferentes rubros que no son personal de salud, se completó la documentación personal de los mismos y posteriormente se distribuyó el material de estudio.

Se organizó e impartió una charla con el equipo de Psiquiatras y Psicólogos del Centro de Salud Mental Conjunto VVGM Córdoba, cuyos profesionales brindaron brillantes exposiciones a personal militar y civil en distintas oportunidades. Estas exposiciones apuntaron principalmente a la contención psicológica y psiquiátrica del personal que se viera afectado por distintos motivos a raíz de sus actividades en función de la pandemia.

En el COE Río Cuarto, se asesoró al jefe en aspectos diversos a requerimiento. El Batallón de Arsenales 604 repartió 600 módulos alimentarios entre adultos mayores empleando una fracción de distribución, y con personal y vehículos montó, con camas de provisión, un hospital de campaña en la filial local de la Sociedad Rural.

Preguntado al comandante de la Zona de Emergencia Córdoba por la labor realizada y las experiencias adquiridas, expresó:

“El humilde aporte que hemos querido acercar es, en principio, nuestra capacidad intelectual y experiencia en el procedimiento de Estado Mayor para solucionar Problemas Militares Operativos, a través del desarrollo de las actividades básicas de la conducción (planeamiento, organización, dirección, coordinación y comando y control).” “Este trabajo que estamos realizando actualmente nos permitió ver la capacidad que tienen nuestros Oficiales y Suboficiales para el manejo de situaciones de crisis.”

“La tarea en conjunto y la vinculación con distintos actores gubernamentales y civiles le da a la Fuerza la posibilidad de relacionarse con la comunidad, pudiendo mostrar a la misma aquello de lo que somos capaces de dar. También nos hace crecer a nosotros como soldados, debido a que los conflictos son en su naturaleza interdisciplinarios.”