El canciller despidió a familiares que viajan a Malvinas para homenajear a caídos argentinos recientemente identificados


“Esta jornada es conmovedora para todos y cada uno de ustedes, pero también lo es para todos los argentinos”, dijo el Canciller Jorge Faurie, al despedir la noche del domingo al grupo de familiares de los soldados argentinos caídos en Malvinas, que el día de hoy emprendió un histórico viaje a las Islas para honrar la memoria de sus seres queridos, ahora frente a las placas recordatorias que, en el cementerio de Darwin, los identifican con nombre y apellido.

"Han pasado casi 36 años y los argentinos seguimos recordando y admirando a aquellos soldados por su heroísmo. Mañana, todos los argentinos viajarán con ustedes a las Islas” afirmó Faurie, frente a los familiares congregados en un salón del Hotel Presidente de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Acompañado del Secretario de Derechos Humanos de la Nación, Claudio Avruj, quien emprendió el viaje junto a los familiares, Faurie destacó “el apoyo invalorable de la Cruz Roja Internacional, a quien estamos profundamente agradecidos, como así también al Equipo de Antropología Forense”, que trabajó en el reconocimiento de los 90 soldados. Además, agradeció al empresario Eduardo Eurnekian, quien financió tanto los aviones para el traslado como las placas recordatorias de cada uno de los soldados identificados.

El Estado argentino tenía una deuda histórica con los familiares de los caídos en la Guerra de Malvinas, especialmente con los de aquellos héroes argentinos cuyos restos habían sido sepultados en el Cementerio de Darwin, sin poder identificar. Durante todos estos años las familias de los héroes argentinos sepultados allí convivieron con la angustia de no conocer el sitio exacto en el que yacían los restos de sus seres queridos caídos en el Conflicto del Atlántico Sur.

Una misión humanitaria sin precedentes, confiada a fines de 2016 por la Argentina y el Reino Unido al Comité Internacional de la Cruz Roja concluyó con la identificación de los restos de estos 90 compatriotas, gracias al trabajo mancomunado de la política y la ciencia.

Así, la voluntad del Gobierno argentino por cerrar esta dolorosa herida se unió a la enorme labor de científicos y forenses, y dio a luz finalmente esta reparación histórica, un importante acto de justicia con quienes dieron su vida defendiendo a nuestra Patria.