El BID destacó a SINTyS como una herramienta de inteligencia fiscal y social imprescindible para los gobiernos de América Latina y el Caribe

Carola Pessino*, especialista principal de la División de Gestión Fiscal del Banco Interamericano de Desarrollo, realizó un informe para el BID sobre la importancia de sistemas de entrecruzamiento de datos como SINTyS en las gestiones gubernamentales. A continuación se detalla un breve resumen del mismo.


Dos de los grandes desafíos de política fiscal en América Latina y el Caribe (ALC) son mejorar la calidad del gasto público y disminuir los altos niveles de evasión tributaria. Estos desafíos pueden ser combatidos en gran parte con un sistema digital como el SINTyS, sistema integrado digital único en el mundo cuyo fin es dual tanto integrando datos del lado del gasto como por el lado de los impuestos.

El valor de la focalización.

Para que el gasto social sea efectivo debe ser eficiente, eficaz y adecuadamente focalizado. Ser eficiente significa que, con un volumen dado de recursos, no es posible atender a más personas sin empeorar la calidad del servicio ofrecido. La eficacia es el poder de la política social de impactar realmente en el bienestar de los beneficiarios o al menos en el objetivo fijado por la política. La búsqueda de la equidad social también exige que los programas sociales sean no sólo eficientes y eficaces, sino que también sean adecuadamente focalizados. La focalización da prioridad a los más carenciados.

La mejora en la recaudación.

En cuanto la recaudación de impuestos, los países de ALC tienen alta evasión en impuestos al consumo (mayormente IVA, con un promedio de evasión del 28%) pero aún es muy alta la evasión en impuestos a la renta de más del 50% (Fretes et al, 2013). Varias son las razones que contribuyen a estos niveles. Una de las más importantes es la falta de información sobre la capacidad contributiva de las personas, que permitiría actuar no sólo fiscalizando la potencial evasión una vez ocurrida sino más importante aún, previniendo (y en forma mucho menos costosa) con análisis de riesgo, la misma a través de la amenaza constante a los contribuyentes que la disponibilidad de esos datos proveyera.

El uso de las tecnologías informáticas y de "big data".

La utilización de las tecnologías informáticas y el uso de "big data" permiten el cruzamiento inteligente de datos para que los gobiernos identifiquen a los que deben pagar, los potenciales beneficiarios del gasto, y desnudar la informalidad. Al mismo tiempo, a través de la inteligencia digital fiscal, con cruces de datos de terceros, los gobiernos tendrán más información de quién debe pagar impuestos, o recibir los beneficios, evitando las fugas de recursos.

Argentina ofrece lecciones muy importantes para tener gobiernos digitales e inteligentes. Primero, es necesario crear un sistema integral e identificatorio de información digital sobre las personas y empresas; en este sentido Argentina fue pionero. Un sistema digital de identificación y cruzamiento de datos tributarios y sociales comienza por la identificación unívoca de los individuos y sus atributos personales (domicilio, sexo, estado civil, edad, vivo o fallecido). A los datos demográficos se le adjuntan con el identificador único, las bases laborales y sociales, y las patrimoniales y tributarias.

Más allá de establecer la obligatoriedad de usar el número único de identificación para todo trámite, este sistema introdujo algoritmos de identificación, pudiendo determinar con un porcentaje altísimo de probabilidad la identidad individual, siendo un precursor del ¨data analytics¨ y ¨smart data¨ tan popular en esta década.

Hoy el SINTyS es el sistema usado para focalizar los subsidios energéticos y de transporte que llegaban en 2016 al 5% del Producto Interno Bruto. Entre 2014 y 2015, el sistema ha generado ahorros cercanos a los 120 millones de dólares, midiendo el impacto solamente sobre el 30% de los intercambios de información realizados. Hacia el 2016, el sistema argentino cuenta con 42.8 millones de personas unívocamente identificadas; 8.7 millones de fallecidos, y 1,43 millones de personas jurídicas con la nominatividad de sus acciones. A estas personas se le relacionan todos sus atributos sociales y fiscales provenientes de las diferentes bases integradas. Hay 1800 bases integradas virtualmente, con 393 organismos adheridos. Se hacen cerca de 3.000 intercambios masivos de datos, 11.000 oficios judiciales digitales, y 2.8 millones de consultas puntuales por año a través del Web Service.

En resumen, el avance de las tecnologías de información ha creado una revolución digital que puede transformar el modo de cómo nuestros gobiernos pueden servir a los ciudadanos. El informe completo puede leerse en:

https://blogs.iadb.org/recaudandobienestar/2017/06/13/inteligencia-fiscal-para-los-gobiernos/#

Fuente: Blog del Banco Interamericano de Desarrollo.

*Carola Pessino es Especialista Principal de la División de Gestión Fiscal del BID. Posee un Ph.D y Máster en Economía de la Universidad de Chicago y Licenciada en Economía de la Universidad de Buenos Aires. Fue Miembro del Consejo Económico de Asesores del Ministro de Economía y Secretaria de Equidad Fiscal en la Jefatura de Gabinete de Ministros en Argentina durante los años 1996 a 1999. Durante su gestión, diseñó e implementó importantes proyectos incluyendo el Sistema de Obras Sociales y de seguridad social, de coparticipación federal de impuestos, el diseño, implementación y dirección (que siguió hasta el 2001) del primer sistema integrado de información para fines tributarios y sociales (SINTyS) en América Latina. Fue profesora en la Universidad de Duke en North Carolina, Profesora y Directora del Departamento de Economía en UCEMA, Profesora y Directora del Centro para la Evaluación Social y Alivio de la Pobreza de la Universidad Torcuato Di Tella en Argentina. Tiene numerosas publicaciones en revistas especializadas en temas de equidad fiscal, política laboral, educacional, social y tributaria. Ha sido consultora en el BID, Banco Mundial y Naciones Unidas.