Presidencia de la Nación

El Banco Nacional de Datos Genéticos inauguró nuevas instalaciones

Con presencia del Ministro de Ciencia, Daniel Filmus, la Presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, representantes de Madres de Plaza de Mayo, trabajadores y funcionarios, se realizó el acto inaugural de la puesta en valor del edificio del BNDG y la construcción de un nuevo Archivo Nacional de Datos Genéticos.


En el mes de la identidad, el Ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, Daniel Filmus; la Directora General Técnica del Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG), Mariana Herrera Piñero y la Presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, participaron de la inauguración de distintos espacios del BNDG, que contemplan la remodelación de la planta baja del organismo y la construcción de un nuevo Archivo Nacional de Datos Genéticos, que será nombrado en homenaje a Víctor Penchaszadeh, quien estuvo presente durante el encuentro.

Filmus expresó que el acto “significa una emoción enorme. Como algunos recordarán me tocó ser miembro informante en el Senado en el marco del debate parlamentario sobre si el Banco debía mantenerse en la órbita de la Ciudad o pasar a depender de la Nación. No fue una discusión fácil, y no se votó por unanimidad sino por mayoría, tanto en Diputados como en Senadores, porque nos decían que lo queríamos politizar pero nosotros sosteníamos que debía pasar a Nación porque corresponde a todo el país. En las reuniones informativas, las palabras de Estela [de Carlotto] jugaron un papel importantísimo”.

El Ministro de Ciencia destacó “el trabajo de Madres y Abuelas que son las que nos enseñaron a transformar el amor en coraje. Ellas enfrentaron a la Dictadura en los momentos más difíciles; justamente el apelativo de ‘locas’ tenía que ver con que era imposible hacer lo que ellas estaban haciendo, y lo hicieron. Me tocó con Estela, también, presentar a las Abuelas para el Premio de la Paz en la UNESCO y lo que más valoró la UNESCO a la hora de otorgar el premio fue el aporte que realizaron con el Banco Nacional de Datos Genéticos y con la idea de derecho a la identidad que es un aporte no solo para la Argentina sino también para el mundo”.

A su turno, Herrera Piñeiro manifestó: “Trabajamos durante 3 años con el Archivo Nacional de la Memoria, quienes vinieron para capacitarnos en la conservación del archivo en papel. El Banco es un faro de la ciencia aplicada a los Derechos Humanos, es el legado de las Abuelas”. Luego agregó: “El archivo fue nombrado en homenaje a Víctor porque desde el 2015, cuando empezamos el trabajo de traslado del Banco, él ha sido una compañía invalorable, ha sido un amigo. Yo lo admiro profundamente y le agradezco muchísimo por todo lo que ha hecho. Hoy brindamos por el momento en que se salvó, porque gracias a eso las Abuelas pudieron tener su Banco”.

Estuvieron presentes también, las Madres de Plaza de Mayo Taty Almeida y Vera Jarach; el Secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla; el Director Nacional de Derechos Humanos del Ministerio de Defensa, Eduardo Jozami; la Presidenta del CONICET, Ana Franchi; el Subsecretario de Coordinación Institucional del MINCyT, Pablo Nuñez; funcionarios de otros organismos, directivos y trabajadores del BNDG.

El Archivo Nacional de Datos Genéticos contiene más de 35 años de historia. Es un espacio acondicionado que funciona bajo estrictos parámetros de conservación y confidencialidad, en donde cada día se miden los niveles de temperatura y humedad para asegurar la correcta conservación de las muestras y legajos que contiene. Será nombrado “Víctor Penchaszadeh”, en honor a su invaluable tarea de articulación de la Ciencia y los Derechos Humanos.

Penchaszadeh es un médico especializado en pediatría, genética médica, salud pública y bioética. Conoció a las Abuelas en 1982, mientras ellas recorrían el mundo en busca de alguna metodología científica que permitiera probar el vínculo biológico con sus nietas y nietos. Es uno de los impulsores del trabajo científico que, junto a la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia, culminó con la invención del Índice de Abuelidad y la posterior creación del Banco Nacional de Datos Genéticos. Al ser entrevistado, recordó: “La genética había tenido muy mal nombre a lo largo de todo el siglo XX, porque apoyó muchas de las violaciones a los Derechos Humanos. Pero las Abuelas me ayudaron a encontrarle el buen nombre a las genética, la que apoya a los Derechos Humanos”.

Sobre el Banco Nacional de Datos Genéticos
El BNDG es el archivo público y sistemático de material genético y muestras biológicas de familiares de personas secuestradas y desaparecidas durante la dictadura militar argentina. Se ocupa de garantizar la obtención, almacenamiento y análisis de la información genética necesaria como prueba para el esclarecimiento de delitos de lesa humanidad, cuya ejecución se haya iniciado en el ámbito del Estado Nacional hasta el 10 de diciembre de 1983.

Además, el BNDG viabiliza la búsqueda e identificación de hijos y/o hijas de personas desaparecidas que fueron secuestrados junto a sus padres o nacieron durante el cautiverio de sus madres; y auxilia a la justicia y a organizaciones gubernamentales y no gubernamentales especializadas en la identificación genética de los restos de personas víctimas de desaparición forzada.

Scroll hacia arriba