El aviso ARA «Bahía Agradable» regresó a la Base Naval Mar del Plata

Volvió a su apostadero natural tras casi cinco meses de participar en la Campaña Antártica de Verano.


Mar del Plata – Ayer al mediodía amarró en la Dársena de la Base Naval Mar del Plata el aviso ARA «Bahía Agradable».

La unidad, al mando del Capitán de Corbeta Tomás Campos, fue recibida por el Comandante del Área Naval Atlántica, Capitán de Navío Marcelo Luis Fernández, junto a titulares de los destinos con asiento en la Base Naval Mar del Plata.

«Estar fuera de la casa tanto tiempo y trabajando en tareas profesionales en un ámbito tan exigente como es la Antártida, es algo enriquecedor desde el punto de vista personal y profesional», sostuvo el Capitán de Navío Fernández dirigiéndose a la dotación formada en la cubierta del buque, en tanto que los felicitó «por el logro que han tenido en un trabajo con alto nivel de responsabilidad por parte de la conducción del buque y por cada uno de ustedes, porque siempre estuvieron a la altura de las circunstancias, cada uno en su labor ha sido importante para lograr la misión», concluyó.

El aviso había zarpado el 1 de diciembre con destino al puerto de la ciudad de Buenos Aires donde inició la burbuja sanitaria y realizó la carga correspondiente a la Campaña Antártica de Verano (CAV) 2020-2021, cumpliendo con estrictos protocolos fijados por el Ministerio de Defensa y el Ministerio de Salud de la Nación.

Con un largo trabajo de alistamiento y bajo control operativo del Comando Conjunto Antártico, el buque zarpó el 27 de diciembre con destino a Ushuaia, realizando el traslado de carga para despliegue y reaprovisionamiento de la Base Antártica Permanente Belgrano II, que fue entregado al rompehielos ARA «Almirante Irizar».

En el continente blanco abasteció a las bases antárticas conjuntas Carlini, Esperanza y Orcadas, con carga general y combustible para el funcionamiento anual de las dotaciones. En tanto que además realizó la evacuación de material de repliegue para su disposición final en Ushuaia y Buenos Aires, en cumplimiento del Tratado Antártico que establece tal obligación para todas las naciones con presencia antártica.

En una segunda etapa de navegación reabasteció nuevamente a las bases antárticas y completó el repliegue, alcanzando un total de 13.850 millas náuticas navegadas en 132 días, sin ningún desembarco y manteniendo la burbuja sanitaria integrada por sus 63 tripulantes.