El Archivo General cumple 200 años de historia

El Archivo General de la Nación, organismo perteneciente al Ministerio del Interior, cumple 200 años. Repasemos su historia y sus propuestas celebratorias.


El Archivo General de la Nación fue creado el 28 de agosto de 1821 como Archivo General de la Provincia de Buenos Aires. En aquel momento ya habían pasado 11 años de la gesta revolucionaria, pocos menos del fin de las guerras de Independencia en suelo rioplatense y apenas uno del colapso del gobierno centralista del Supremo Directorio.

En Buenos Aires había un nuevo gobierno provincial administrado por el general Martín Rodríguez quien había nombrado a Bernardino Rivadavia, otrora representante diplomático en Europa, su ministro de gobierno. Bajo esta administración se implementaron una serie de medidas, luego conocidas como Reformas Rivadavianas, que aspiraban a modernizar el gobierno bonaerense inspirándose en el liberalismo europeo.

Entre tantas reformas se encontró la creación del Archivo General de la Provincia, cuyo objetivo era fomentar el conocimiento de la historia de la forma más exacta posible, pero también, y quizás especialmente, contribuir a la administración de gobierno permitiéndole “más prontitud y acierto en sus despachos”. Esto se tornaba central justamente cuando los reclamos al Estado, como consecuencia de la propia Independencia, eran permanentes. En efecto, Rivadavia consideraba que un Estado moderno y eficiente, no sujeto a las arbitrariedades de la autoridad, no era posible sin un archivo general.

Incluso su primera instalación en la Manzana de las Luces, junto a otras instituciones de igual relevancia creadas con el mismo espíritu reformista, nos habla de lo que se esperaba del nuevo organismo: echar luz sobre la administración. Desde el archivo se consultaba el pasado pero con el fin de resolver el presente y avanzar hacia el futuro.

En 1884 el Archivo General de la Provincia finalmente fue federalizado, convirtiéndose en el Archivo General de la Nación. Con los años el Archivo General no solo ganó en acervo documental y en edificios ocupados, sino en obligaciones con toda la ciudadanía ya que hoy en día no solo es el lugar donde los eruditos buscan las fuentes de la historia nacional y el Estado los antecedentes para su mejor funcionamiento, sino también es donde la ciudadanía puede acudir buscando las garantías de sus derechos civiles y políticos. Un Archivo moderno se piensa al servicio de toda la sociedad.

Sus sedes también fueron múltiples, de la primera en la Manzana de las Luces se mudó al antiguo Congreso Nacional (hoy Academia Nacional de la Historia). A mediados del siglo XX se trasladó a la que actualmente posee en la Avenida Alem 246.

Actualmente el Archivo, además de la sede Alem y Paseo Colón, cuenta con un nuevo edificio acorde a las necesidades y desafíos que tiene que encarar en el siglo XXI. A finales del 2020, inició el traslado de su cuantioso acervo documental (más de 25 kilómetros de documentación, aprox. 150 mil cajas) hacia esta nueva sede ubicada en el barrio de Parque Patricios, Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Sus procesos de trabajo también han evolucionado a lo largo de los años: de ser una institución que a principios del siglo XX únicamente conservaba documentación escrita en papel, hoy en día conserva documentación fotográfica, audiovisual y sonora, producidas en soportes analógicos, pero también electrónicos. Por esta razón a la preservación integral se sumó la preservación digital, además de la identificación, clasificación y descripción a partir de parámetros internacionales. Asimismo la difusión de estos documentos que narran la historia, el funcionamiento de las instituciones y garantizan los derechos de la ciudadanía comenzó a realizarse a partir desde múltiples formatos, promoviendo así su acceso más allá de las ubicaciones espacio-territoriales.

Entre las actividades para celebrar su Bicentenario se encuentran la realización del El Refugio del Tiempo una coproducción entre el Archivo, Ministerio del Interior y Canal Encuentro sobre la historia del organismo y junto a las mismas instituciones lanzó 200 historias destacadas, doscientos micros audiovisuales que abordan diversos acontecimientos de la historia y cultura argentina.

Además convocó a decenas de intelectuales para reflexionar sobre los documentos de su acervo en el proyecto Inspiraciones, y lanzó su propio ATOM, un sistema online de sus descripciones archivísticas normalizadas.

El Archivo alcanza su Bicentenario y encara el futuro con el objetivo de garantizar los derechos de todas las generaciones.