El 74 por ciento de los mayores de 70 años recibió la primera dosis de vacuna contra COVID-19

El objetivo de esta primera etapa del plan estratégico de vacunación es bajar la mortalidad y los casos graves que requieran internación. Al momento se aplicaron 6.550.567 dosis a los grupos priorizados.


La vacunación contra el virus SARS-CoV-2 sigue avanzando en una de las poblaciones más susceptibles de sufrir complicaciones y muerte por la enfermedad COVID-19. Así, el 74% de los mayores de 70 años ya recibieron la primera dosis de la vacuna, como así también el 69 % de los mayores de 80 años y el 36 % del grupo entre 60 y 69.

Durante la conferencia de prensa que se desarrolló hoy en Casa Rosada la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, indicó que “hoy superamos los 6.5 millones de dosis aplicadas”.

Además comentó que Argentina ya recibió un total de 8.932.600 dosis de las diferentes vacunas contra COVID-19. Entre el domingo y el lunes arribaron al país 1.664.000 dosis de vacunas AstraZeneca y Sputnik V que se distribuyen a las jurisdicciones para acelerar el proceso de vacunación de las personas mayores de 60 años.

Sobre la situación epidemiológica, Vizzotti afirmó que “este es el momento de más riesgo. Argentina está viviendo el peor momento de la pandemia desde el 3 de marzo y su epicentro es el AMBA”.

En este sentido advirtió que “estamos en una situación diferente que en la primera ola”, con un aumento acelerado de casos en la región de AMBA que pone en riesgo la capacidad de respuesta del sistema de salud y favorece la diseminación al resto del país. Por eso, las últimas medidas aplicadas “buscan disminuir la velocidad de los contagios y el ingreso de las personas en las terapias intensivas”.

Respecto de la suspensión de las clases presenciales en el AMBA la funcionaria explicó que “esta decisión no se contrapone ni impide otro derecho, la educación se sostiene en modalidad virtual”, y añadió que “no se trata del riesgo individual de asistir a un establecimiento escolar, sino del riesgo colectivo en un conglomerado urbano con una transmisión comunitaria intensa y una velocidad de contagios acelerada, donde la movilización de personas implica un riesgo acrecentado”.

La titular de la cartera sanitaria indicó que “los grandes conglomerados son los que distribuyen los casos a otras provincias", ante lo cual insistió: "Tomando las decisiones y disminuyendo la circulación en el AMBA estamos protegiendo a los argentinos de otras jurisdicciones, minimizando el riesgo de llegada del virus".

Vizzotti aclaró que se trata de “medidas dinámicas basadas en la situación epidemiológica, la evidencia científica, la experiencia internacional, la opinión de los expertos locales”.

Por otro lado, durante la conferencia definió como “un hito para la Argentina” la producción local de la vacuna Sputnik V tras el envío de tres lotes consecutivos de los componentes 1 y 2 al Instituto Gamaleya en Rusia para el correspondiente control de calidad. “El objetivo es favorecer el acceso de Argentina a las vacunas contra COVID-19 como así también de América Latina”, afirmó.

La ministra agradeció especialmente al personal de salud y reconoció el esfuerzo que lleva adelante desde hace más de un año. “Cada persona que pueda cuidarse individualmente va a colaborar en disminuir la tensión del sistema de salud. Las medidas tienen el objetivo de preservar la salud y que el sistema de salud pueda dar respuesta”, destacó Vizzotti.

foto msal