Educación por más inclusión y menos brechas de géneros, la CNV en la Semana Mundial de las Inversoras y los Inversores

Con la mirada puesta en sumar a los sectores más alejados del mercado de capitales y en la perspectiva de género, la vicepresidenta de la Comisión Nacional de Valores (CNV), Mónica Erpen, abrió hoy la Semana Mundial de las Inversoras y los Inversores (SMI), una cita anual que realizan más de 70 países que se extiende hasta el viernes.


La "Semana Mundial del Inversor” (“World Investor Week” - WIW) es una campaña promovida por International Organization of Securities Commissions (IOSCO) -organismo internacional reconocido como regulador mundial del sector de valores-, el cual tiene como mandato la educación financiera y la protección de los inversores minoristas.

Erpen participó de un panel junto con la subsecretaria de Políticas de Igualdad del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad, Pilar Escalante; y los directores nacionales de Economía, Igualdad y Género, Mercedes D’Alessandro, y de Inclusión Financiera, Ariel Geandet.

“En la agenda hay dos títulos urgentes: inclusión de todo ese sector de la población que está atravesando las tremendas consecuencias de esta crisis inédita, y perspectiva de género. Pensamos en un círculo virtuoso, educar para incluir y hacerlo con perspectiva de género”, sostuvo Erpen al explicar los ejes centrales de la actividad.

Cuando se habla de esos dos temas “están implícitas las desigualdades que hoy cualquier estadística revela sin ningún tipo de pudor”, agregó, y, en consecuencia, significa “hablar de transformaciones muy profundas que tienen su pilar en la educación, en cada capa de la sociedad”.

Erpen dijo que a la CNV le toca “la educación desde la inclusión financiera y el achicamiento de la brecha de género” y para ello “estamos trabajando en una agenda rica, desafiante, muy intensa, impulsada por el cambio generacional”.

Dentro de la injerencia de la CNV en la cadena de valor de una inversión, precisó que están analizando “desde ahí cómo se concreta el acceso al financiamiento de los sectores que no están incluidos”. En esa línea, destacó la aprobación reciente de la CNV a una “etiqueta social” de la Universidad Tres de Febrero (UNTREF), ya que pone en la agenda una apertura en la mirada “de cómo ese financiamiento derrama un impacto social sobre todos esos sectores sociales”.

También anunció que en 2021 se lanzará una capacitación para todo el sector público, en forma conjunta con el Banco Central y MECON sobre la difusión de herramientas financieras: desde las más sencillas -como abrir una caja de ahorro- a la inversión en bonos y acciones. Lo inédito es que se incorporó en el contenido del programa de capacitación un módulo introductorio para hacer visible la problemática de género. “Hablar de cuáles son los inhibidores que generan las brechas en el acceso al financiamiento y las posibilidades de ahorrar e invertir”, sintetizó.

“Impulsar lo que no existe implica una transformación cultural de fondo. CNV se propone difundir y educar para promover que más empresas y emprendimientos consigan fondos. Del lado de los inversores, queremos impulsar la figura del inversor socialmente responsable. Un inversor que no sólo mira el retorno de la inversión sino cómo puede generar cambios positivos a nivel ambiental y social, especialmente en este escenario dramático de pandemia y lo que dejará para resolver durante los próximos años. El cambio debe ser transversal, cultural, con la mayor participación posible de todos los actores. Es una invitación a ser parte de una reconstrucción del entramado social y económico que impone una agenda desafiante”, enfatizó Erpen.

Geandet, por su parte, destacó “el salto cualitativo” en haber comprendido en el organismo que preside “que no hay tema que abordemos sin temática de género y todo lo relacionado a sectores de ingresos vulnerables en forma estructural” en la tarea cotidiana.

Explicó la estrategia en marcha para avanzar en incorporar al trabajador no formal que no está bancarizado, en la capacitación de inclusión financiera, el año próximo, en las escuelas secundarias y en una diplomatura -junto a algunas universidades- destinada a la población masiva y otra con alguna formación para generar mecanismos de créditos.

D’Alessandro, en tanto, resaltó el carácter social de la inversión “como una forma de canalizar los fondos” de aquellos que pueden ahorrar hacia los que necesitan comprar bienes de consumo o una casa o financiar un proyecto, y que en el escenario postpandemia, con familias y empresas endeudadas, “va a jugar un rol fundamental”, pues las inversiones canalizadas hacia esos destinos permiten “construir presente y futuro”.

Al mencionar la pérdida de empleos en Argentina y el resto de América Latina en este contexto, la directora de Inclusión Financiera señaló el “desafío por delante de las mujeres que van a tener problemas para reinsertarse en el mercado laboral”. Hoy existen “pisos históricos como hace 40 años” y hay una “responsabilidad del Estado de cómo acompañamos” ese problema, destacó.

Escalante se refirió a la “feminización de la pobreza y a la masculinización de la riqueza” para aludir a los datos que revelan las brechas: 29% menos de salarios de las mujeres respecto de los hombres, el 8% de las pymes tienen una mujer en su directorio, sólo el 11% de los directores relevados de 252 empresas cotizantes son mujeres”.

“Necesitamos pensar herramientas de financiación, educación y promoción que vayan en contra de todas estas brechas estructurales”, concluyó.

El cierre, a cargo de Mónica Erpen, planteó la necesidad de mejorar las estadísticas en toda la cadena de valor del mercado de capitales y anunció que se está trabajando con Indec y el MMGyD para ampliar los datos disponibles. De esas 252 empresas relevadas el 50% tiene al menos una mujer en su directorio, de 2082 directores sólo 252 son mujeres, y tan sólo 12 ocupan el puesto de Presidentas. En materia de intermediación, el Registro de Idóneos de CNV tiene 11.900 inscriptos de los cuales el 39% son mujeres. Una primera aproximación a la base de inversoras e inversores de Caja de Valores muestra que son mujeres del 39%. La idea para el próximo año es realizar una encuesta voluntaria a emisores, intermediarios y regulados para poner profundizar la información que ayude al diseño de políticas públicas de promoción e inclusión.

26-10-2020