Domínguez participó de la XX Conferencia Interamericana de Ministros de Trabajo

A cargo del cierre estuvo el ministro de Trabajo Empleo y Seguridad Social (MTEySS), Claudio Moroni: “Nuestro objetivo primario debe ser construir sociedades más justas con desarrollo sostenible, empleo digno e inclusión social”.


El gerente general de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT), Marcelo Domínguez, participó de la conferencia convocada por la Organización de los Estados Americanos (OEA) la cual tiene por objetivo tratar temas vinculados a la respuesta que los gobiernos dieron a la crisis sanitaria, económica y social generada por el COVID-19. La misma formó parte del Grupo de Trabajo II: Fortalecimiento Institucional para promover y proteger los derechos y obligaciones de los trabajadores y empleadores y fomentar la cooperación.

En su exposición Domínguez afirmó que el sistema de riesgos del trabajo cubrió a más de 97 mil trabajadores con un impacto económico de más de 5.300 millones de pesos (unos 70 millones de dólares). “Tenemos una cantidad de altas médicas equivalentes al 75%”, precisó.

Asimismo, destacó la importancia de la cobertura establecida por el Decreto de Necesidad y Urgencia 367/20, que declaró al COVID-19 como enfermedad profesional no listada respecto de los trabajadores exceptuados de cumplir el aislamiento con el fin de realizar actividades esenciales. “La SRT tuvo un enorme desafío en efectivizar esta medida de protección de los trabajadores, coordinando con las ART su implementación y supervisando que cada trabajador reciba la debida atención y las prestaciones del caso correspondiente. Implicó un enorme esfuerzo en términos organizacionales y en la adaptación de la normativa a los sistemas informáticos y el manejo de la virtualización de todos los sistemas de información”.

En cuanto a la elaboración de protocolos para el regreso al trabajo, el gerente general explicó que “desde el inicio de la pandemia y tal como lo recomienda la Organización Internacional del Trabajo (OIT), prevaleció el diálogo social y el intercambio de información entre representantes de gobiernos, trabajadores y empresarios, sobre las cuestiones relacionadas al COVID-19”. “No se trata solo de emitirlos para su aplicación, si no que también se generó un fuerte grado de capacitación, difusión y concientización de los trabajadores”.

Domínguez indicó que “un aspecto positivo de esta pandemia en materia de prevención fue que se revalorizó la importancia de las medidas de seguridad e higiene en el ámbito de trabajo” y declaró que “el desafío post-pandemia es pasar los protocolos a una cultura de la prevención”.

Para finalizar, compartió lo expuesto por el presidente de la Nación, Alberto Fernández, y el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, en la última reunión de ministros del G-20. “Esta pandemia nos deja un nuevo mundo y una nueva normalidad que deben constituirse en una nueva oportunidad para aprender de los errores del pasado. Es una deuda con nosotros mismos fortalecer nuestras estrategias y concretar, mediante el diálogo social y el esfuerzo conjunto, un nuevo pacto social incluyente y global, con trabajo, salud y protección social para todos y todas”.