Discurso del Ministro de Trabajo en la 107° Conferencia Internacional del Trabajo de la OIT


“Las propuestas deben ser el resultado del diálogo para formular políticas que promuevan el trabajo decente”, remarcó el Ministro, Jorge Triaca durante su disertación en Ginebra.

La importancia de abordar los desafíos del futuro del trabajo para afrontar los cambios tecnológicos y las nuevas formas de trabajo, equidad de género, informalidad laboral, la seguridad social, la formación continua fueron parte del discurso que brindó Jorge Triaca.

Discurso completo del Ministro de Trabajo, Jorge Triaca, en la 107° Conferencia Internacional del Trabajo de la OIT

De cara al centenario de la OIT, nos preparamos para continuar con la discusión sobre el Futuro del Trabajo, uno de nuestras prioridades como presidencia del G20. Conocemos la importancia y el impacto que tienen las nuevas tecnologías en cada uno de los sectores de la actividad laboral. Queremos que este cambio tecnológico no resulte una amenaza sino una oportunidad para todos, de la que nadie se quede afuera.

Necesitamos conocer cuáles serán las habilidades que demanden los empleos del futuro. Nos preparamos para este desafío con una propuesta de formación profesional continua, la cual incluye el análisis de los marcos regulatorios de los distintos sectores productivos para saber si estos son los adecuados para lograr que una capacitación continua que promueva la inclusión laboral, sea una realidad. Esto significa lograr más oportunidades de empleo y mayor productividad en las empresas.

En el marco de la presidencia argentina del G20, por primera vez el grupo de trabajo y el de educación se encuentran trabajando juntos con miras a este objetivo, mientras que el grupo de afinidad L20 y B20 fue invitado para analizar en conjunto estos debates.

En otra línea, le prestamos principal atención a la cuestión de equidad de género en el trabajo. El tema es fundante para la OIT, de hecho es uno de sus derechos fundamentales. En nuestro país ha habido muchos avances en este tema. Sin embargo, en los últimos 10 años ha habido un estancamiento. No creemos que haya trabajos para mujeres y trabajos para hombres. Esta es una temática que nos involucra a todos. Es por eso que nuestro país está aportando su mejor esfuerzo para que las dificultades de acceso al mundo del trabajo de las mujeres, puedan ser sorteadas. Un ejemplo de ello es la discusión sobre licencias que propusimos al Congreso Nacional y está listo para ser tratado, como también el cupo en los sindicatos e igualdad salarial. Además proponemos revisar los componentes en los diferentes convenios que generan distorsiones sobre las mujeres en el ámbito laboral.

Dentro del tema y en una armoniosa coincidencia, aparece la primera discusión sobre la violencia y el acoso en el mundo del trabajo. Nuestro país espera sostener un profundo y enriquecedor intercambio de ideas. Es una cuestión prioritaria para nuestro gobierno y gracias a la conciencia arraigada en la sociedad y al accionar de mujeres que hace años batallan para lograr erradicar este flagelo, se ha logrado promulgar una ley sobre “Protección Integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales”. Asimismo, estamos orgullosos de haber sido anfitriones de la Cuarta Conferencia Mundial Contra la Erradicación Sostenida del Trabajo Infantil, reafirmando los 96 compromisos asumidos en el marco de la misma.

Por último, Argentina se encuentra en un proceso de fuerte desarrollo de diálogo social, encabezado por el propio Presidente de la Nación. En ese marco, se han constituido mesas de diálogo con diferentes sectores: más de 24 sectoriales de empleo, formación e innovación, en los cuales no solo se analiza la realidad laboral y normativa sino también la realidad del sector y el empleo del futuro. Los sectoriales de la Industria de la Construcción, el de energías no convencionales de Vaca Muerta, el del sector ferroviario, automotriz, metalmecánico, comercio, energía eólica y renovables, son algunos ejemplos de dialogo social efectivo. En el mismo marco, las negociaciones paritarias y de convenios constituyen una clara transición que va desde un modelo de conflictividad a un modelo de diálogo.

Además del diálogo, nuestro país tiene un compromiso con la verdad. La recomposición de nuestro sistema de estadísticas y el acceso a la información pública son pilares para la Argentina. Asimismo, los comportamientos colusivos o las actitudes mafiosas, provengan del sector que provengan, y que perjudiquen al derecho de los ciudadanos argentinos, ya no pueden ser tolerados. El Estado argentino entendiendo la inexistencia de prerrogativas y privilegios según lo establece nuestra constitución nacional en su artículo 16, se comprometió a colaborar con la justicia de nuestro país para esclarecer los hechos en materia de corrupción. Nadie está por encima de la ley y en una verdadera república la justicia tiene que actuar con las mano libres, respetando por sobre todo la división de poderes.

Señor presidente: las conclusiones y propuestas sobre todos estos temas deben ser el resultado de un diálogo tripartito, respondiendo a la composición de esta Organización.

En tiempos difíciles y de incertidumbre para la paz mundial, nuestra esperanza es que espacios como el que ocupamos aquí, resulten eficientes para la comprensión y la tolerancia entre los países. A eso apuesta Argentina: a un mundo integrado y justo.

Muchas gracias