Difusión de las BPA ante productores de frutas y hortalizas de la provincia de Entre Ríos

Se remarcó la importancia de estar inscripto en los registros Renspa y Renaf, conocer la normativa y asesorarse sobre la guía de empaques.


PARANÁ (Entre Ríos) - El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) disertó sobre los alcances de la Resolución Conjunta 5/2018, que regla las Buenas Prácticas Agrícolas (BPA) obligatorias, durante una serie de encuentros con productores y productoras locales de frutas y hortalizas - mayormente del sector de la agricultura familiar- realizados en dos municipios de la provincia de Entre Ríos.

Las BPA son acciones orientadas a la sostenibilidad ambiental, económica y social para los procesos productivos de la explotación agrícola con el objetivo de garantizar la calidad e inocuidad de los alimentos y de los productos no alimenticios.

Los encuentros fueron organizados en conjunto por el Centro Regional Entre Ríos del Senasa, la Dirección General de Agricultura de la Provincia, el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y municipios locales.

La citada norma indica que los productores y las productoras deberán contar con la asistencia de un técnico/profesional para asesorarse en la implementación de las BPA, la cual se incorporó al Código Alimentario Argentino en el Artículo 154 tris que refiere a su uso obligatorio en el cultivo de frutas y hortalizas.

Durante los encuentros, que tuvieron lugar el pasado 26 de octubre en las localidades entrerrianas de San Salvador y General Campos , los participantes fueron informados sobre los requisitos mínimos obligatorios (RMO) que las unidades productivas deben cumplir para reducir los riesgos de contaminación físicos, químicos y biológicos desde la siembra hasta la cosecha, pos-cosecha, transporte y almacenamiento de los alimentos. Entre los RMO se encuentra la inscripción en el Registro Nacional Sanitario de Productores Agropecuarios (Renspa), la adecuada higiene en la manipulación de los productos frescos y la asistencia de un técnico o profesional con certificado oficial en BPA.

En la oportunidad, las instituciones informaron también sobre las normativas vigentes con el objetivo de promover la implementación de BPA, el rotulado, el Documento de Tránsito Vegetal electrónico (DTV-e) y se abordaron temas atinentes a los productos fitosanitarios, el marco regulatorio, el uso responsable de fertilizantes y el agua, los envases y su correspondiente supervisión, etc.

En las jornadas, productoras y productores de ambas localidades y de la región entrerriana, se interiorizaron sobre los conceptos de buenas prácticas agrícolas en frutihorticultura, uso responsable de agroquímicos y gestión integral de envases vacíos. Asimismo, técnicos del programa Mi Huerta, junto con el INTA y el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, a través del Plan Nacional de Seguridad Alimentaria, que llevan a cabo el Pro Huerta, entregaron kits hortícolas con semillas de estación.

Con el foco puesto en mejorar la alimentación de la población que habita las áreas urbanas, periurbanas y rurales, el programa está presente en el 80% de los municipios de la Argentina, llega a 3.000.000 de personas y fomenta la autoproducción familiar de alimentos sanos y diversos. Además de su amplia cobertura, se destaca por su acción en las ciudades, en tanto busca resolver algunas problemáticas vinculadas con la seguridad alimentaria, la salud, la recreación y el ambiente.

Las disertaciones estuvieron a cargo de Carolina Kaul, referente de Agricultura Familiar del Centro Regional Entre Ríos del Senasa; Ivana Ramallo de la Dirección General de Agricultura del Gobierno de Entre Ríos y Carlos Barreto de la Estación Experimental del INTA Concordia, mientras que las inscripciones en los registros nacionales de la Agricultura Familiar (Renaf) y Renspa lo realizaron técnicos de la Secretaría de Agricultura Familiar, Campesina e Indígena de la Nación (SAFCI) y del equipo territorial de Agricultura Familiar del Senasa.

“La aplicación de las BPA en pequeños productores es esencial porque con su trabajo abastecen de alimentos a las zonas urbanas y en pequeñas ferias. De esta manera promovemos la obtención de productos sanos, inocuos y de calidad, además de generar conciencia y cuidado del ambiente, la salud de los productores y productoras y su entorno familiar”, sostuvo Kaul, referente de Agricultura Familiar del Centro Regional Entre Ríos del Senasa.